Compartir

¿Un hombre violento puede cambiar?

 
Por Marina Fernández. 8 abril 2020
¿Un hombre violento puede cambiar?

A lo largo de la historia, la violencia ha tenido siempre un papel presente, en depende que épocas más primordial que en otras, llegándose a tomar como la medida principal para resolver conflictos. En el caso de los hombres, el número de delitos violentos y de delincuencia en general, siempre ha sido mucho más alto que el de las mujeres. En este artículo de Psicología-Online daremos respuesta a las preguntas: ¿Un hombre violento puede cambiar? ¿Qué hacer en el caso de encontrarse frente a un hombre violento? Veremos también los síntomas que nos llevarán a reconocerlo y sus principales características. Remarcar que trataremos, concretamente, a los hombres violentos dentro de la pareja.

Primeros síntomas de un hombre violento

¿Cómo detectar a un hombre violento? Algunos de los síntomas más característicos son los siguientes:

  • Falta de empatía
  • Baja autoestima
  • Restricción emocional y racionalización de los sentimientos
  • Dependencia / inseguridad
  • Celos
  • Conductas controladoras y manipuladoras
  • Escasa asertividad
  • Escasas habilidades comunicativas

Características de un hombre agresivo

Encontramos las siguientes características como las principales de un hombre violento, aunque hay que tener en cuenta que no constituyen un grupo homogéneo y las características varían según el sujeto concreto y según la forma de ejercer la violencia:

  • Alteraciones psicológicas: falta de control de la ira y la impulsividad, estrés ante los conflictos, eje control-descontrol (control sobre la pareja, descontrol en cuanto a sus impulsos agresivos).
  • Falta de empatía y falta de expresión de las emociones. Aquí entrarían en juego los estereotipos de género, que dificultarían la adecuada expresión emocional. Al sentirse vulnerables, podrían no aceptarlo y reaccionar mediante la violencia.
  • Dependencia y ansiedad hacia el abandono de su pareja. Inestabilidad emocional.
  • Distorsiones cognitivas: creencias distorsionadas que hacen referencia a los roles de la mujer, creer que son inferiores etc... aquí encontrarás más información sobre las distorsiones cognitivas.
  • Habilidades de comunicación y de resolución de problemas escasa, aunque no en todos los casos es así. Dificultad de tolerar la frustración.
  • Baja autoestima.
  • Utilización de estrategias de afrontamiento para evadir la responsabilidad de sus actos violentos.
  • Podrían haber sido testigos o víctimas de violencia en su familia de origen. En muchos casos es así.
  • Consumo de alcohol y otras substancias en algunos casos.

¿Un hombre violento puede cambiar con terapia?

¿Un hombre violento cambia o no cambia? Los tratamientos a hombres violentos han sido siempre cuestionados en parte por dos cuestiones principales:

  • Las personas maltratadoras no reconocen ni se responsabilizan de su conducta violenta, por lo que, no están motivadas para acudir al tratamiento y si asisten es difícil su adherencia al programa.
  • Por otro lado, se critica la eficacia de la intervención: ¿cambia el comportamiento violento? En un principio parece que sí, pero, ¿se mantienen en el tiempo esas pautas?

Los tratamientos deben garantizar dar respuesta a estas cuestiones para lograr un mayor número de éxitos. Normalmente, si se tienen en cuenta los criterios que ahora expondremos, sí existen las posibilidades de lograr que un hombre violento cambie. De todas formas, esta respuesta dependerá de cada caso concreto, ya que los tratamientos son individualizados para cada sujeto y sus necesidades concretas, por lo que también pueden responder de formas distintas. Lo importante es mejorar como profesionales y lograr un mayor número de resultados positivos.

Criterios de calidad a tener en cuenta para la elaboración del tratamiento terapéutico:

  • Principios básicos en la intervención con agresores que ejercen violencia de género.
  • Criterios para la elaboración del procedimiento terapéutico.
  • Criterios generales: A) Programas incluidos dentro de la red asistencial. B) Profesionales capacitados y con perspectiva de género. C) Duración de la intervención basada en objetivos. D) Programas de tratamiento específicos en el que se incluyan procedimientos grupales e individuales. E) Evaluación integral continua y análisis de la motivación.
  • Ejes transversales de la intervención.

¿Qué hacer ante un hombre violento?

Si se encuentra en una situación frente a una persona violenta, según los expertos, los pasos a seguir serían los siguientes:

  • Mantener la distancia de seguridad: prevenir cualquier tipo de contacto y reacción violenta, lleve un objeto que pueda hacerte daño o no.
  • Evaluar a la persona: causas de comportamiento agresivo o violento, característica, estado de la persona, tono de voz, hacia quién o qué se dirigen sus palabras, estado de nervios...
  • Conocer bien el lugar y su distribución espacial: vía física, accesible, segura, rápida para escapar del comportamiento violento.
  • Valorar el grado de peligrosidad de la situación.
  • Decidir si puedes acercarte a la persona y actuar mejor o solicitar ayuda especializada: no dudes en solicitar la ayuda necesaria si compruebas que no podrás actuar solo o que la situación se está yendo de las manos y volviendo mucho más peligrosa.
  • Primera toma de contacto: planificar plan de acción en función de la información obtenida. No improvises pues puedes generar situaciones peores. Ten claro: ¿qué quieres que haga la otra persona?, ¿qué quieres que deje de hacer? y ¿cómo lo vas a llevar a cabo?
  • Aproximación física y psicológica: siempre de forma progresiva, esperando un mínimo de calma y salvaguardando tu seguridad. Nunca dejes de mirar las manos de la persona y muestra las tuyas. Evita mirarla a los ojos, puedes comentar algo sobre un tema trivial que ayuda a desviar la atención. Tono tranquilo, gestos tranquilos. Invierte tiempo y muestra interés en lo que te pide o explica.
  • Acceder a las peticiones razonables que haga: recuerda que lo que buscas es parar el comportamiento agresivo, por lo que hay que escuchar lo que pide la persona y si es razonable para calmar la situación. Después ya podrás pensar en irte o hacer otra cosa.

Para el caso específico de los hombres maltratadores, aquí tienes un artículo hablando sobre cómo actuar en estos casos: Cómo ayudar a una mujer maltratada.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Un hombre violento puede cambiar?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Quinteros, A. (2010). Tratamiento Psicológico a Hombres que Ejercen Violencia de Género: Criterios Básicos para Elaborar un Protocolo de Intervención. Clínica Contemporánea(2)1, 129-139.
  • Romero, S. (2015). Características Psicológicas de los hombres agresores a la pareja: clasificaciones y aproximaciones terapéuticas. Psicología, Conocimiento y Sociedad. Universidad de la República.

Escribir comentario sobre ¿Un hombre violento puede cambiar?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Un hombre violento puede cambiar?
¿Un hombre violento puede cambiar?

Volver arriba