menu
Compartir

Qué es la autoindulgencia y ejemplos

 
Por Gianluca Francia. 11 diciembre 2020
Qué es la autoindulgencia y ejemplos

No podemos repetirnos lo fantásticos que somos en situaciones en las que, en efecto, no brillamos: lo mejor que podemos hacer es aceptarnos así, con nuestras virtudes y defectos. Los investigadores definen esta capacidad como "autoindulgencia", lo que significa ser indulgente consigo mismo. Sin embargo, se nos ha enseñado que ser autoindulgentes es un rasgo indeseable, algo que puede conducir a comportamientos ruinosos, tanto es así que el famoso diccionario estadounidense Merriam-Webster define la autoindulgencia (self-indungence) como aquella "gratificación excesiva o desenfrenada de los propios apetitos, deseos o caprichos".

Con este artículo de Psicología-Online vamos a ver qué es la autoindulgencia y algunos ejemplos al respecto.

Significado de autoindulgencia

¿Qué es la autoindulgencia? Autoindulgencia significa literalmente indulgencia hacia uno mismo, es decir, una habitual u ocasional actitud de comprensión y benevolencia o simplemente de tolerancia.

La autoindulgencia es, pues, la capacidad de perdonar nuestros errores, aceptar nuestros comportamientos y faltas; ser autoindulgentes con nosotros mismos significa tratarnos con la amabilidad, el amor y la comprensión con que trataríamos a un amigo o a un niño. No se debe confundir con la autocompasión, ya que este concepto está ligado a las personas que se sienten culpables, evitan las críticas y no aceptan la verdad sobre sí mismas.

A continuación veremos cómo se considera la autoindulgencia en psicología, si es positiva o negativa, para qué sirve y en qué ocasiones utilizarla.

La autoindulgencia psicología: ¿positiva o negativa?

¿Cuál es el significado de autoindulgencia en psicología? ¿Es positiva o negativa?

Cuidado con cómo se aplica la autoindulgencia

La parte negativa del comportamiento autoindulgente es puede camuflar un esfuerzo engañoso para sostener sentimientos positivos sobre sí mismo: cuando nos autoindulgiamos, de hecho, podemos fácilmente obtener el objeto de nuestro deseo, o probar una experiencia emocionante que no está disponible, pero también una sensación de tranquilidad casi extática que antes de entonces podía ser dolorosamente esquiva.

Los costes asociados a esta intemperancia invariablemente llegan más tarde, leves o graves, y solo raramente se pueden evitar. Podríamos descubrir, por ejemplo, que lo que, gracias a la autoindulgencia, hemos elegido para ayudarnos a sentirnos mejor ha dañado nuestros pulmones (por ejemplo, la nicotina), nuestro hígado (por ejemplo, el alcohol). Hemos desarrollado diabetes o enfermedades cardíacas como resultado de la mala alimentación o la ingesta de comida. Estos son los posibles "costos" de la autoindulgencia negativa o mal entendida: el precio de nuestro desesperado intento de hacernos felices (o al menos más felices que nosotros) porque nuestras vidas no nos satisfacen realmente.

A pesar de que una autoindulgencia mal aplicada puede empeorar tu salud y afectar gravemente a tus relaciones o su presupuesto, también hay ventajas en permitir comportamientos que miman y alimentan suavemente. La autoindulgencia es una herramienta que te puede ayudar a aceptar tus errores y faltas. Por ejemplo: no te sientes humillado o incompetente si olvidas un chiste mientras actúas en una obra de teatro, o si fallas en un rigor durante un partido. La autoindulgencia te recuerda que eres un ser humano y que es natural cometer errores. La autoestima por sí sola no puede inducirte a adquirir esta actitud, porque te obliga a ser siempre el mejor; y así, tu voz interior te pondría en dificultad, en lugar de darte la carga adecuada para alcanzar los objetivos que buscas.

¿Cómo podemos desarrollar una autoindulgencia sana e indispensable?

Es fácil: basta con dialogar contigo mismo de manera afable. Es una técnica que utilizan, por ejemplo, los marines cuando tienen que superar entrenamientos duros, porque está demostrado que cuando se habla con amabilidad mejora su rendimiento cognitivo, la memoria y la concentración. En este artículo hablamos más sobre qué es la autocompasión en psicología.

Ejemplos de autoindulgencia

¿Quién de nosotros nunca se ha permitido algo y se ha justificado a sí mismo? Ser indulgente significa estar dispuesto a perdonar, comprender, compadecer o castigar a alguien con menos severidad. Pero cuando este estatus se dirige a uno mismo, puede perder la connotación compasiva y asumir el significado de satisfacer sus deseos sin sentirse culpable.

La autoindulgencia es una característica humana muy común. Nos recuerda que equivocarse es humano: nuestra mente busca una manera de eludir el punto de la situación, adaptando y modificando la realidad a nivel conceptual para obtener el resultado que más conviene en ese momento. Ser autoindulgente significa tratarnos a nosotros mismos con la bondad, el cariño y la comprensión con que trataríamos a un amigo.

Normalmente, la autoindulgencia se combina con pequeños vicios como, por ejemplo, hacer una excepción cuando se está a dieta, como un postre o un helado; o fumarse un cigarrillo de vez en cuando después de que lo hemos dejado, porque tal vez estamos pasando por un momento difícil. Por lo tanto, la autoindulgencia también puede ser una forma de debilidad en algunas ocasiones, una fuerza que puede tener un valor muy negativo y destructivo, precisamente porque nos hace ceder a lo que consideramos momentáneamente adecuado para aliviar nuestras heridas y afrontar nuestras fragilidades, aunque sepamos que es perjudicial, por ejemplo, complacernos a nosotros mismos, y seguir bebiendo, fumando o comiendo en exceso, sabiendo que no es bueno para nosotros/as, sin buscar ayuda.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es la autoindulgencia y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Bibliografía
  • Delgado Suárez, J. (2016). L’ingrediente segreto per raggiungere i tuoi obiettivi. Recuperado de: https://angolopsicologia.com/crescita-personale-obiettivi/
  • Delgado Suárez, J. (2019). Sé tu mejor amigo: La autoindulgencia como vía para ser feliz.Recuperado de: https://rinconpsicologia.com/se-tu-mejor-amigo-la-autoindulgencia/
  • Ignisdiary (2020). Autoindulgenza secondo me.Recuperado de: https://www.044.eu/it/autoindulgenza-secondo-me/
  • Punset, E. (2016). El libro de las pequeñas revoluciones. Barcelona: Editorial Planeta.
  • Rose, L. J. (2015). 3 Self-Indulgences You Need to Start Doing Now. Recuperado de: https://www.huffpost.com/entry/3-selfindulgences-you-nee_b_6965230
  • Seltzer, L. F. (2016). Da auto-indulgenza a auto-nutrimento. Recuperado de: http://it.psy.co/da-auto-indulgenza-a-auto-nutrimento.html
  • Vanderlyde, F. (2015). The Effects of Indulgence on Motivation and Emotions. Recuperado de: http://arno.uvt.nl/show.cgi?fid=136548

 

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué es la autoindulgencia y ejemplos
Qué es la autoindulgencia y ejemplos

Volver arriba