Compartir

Esquizofrenia residual: síntomas, causas y tratamiento

 
Por Marta Thomen Bastardas. 22 marzo 2019
Esquizofrenia residual: síntomas, causas y tratamiento

En el ámbito médico, es de esencial relevancia realizar un diagnóstico adecuado, para posteriormente poder elaborar el pronóstico y tratamiento a una determinada enfermedad, por ello surgió la necesidad de establecer clasificaciones diagnosticas y subclasificar a los distintos pacientes en dichas categorías. Frente a la gran heterogeneidad que presentan los trastornos esquizofrénicos, nació la necesidad de establecer subtipos de esquizofrenia en función de sus manifestaciones clínicas, dando lugar a: la esquizofrenia tipo desorganizado, paranoide, catatónico, indiferenciado y residual. En este artículo de Psicología-Online, expondremos los diferentes subtipos clínicos de esquizofrenia, centrando la atención en la esquizofrenia residual: síntomas, causas y tratamiento.

Tipos de esquizofrenia

El diagnóstico de un determinado subtipo de esquizofrenia se establece en función de las características manifiestas y la sintomatología predominante asociada presentada en el momento actual de evaluación, por ello los subtipos pueden cambiar en el tiempo, pudiendo la misma persona presentar síntomas distintos y cambiar de subtipo de esquizofrenia a lo largo de la evolución de la enfermedad.

Entre los subtipos de esquizofrenia nos encontramos con la esquizofrenia tipo desorganizado, paranoide, catatónico, indiferenciado y residual. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales (DSM-IV), las características de cada uno de los tipos de esquizofrenia son:

1. Esquizofrenia desorganizada

En el subtipo de esquizofrenia desorganizada o hebefrénica las características principales de presentación sintomatológica son:

  • Lenguaje desorganizado, pudiendo ir acompañado de comportamientos desconexos al contenido, como tonterías o risas.
  • Desorganización comportamental, el cual puede interferir en la realización de actividades de la vida cotidiana (vestirse, higiene, preparar la comida,…), así como comportamientos como la falta de orientación hacia una meta. Predomina la afectividad aplanada o inapropiada.

2. Esquizofrenia paranoide

El diagnostico del tipo de esquizofrenia paranoide está marcado por un elevado predominio de síntomas positivos, con la presencia de claras ideas delirantes o alucinaciones auditivas. No obstante, hay una preservación de la capacidad cognitiva y afectiva, de modo que no hay presencia de síntomas negativos de la enfermedad y si están presentes, no son muy acusados.

3. Equizofrenia de tipo catatónico

La característica principal de este subtipo se sustenta en una marcada alteración psicomotora. Pudiendo manifestarse:

  • Inmovilidad motora a causa de catalepsia.
  • Excesiva actividad motora, la cual puede requerir supervisión para evitar el daño a uno mismo o a los demás.
  • Peculiaridades del movimiento involuntario, como la adopción de posturas extrañas o inapropiadas.
  • Negativismo extremo, presentado como una resistencia hacia todas las órdenes o en el mantenimiento de una postura rígida frente al intento de ser movido o mutismo.
  • Ecolalia o ecopraxia

4. Esquizofrenia indiferenciada

Este tipo de esquizofrenia se establece cuando el paciente cumple con los criterios A del diagnóstico de esquizofrenia (ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado, comportamiento catatónico o desorganizado y síntomas negativos, como aplanamiento afectivo o abulia), pero no se cumplen los criterios de los otros tipos y no se puede establecer el diagnóstico de los subtipos paranoide, desorganizado o catatónico como diagnóstico.

5. Esquizofrenia residual

Este subtipo de esquizofrenia debe utilizarse frente a la manifestación de al menos un episodio de esquizofrenia, sin que en el cuadro clínico actual aparezca presente la existencia de síntomas psicóticos positivos y si aparecen, lo hacen de forma muy atenuada. No obstante, hay una manifestación continua de los síntomas negativos.

Esquizofrenia residual: síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la esquizofrenia residual? Este subtipo de esquizofrenia se manifiesta con la atenuación de los síntomas positivos referentes de la esquizofrenia y una elevada presencia de síntomas negativos. Para el correcto diagnóstico de la esquizofrenia residual deben cumplirse los siguientes criterios:

  1. Ausencia de ideas delirantes, alucinaciones, lenguaje desorganizado y comportamiento catatónico o gravemente desorganizado. Si estas se presentan lo hacen de modo atenuado, expresando raras creencias o experiencias perceptivas no habituales.
  2. Manifestación continua de sintomatología negativa y de alteración. Pudiendo presentar:
  • Aplanamiento afectivo. Este síntoma de la esquizofrenia residual significa la nula reacción ante estímulos emocionales, dándose una reducción de la intensidad de la expresión emocional.
  • Alogia. Otro síntoma de la esquizofrenia residual es la pobreza del habla, incluyendo una disminución de la fluidez del discurso. El lenguaje en la esquizofrenia tiene muchas particularidades.
  • Abulia o apatía. Es decir, falta de voluntad, incapacidad para persistir o para iniciar una actividad. Pueden producirse sentimientos de vacío.

