Compartir

Diferencia entre actitud y aptitud

 
Por Gianluca Francia. 30 septiembre 2020
Diferencia entre actitud y aptitud

Este debate es bastante antiguo y tiende a oponer actitud y aptitud como si fueran contradictorios: en primera aproximación podemos pensar que una actitud requiere de una educación codificada, y que, al contrario, una aptitud, seria algo que nos viene dado como por intervención divina. Con este artículo de Psicología-Online vamos a ver en detalle las características de ambas, para así explicar mejor la diferencia entre actitud y aptitud. Veremos las definiciones de ambos términos, aquello que tienen en común y lo que los diferencia con ejemplos prácticos.

Qué es la actitud

La actitud es una disposición relativamente constante para responder de ciertas maneras particulares a las situaciones del mundo por el residuo de experiencia pasada que de algún modo guía, orienta o influye de una u otra forma en el comportamiento (Galimberti, 1992). En este artículo encontrarás la definición de actitud.

En psicología, la actitud es una estructura hipotética - como en el psicoanálisis lo es el inconsciente - porque no puede ser observada directamente, sino sólo inferida de las manifestaciones verbales y la secuencia de los actos observados en relación con el objeto.

Los campos en los que la actitud es objeto de especial atención son la psicología social, la analítica y la e la comprensión.

  • Actitud en la psicología social: en este ámbito se diferencian actitudes verbales o de comportamiento, permanentes o transitorias, conformes o no con el grupo de pertenencia; cada una de estas actitudes se considera como una disposición relativamente permanente hacia la valoración positiva o negativa de cualquier entidad.
  • Actitud en la psicología analítica: Carl G. Jung acepta la actitud como uno de los elementos existenciales de su teoría psicológica, introduciendo la diferencia entre actitud extrovertida y introvertida; la fenomenología de estas actitudes la usó después con las que considera funciones de la psique que, según su predominio, determinan una actitud preferente de pensamiento, de sentimiento, de intuición o de sensación.
  • Actitud en la psicología de la comprensión: el estudio de las actitudes constituye la primera de las tres partes en las que se articula la psicología de las concepciones del mundo de Karl Jaspers, el cual diferencia las actitudes objetivas, las autorreflejas y las entusiastas.

Es cierto que cada persona tiene sus capacidades y circunstancias, pero todos somos responsables de nuestras actitudes ante la vida, y estas se pueden cambiar. Por ejemplo, en este artículo se explica cómo tener actitud positiva en momentos difíciles.

Qué es la aptitud

La aptitud es la capacidad potencial que hace a un individuo apto para determinada actividad, y por lo general se revela precozmente, en la mayor parte de los casos es preexistente al aprendizaje, aunque a falta de una posibilidad práctica de expresión puede quedar latente para toda la vida (Galimberti, 1992).

Es común diferenciar entre aptitudes:

  • Físicas: las que forman parte las capacidades sensoriales y motrices como la precisión, la coordinación de los movimientos, la resistencia física, la velocidad de reacción.
  • Psíquicas: que abarcan disposiciones favorables en una o más facultades mentales como la percepción, la memoria, la capacidad analítica, sintética, intuitiva y artística.

Las aptitudes físicas, perceptivas y mnemónicas alcanzan la máxima expresión alrededor de los 20-25 años; en cambio, las intelectuales tienen una mayor duración, con una declinación estadísticamente comprobable a los 60 años. Se considera que las aptitudes están determinadas por la combinación de factores innatos y adquiridos en diferentes proporciones, y en especial en las aptitudes de carácter perceptivo y motor parece prevalecer el elemento innato, mientras en las intelectuales resulta determinante el papel del aprendizaje.

La evaluación de las aptitudes se lleva a cabo por medio de tests específicos utilizados para la orientación tanto escolar como profesional, con miras a la promoción de las aptitudes y de su adaptación hacia los objetivos a realizar. Entre los tests más empleados para la evaluación de las aptitudes recordamos:

  • DAT (Differential Aptitude Test), reactivo aptitudinal múltiple para la evaluación de las aptitudes de los adolescentes entre los 13 y los 17 años.
  • Test de Graves (Graves design judgement), reactivo para la evaluación de las aptitudes estéticas en sujetos entre los 13 y los 30 años.
  • CSPDT (Crawford Small Parts Dexterity Test), reactivo aptitudinal para las funciones motrices.
  • Test de Thurstone, evalúa las capacidades mnemónicas, la precisión en el cálculo, la habilidad organizativa y, en general, las cualidades que caracterizan las aptitudes mentales en lo referente a las operaciones, lo profundo y el contenido.

4 Diferencias entre actitud y aptitud

Las 4 principales diferencias entre los conceptos actitud y aptitud son las siguientes:

  1. La actitud tiene más peso para lograr el éxito. Un importante estudio de Harvard de hace unos años logró demostrar científicamente que en la dicotomía aptitud-actitud el 85% de las probabilidades para alcanzar el éxito en la vida recaen en la actitud: tener una preparación correcta es importante para conseguir lo que uno se proponga, pero lo absolutamente fundamental es tener una actitud adecuada. A pesar de estas pruebas científicas, es igualmente cierto que la actitud debe ir acompañada de talento, habilidades y capacidades; es decir, de aptitud para lograr el éxito esperado.
  2. La actitud puede ser positiva o negativa. Como indica Clement Stone (1959) “hay muy poca diferencia entre las personas, pero esta pequeña diferencia marca una gran diferencia: la pequeña diferencia está en la actitud; la gran diferencia está en si es positiva o negativa”. Por lo tanto, el éxito está precisamente en la coincidencia de la aptitud con la actitud.
  3. La aptitud es posibilidad. La aptitud es poseer la capacidad para realizar una tarea, función o actividad (preparación y estudio, habilidades y destrezas), mientras la actitud es un estado de ánimo que inspira una conducta enfocada al logro de los objetivos propuestos.
  4. Lo más importante es que el talento y la aptitud dependen de nuestras capacidades pero la actitud depende de nosotros.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencia entre actitud y aptitud, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Amat, J. M. (2013). Control 2.0. Una nueva perspectiva del control de gestión menos financiera y más cualitativa. Barcelona: Profit Editorial.
  • Ballesteros De La Puerta, J. (2007). El Reto. Como Disfrutar la Responsabilidad de Tu Propria Vida. Trafford Publishing.
  • Galimberti, U. (1992). Dizionario di psicologia. Turín: Unione Tipografico.
  • Roman, J. D. (2004). Tentative management. Una tésis del consultor John Doe. Libros En Red.
  • Santos, R. (2013). Levantarse y luchar. Cómo superar la adversidad con la resiliencia. Madrid: ‪Penguin Random House.
  • Stamateas, B. (2011). Fracasos exitosos. Cómo crecer a partir de nuestros errores y detectar las oportunidades que hay en cada fracaso. Madrid: ‪Penguin Random House.

Escribir comentario sobre Diferencia entre actitud y aptitud

¿Qué te ha parecido el artículo?

Diferencia entre actitud y aptitud
Diferencia entre actitud y aptitud

Volver arriba