Compartir

Cómo tener más paciencia con los niños

 
Por Maite Nicuesa. 22 febrero 2018
Cómo tener más paciencia con los niños

La paciencia, ese ingrediente tan deseado y que tanto cuesta poner en práctica en algunos momentos. Existe una distancia que separa el plano ideal, con la realidad de la propia vida. Por esta razón, para ser más paciente con tus hijos, en primer lugar, confía en que haces las cosas lo mejor que sabes y que puedes. No te exijas de forma inhumana no perder la paciencia nunca. El reto es plantear el objetivo a través de una formulación positiva ya que, entonces, resulta más estimulante y motivador. ¿Cómo tener más paciencia con los niños? En Psicología-Online te damos ideas para lograrlo por una razón muy importante: tener más paciencia te aporta bienestar a ti.

7 causas que te hacen perder la paciencia con los niños

¿Cuáles son esos motivos de bloqueo que te hacen perder el control? A continuación vamos a descubrirte las causas por las que nos falta paciencia con los niños para que encuentres el origen de tu malestar.

  1. Cansancio acumulado. Tu cuerpo y tu mente no son máquinas. El trabajo, las tareas de la casa, las responsabilidades familiares, los regalos y demás gestiones suponen un desgaste importante de energía. Esto implica que, en aquellos momentos de la jornada en los que tienes un mayor agotamiento, eres más vulnerable ante la inercia de perder la paciencia. Por ejemplo, al final de la tarde.
  2. Exigirte en exceso. Hay que tener mucho cuidado con la autoexigencia crónica porque es como una voz interior que te juzga constantemente en términos negativos. Así ocurre cuando tienes la sensación de no estar a la altura de las expectativas que te habías marcado previamente. Actualmente, existe una tendencia de mostrar una maternidad idílica a través de fotografías perfectas en las redes sociales. Sin embargo, como bien sabes, la vida tiene muchos más matices que una fotografía.
  3. Cuando te sientes desbordado por la coincidencia de distintas tareas que tienes que cumplir en un breve plazo de tiempo, te estresas porque temes no poder llegar a todo lo previsto.
  4. Imprevistos inesperados. Si hay algo que has descubierto en tu rutina familiar con niños es que no puedes programar planes con una semana de antelación porque en el último momento puede ocurrir algo que impida esa actividad. En este periodo de tu vida, necesitas ser más flexible. Sin embargo, si te gusta planificar las rutinas con cierto tiempo, es muy posible que los constantes imprevistos te lleven a perder la paciencia por la ruptura de expectativas.
  5. Eres humano. Y como tal, tu estado de ánimo no es lineal. Existen momentos en los que te resulta sencillo ser paciente. Es natural que te frustres y te enfades en ciertos instantes. Todas las emociones tienen un significado.
  6. Cuestión de carácter. Si te defines como una persona impaciente en las distintas esferas de tu vida, entonces, también has proyectado esa tendencia en tu actitud con los niños.
  7. Esperas que tu hijo reaccione como tú deseas. A veces, olvidas que tu hijo es un niño y como tal, tiene su propia forma de procesar la información, interpretar la realidad y un ritmo distinto al tuyo. En muchas ocasiones, te impacientas, sencillamente, porque te olvidas que estás hablando con un niño cuya lógica no es la que tú esperas.

En este otro artículo te damos algunos buenos consejos para que sepas cómo tener más paciencia.

Cómo tener más paciencia con los niños - 7 causas que te hacen perder la paciencia con los niños

6 consejos para aprender a tener paciencia con los niños

La paciencia no es innata, es una habilidad que se entrena a partir de la experiencia. Por tanto, no tienes excusa para no cultivarla. ¿Cómo puedes hacerlo?

  1. Cuídate mucho. Para poder cuidar de los demás, en primer lugar, necesitas sentirte bien. Y si vives desde un rol en el que priorizas continuamente las necesidades de los demás, pero no escuchas tus propios deseos, tus fuerzas se debilitan. Por tanto, es positivo que haya algún momento, algún espacio o alguna rutina en la que literalmente puedas desconectar de los temas de educación y cuidado de los niños. Un espacio que sea un momento de evasión para ti.
  2. Identifica los patrones de comportamiento repetido. Escribe un diario emocional centrado en describir aquellos episodios en los que has perdido la paciencia. ¿Qué ha ocurrido exactamente? ¿Qué pensamientos han pasado por tu mente? ¿Cómo has reaccionado? ¿Por qué crees que te sentiste de ese modo? ¿Qué otros comportamientos alternativos te gustaría generar a partir de ahora? Tu experiencia es tu mejor fuente de aprendizaje.
  3. Forma un equipo con tu pareja. Busca también la colaboración de tus padres en algunas tareas. Es decir, no asumas que tienes que atender todas las responsabilidades de forma individual. Ese peso que puede ser insoportable cuando lo cargas en solitario, es mucho más ligero cuando te dejas acompañar.
  4. Cuando sientas que estás a punto de perder el control, no olvides lo más importante: respira profundamente.
  5. Corrige creencias falsas. Es muy posible que hayas interiorizado un mensaje de prisa que conecta con el estilo de vida moderno en donde lo inmediato parece lo definitivo. Sin embargo, aléjate de este tipo de pensamiento que no es más que una distorsión cognitiva porque vivir, no significa caminar con prisa. La prisa te la impones tú a ti mismo, no el entorno.
  6. Comparte tiempo con el niño. Esta es una de las claves más importantes para no perder la paciencia. Tu hijo demanda tu atención y tu compañía. El amor que sientes por él, es la mejor medicina para desarrollar la paciencia. Intenta aprender de tu hijo a vivir el presente como él lo hace.

Beneficios de tener paciencia con los niños

  • Mantienes el control de la situación en lugar de sentirte desbordado por situaciones sencillas de la rutina familiar. Tú mantienes tu centro cuando te sientes en calma.
  • Mejora la calidad de vida familiar, los momentos compartidos en común y la comunicación.
  • Te sientes mejor contigo ya que descubres que las cosas no son tan alarmantes como las sientes cuando estás con la presión de una contrarreloj.
  • Decir adiós a la culpabilidad por este tema. Muchas personas se sienten culpables de haber perdido la paciencia con sus hijos. Sin embargo, cuando aprendes a controlar este sentimiento, tu propia autoestima mejora porque desarrollas un autoconcepto más valioso de ti.

¿Cómo tener más paciencia con los niños? Recordando que en el pasado, tú también fuiste niño. Es decir, conectando con esta empatía de observar la vida desde la infancia.

Cómo tener más paciencia con los niños - Beneficios de tener paciencia con los niños

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tener más paciencia con los niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Escribir comentario sobre Cómo tener más paciencia con los niños

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo tener más paciencia con los niños
1 de 3
Cómo tener más paciencia con los niños

Volver arriba