El curso de la esquizofrenia residual puede presentarse con un tiempo limitado, representando un período de transición entre un episodio agudo y la remisión total de la enfermedad. Sin embargo, su manifestación puede persistir a lo largo de los años, con o sin que se produzcan episodios agudos.

 

Causas de la esquizofrenia residual

Aunque en la actualidad no se ha establecido un concepto asociativo a la causa de la esquizofrenia, se conoce que hay una elevada vulnerabilidad genética, la cual implica una mayor probabilidad de manifestar la enfermedad si un familiar la ha desarrollado, sin embargo no es una condición ecuánime. Además de la predisposición genética presentada, se relaciona con la presencia de acontecimientos vitales estresantes, que comporten una elevada carga emocional. No obstante, ninguna de las causas ha demostrado ser una realidad empírica y se sigue investigando al respecto.

Por otro lado, no se han determinado las posibles causas para el desarrollo de un subtipo u otro de esquizofrenia. En cierta medida, es debido a que los tipos de esquizofrenia pueden ser muy lábiles, pudiendo presentar distintos subtipos durante el transcurso de la enfermedad. Por ello, se desconocen empíricamente cuáles pueden ser las causas de la esquizofrenia residual.

Aquí puedes ver cómo se diagnostica la esquizofrenia.

Tratamiento de la esquizofrenia residual

En primer lugar, cabe mencionar que la esquizofrenia es un trastorno mental grave y crónico. Por ello, todos los subtipos de esquizofrenia requieren un tratamiento de larga duración, pudiendo ser en muchos casos un tratamiento que acompañe a la persona toda la vida, sin la necesidad de la presentación de los síntomas.

El tratamiento de este trastorno tiende a iniciarse con la disciplina psiquiátrica, con el fármaco antipsicótico, el cual ayuda a controlar los signos y síntomas positivos presentados de la enfermedad. Los antidepresivos y los ansiolíticos también son utilizados para su intervención para paliar los síntomas negativos y las ansiedades generadas frente al diagnóstico de la enfermedad. Aun así, el trabajo único con esta disciplina no permite su completa remisión, pues lo más importante en el tratamiento es ejecutar una intervención multi-disciplinar con las distintas disciplinas en salud mental (psiquiatría, psicología, asistente social, enfermería,…).

Tras la estabilización de los síntomas, con la administración de los psicofármacos, la persona está preparada para poder empezar un tratamiento psicológico combinado con el tratamiento farmacológico. El tratamiento psicológico tiene especial relevancia para poder llevar una buena evolución de la enfermedad.

En el caso de la esquizofrenia residual, el tratamiento psicológico no se focalizará especialmente en la toma de conciencia del contenido delirante o alucinatorio, puesto que este no se manifiesta activamente. Sin embargo, debe prestarse especial relevancia a la sintomatología negativa presentada, como el aplanamiento afectivo, la alogia y la apatía. Para el tratamiento psicológico de los síntomas de la esquizofrenia residual, las intervenciones más utilizadas son las siguientes:

1. Psicoeducación

La psicoeducación de la enfermedad es clave tanto para el paciente, como para sus familiares, con el fin de poderles proporcionar una correcta información entorno a la enfermedad, los medicamentos utilizados, el procedimiento establecido de la terapia, la toma de conciencia de la enfermedad, su aceptación y la correcta adaptación a esta.

2. Terapia individual

La terapia individual con el paciente es muy importante para poderle ayudar a identificar la presentación de la sintomatología, para luego establecer estrategias con el objetivo de frenar las posibles recaídas. Además de ello, se le ofrecen estrategias para poder reducir el estrés y la ansiedad asociada a la enfermedad.

3. Terapia familiar

En el subtipo residual de la esquizofrenia tiene especial relevancia la realización de una terapia familiar, puesto que hay una elevada presencia de síntomas negativos, los cuales pueden generar un fuerte impacto en los familiares. Frente a ello, debe acogerse el sufrimiento de la familia, brindándoles el apoyo necesario y aportándoles estrategias para afrontar dicha situación.

4. Entrenamiento en habilidades sociales

Frente a la cantidad de síntomas negativos es muy importante en la esquizofrenia residual el entrenamiento en habilidades sociales, una técnica de la terapia cognitivo-condutual, para disminuir las conductas evitativas y de indiferencia hacia el entorno. El trabajo debe focalizarse en la identificación de las emociones propias, ajenas y su correcta contextualización, las interacciones sociales y la comunicación.

5. Actividades de la vida diaria

Debido al empobrecimiento y deterioro ocasionados por la enfermedad, se debe realizar una intervención que tenga como objetivo la adquisición de los hábitos básicos de la vida cotidiana, ayudarles a encontrar y mantener un trabajo, el mantenimiento de la vivienda, etcétera.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Esquizofrenia residual: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson.
  • Alanen, Y. O. (2003). LA ESQUIZOFRENIA. Sus Orígenes y su Tratamiento Adaptado a las Necesidades del Paciente. H. Karnak Ltd: Londres
  • Gastó, C (2007). Esquizofrenia y Trastornos Afectivos: avances en el diagnóstico y la terapéutica. Madrid: Médica Panamericana.

Escribir comentario sobre Esquizofrenia residual: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Esquizofrenia residual: síntomas, causas y tratamiento
Esquizofrenia residual: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba