Compartir

Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento

 
Por Marta Menéndez. 8 agosto 2018
Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento

La preocupación excesiva por la salud es una condición de larga evolución cuya gravedad puede variar a lo largo del tiempo. Suele verse acentuada con la edad y en épocas de estrés. Se trata de una preocupación obsesiva e irracional sobre el padecimiento de algún problema de salud en general. También se le puede llamar hipocondría que se caracteriza por la marcada imaginación de la persona sobre la existencia de problemas físicos. Además de esa preocupación, en algunos casos también hay interpretaciones erróneas de sensaciones o síntomas normales del cuerpo que se interpretan como una enfermedad o problema de salud.

El tratamiento se centra en la recuperación de un funcionamiento diario normal. Normalmente, el tratamiento suele ser psicoterapia, con el uso combinado de psicofármacos en los casos en los que es necesario. En este artículo de Psicología-Online te hablaremos sobre la preocupación excesiva por la salud, sus causas y tratamiento.

¿Existe la fobia a las enfermedades?

Si nuestro cuerpo muestra signos de que podemos estar enfermos es normal que nos preocupemos. Pero la preocupación excesiva por la salud se caracteriza por una creencia constante de que se están sufriendo síntomas característicos de una enfermedad grave. La persona puede llegar a verse muy incapacitada en su día a día por esa preocupación excesiva.

Si estás preocupado por tu salud, lo más razonable es acudir al médico. Cuando se tiene una preocupación excesiva por la salud la persona experimenta niveles muy altos de estrés debido a los síntomas reales o imaginarios incluso después de que los resultados médicos han dado negativos y de que el medico te confirme que estás bien.

Trastorno de ansiedad por enfermedad

Esto va más allá de una preocupación normal por la salud, ya que cuando se trata de un trastorno la preocupación interfiere en la vida de la persona:

  • Ámbito laboral o académico
  • Funcionamiento en la vida diaria
  • Crear y mantener relaciones con significado
Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento - ¿Existe la fobia a las enfermedades?

Causas de la preocupación excesiva por la salud

Actualmente, no conocemos las causas exactas de la preocupación excesiva por la salud (también conocida como hipocondría), pero sí conocemos factores que pueden estar influyendo:

  • Tener poco conocimiento de las sensaciones del cuerpo, enfermedades o ambos. Esto puede hacer que se piense que una enfermedad grave está causando esas sensaciones corporales. Esto lleva a que la persona busque evidencias para confirmar que tiene una enfermedad.
  • Tener un miembro en la familia que presenta una preocupación excesiva por su salud y la de sus familiares.
  • Haber tenido experiencias pasadas con enfermedades graves. Como consecuencia, en la adultez la persona experimenta las sensaciones corporales con miedo.
  • La ansiedad relacionada con la salud suele ocurrir en la adultez temprana o media y puede empeorar con la edad. Para la gente mayor, la preocupación por la salud puede centrarse en el miedo a desarrollar problemas de memoria.

Otros factores de riesgo para desarrollar hipocondría son:

  • Un evento o situación estresante
  • Haber sufrido abusos en la infancia
  • Haber tenido una enfermedad en la infancia o un progenitor con una enfermedad grave
  • Tener una personalidad que tiende a la preocupación
  • Comprobaciones excesivas sobre la salud con consultas en internet
Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento - Causas de la preocupación excesiva por la salud

Tratamientos para la hipocondría

Algunas de las opciones de tratamiento para la preocupación excesiva por la salud son:

Psicoterapia

El tratamiento más común para la preocupación excesiva por la salud es la psicoterapia, concretamente terapia cognitivo-conductual (TCC). TCC puede ser muy efectiva para tratar la preocupación excesiva por la salud porque enseña a la persona habilidades que le ayudarán a manejar el trastorno. Se puede realizar de forma individual o en grupo. Algunos de los beneficios de la TCC incluyen:

  • Identificar las preocupaciones o creencias relacionadas con la salud
  • Aprender otras formas de interpretar las sensaciones corporales que sustituyan a los pensamientos poco adecuados
  • Aumentar la conciencia de como las preocupaciones afectan a uno mismo y a los demás
  • Responder a las sensaciones corporales y a los síntomas de forma diferente
  • Aprender a afrontar de una forma más adecuada a la ansiedad y el estrés
  • Dejar de evitar situaciones y actividades debido a esas sensaciones corporales

Evitar examinar los signos corporales de forma repetida

  • Mejorar el funcionamiento en las relaciones familiares, laborales y sociales, en general

Otras formas de psicoterapia se pueden usar para tratar esta preocupación por la salud, como pueden ser el manejo del estrés y terapia de exposición.

Medicación

En algunos casos, el tratamiento de elección (psicoterapia) no es suficiente y se requiere el uso combinado de psicofármacos. Los psicofármacos más frecuentes son antidepresivos (por ejemplo, inhibidores selectivos de recaptación de serotonina: ISRS). Se debe tener en cuenta que los psicofármacos empleados en estos casos tienen una serie de efectos secundarios. Es importante revisar las posibles opciones de tratamiento más adecuadas para cada caso.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento
1 de 3
Preocupación excesiva por la salud: causas y tratamiento

Volver arriba