Compartir

Disforia de género: qué es, síntomas y causas

 
Por Cristina Alavedra Barceló. 15 junio 2020
Disforia de género: qué es, síntomas y causas

Imaginad vivir en un cuerpo con el que no os sentís identificados. La mayoría de las personas se sienten a gusto con el sexo otorgado, pero ¿qué sucede si eso no ocurre? Ante este sentimiento de no sentirse identificado/a con el cuerpo biológico y el malestar que ello pueda suponer, nos encontramos con la disforia de género. Desde Psicología-Online, queremos ofrecer un poco más de información para todas aquellas personas que puedan estar interesadas en conocer un poco más sobre qué es la disforia de género, sus síntomas y causas.

También te puede interesar: Fibromialgia: qué es, causas y síntomas

¿Qué es la disforia de género?

La disforia de género se entiende como la no congruencia entre el sexo de la persona y lo que la esta se siente o expresa. Es decir, puedo ser un hombre porque mis genitales así lo indican, pero me siento mujer. Ello supone un malestar para la persona. Cabe destacar que la disforia de género es independiente del patrón de excitación sexual, no por ser hombre y sentirte mujer tiene que atraerte los hombres.

Disforia de género y DSM V

¿La disforia de género es un trastorno? La disforia de género es una nueva categoría del DSM-V. Anteriormente, en el DSM-IV-TR se encontraba en la categoría de trastornos sexuales y de la identidad sexual. Esta se ha visto modificada, ya que el acento se ha puesto en la congruencia de género. Se incluyen diferentes criterios, como veremos más adelante, en función de la edad.

Esta incongruencia de sexo-género afecta de media a 1 de cada 30.000 hombres y a 1 de cada 100.000 mujeres. Las características principales de la disforia de género son:

  • La sensación de malestar con los propios órganos genitales y el deseo de liberarse del propio sexo y vivir como miembro del otro sexo.
  • Deseo firme de pertenecer al otro sexo y de eliminar caracteres sexuales primarios (órganos genitales) y secundarios: los senos, el ensanchamiento de las caderas en las mujeres, la regla, el vello púbico. En los hombres el tono de voz más grave y el aumento del tamaño de los órganos genitales.
  • Deseo de vivir y ser tratado como una persona del otro sexo.
  • El deseo es permanente en el tiempo, debe estar presente un mínimo de 6 meses.
  • El deseo genera malestar importante en la persona.

Síntomas de la disforia de género

A parte de las características mencionadas anteriormente, la disforia de género puede presentar síntomas distintos en función de la edad.

En niños/as existe una marcada incongruencia entre el sexo que uno siente y expresa con el que tiene asignado/a asociado a un poderoso deseo de pertenecer al otro sexo que se manifiesta, en el caso de los niños (sexo asignado) por una fuerte preferencia por el travestismo o acciones asociadas al género femenino.

En el caso de las niñas (sexo asignado), se observa una preferencia para vestir solo con ropas consideradas de niño y una clara resistencia u oposición a vestir ropas consideradas como femeninas (faldas, vestidos, etc.). Además también manifiestan el deseo de querer formar parte del otro sexo e insisten en realizar el papel que la sociedad considera del otro sexo.

Para considerarlo disforia de género, esa no pertenencia al sexo que uno quiere con el que tiene debe ir asociado a malestar importante, deterioramiento social y escolar o en otras áreas importantes en la vida del niño/a.

A modo de resumen, los principales síntomas que encontramos en la disforia de género son los siguientes:

En los niños

  • Sentimiento de qué el pene es horrible.
  • Rechazo a los juegos más propios del género masculino.

En las niñas

  • Sentimiento de qué sería mejor tener pene.
  • Preferencia por juguetes considerados masculinos.
  • Rechazo a orinar sentada.


Los padres suelen consultar más por conductas femeninas en sus hijos que por conductas masculinas en sus hijas.

En los adolescentes y adultos, además de poder encontrar todas las características anteriores, nos encontramos también con el rechazo y la angustia ante la aparición de los caracteres secundarios.

Diferencia entre disforia de género y transgénero

Las personas transgénero no se identifican con su sexo biológico. Desean vivir y ser aceptadas como miembros del sexo opuesto. Por ejemplo: una mujer transgénero, es un hombre a nivel morfológico, ya que posee los caracteres primarios de hombre, pero se reconoce a sí misma como una mujer. Hablamos de disforia de género cuando, además de no identificarte con el sexo biológico, aparece acompañado: ansiedad, malestar y fuerte rechazo hacía el propio cuerpo. Por tanto, la diferencia entre disforia de género y transgénero es que en la primera existen síntomas ansiosos y malestar psicológico.

Causas de la disforia de género

A día de hoy, no se conocen las causas de la disforia de género. Se cree que pueden intervenir distintos factores: los genes, las hormonas y la cultura y el ambiente.

A nivel biológico, el cerebro de los hombres y las mujeres tiene pequeñas diferencias, en muchas ocasiones debido a las distintas hormonas que segregamos. En estudios hechos con roedores, para estudiar el dimorfismo sexual y establecer una hipótesis sobre las causas, se vio que el núcleo cama de la estría terminal era mayor o menor en función de los niveles de testosterona. Eso significa que el núcleo en los hombres será mayor que en las mujeres. A partir de aquí, se extrajo que las personas que presentan disforia de género tienen ese núcleo más parecido al sexo contrario.

Aun así, cabe resaltar, que a día de hoy siguen sin conocerse causas exactas y que toda la información son hipótesis.

Tratamiento de la disforia de género

Debido a las distintas presiones sociales y familiares, es habitual encontrar afectaciones en la salud mental de la persona con disforia de género. Para ello el apoyo psicológico es importante en todas las etapas y posibles tratamientos que veremos a continuación.

¿Cómo ayudar a alguien con disforia de género? Para tratar la disforia de género, es imprescindible contar con un equipo de especialistas multidisciplinar (endocrinos, psicólogos, psiquiatras, etc.). El objetivo del tratamiento es ayudar a la persona con disforia de género a superar la angustia que siente. En muchas ocasiones, este hecho incluye ayudar a la persona a hacer la transición al género con el cual se identifica.

Líneas de intervención

¿Qué líneas de intervención podemos encontrar ante la disforia de género?

  • Soporte psicológico y médico a la persona para ayudar a comprender sus sentimientos, brindar apoyo y procurar estrategias para enfrentar la situación. aquí puedes ver más información sobre la identidad de género, qué es y cómo se construye.
  • Terapia hormonal, con hormas sexuales.
  • Cirugía de cambio de sexo. En el caso de la operación, la persona debe haberse sometido a tratamientos hormonales y haber vivido conforme al género con el que se identifica por lo menos un año antes de realizar la cirugía.
  • Apoyo familiar y de pareja para ayudar a disminuir los conflictos y brindar un clima de apoyo ante la situación.

Aquí puedes leer algunas reflexiones en torno al género.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Disforia de género: qué es, síntomas y causas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association. Gender dysphoria. In: American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:451-460.
  • Belloch, A., Sandín, B.,Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Madrid: McGrawHill.

 

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Disforia de género: qué es, síntomas y causas
Disforia de género: qué es, síntomas y causas

Volver arriba