menu
Compartir

Autoengaño: qué es, tipos, consecuencias y ejemplos

 
Por Gianluca Francia. Actualizado: 12 abril 2021
Autoengaño: qué es, tipos, consecuencias y ejemplos

Hay personas abiertamente traicionadas por la pareja que no creen que el compañero sea infiel; historias de amor ya desgastadas en las que las personas continuan; señales preocupantes de enfermedad que ignoramos al atribuir equívocamente los trastornos al cansancio del trabajo; adicciones a sustancias tóxicas que creemos son el resultado de un comportamiento elegido de forma autónoma...

En situaciones como estas, nos contamos a nosotros mismos una historia que no corresponde a la verdad y a un intérprete atento no se le escapa que, si fuéramos imparciales o no estuviéramos implicados emocional y cognitivamente en la situación en la que nos encontramos, si no tuviéramos una motivación o un interés en creer algo más agradable, no sería difícil ver y decir cómo son las cosas. En este artículo de Psicología-Online, vamos a averiguar entonces qué es el autoengaño en psicología, sus tipos, consecuencias y ejemplos.

También te puede interesar: Tipos de valores y ejemplos

Significado de autoengaño

El origen de la palabra "engaño" es latina tardía (gannare), con contaminaciones tanto griegas como eslavas, y el significado es el de burlarse, engaño, fraude, por supuesto, deliberada, es decir, no involuntaria, y que se ha hecho con el propósito de obtener ventajas de cualquier tipo, desde el económico hasta el relacional, a expensas de quien es engañado.

Un autoengaño, en cambio, proviene de nosotros mismos, y es difícil de detectar y por lo tanto de combatir, precisamente porque no se ha podido (o querido) reconocerlo: todos tenemos la tendencia a querer ver en la realidad lo que confirma nuestras sensaciones e ideas. Es el principio básico del autoengaño. La víctima se oculta el estado de las cosas reales, o cree en algo que espera que no sea falso, se hace ilusiones de que un objeto, una situación, una relación es mejor (o peor) de lo que parece, y por ingenuidad o información errónea o superficial cae en la trampa que se ha fabricado.

El autoengaño es precisamente clasificado como un fenómeno psicológico que pertenece a la más amplia familia de casos de la llamada "irracionalidad motivada", donde por "motivada" se define cualquier forma de irracionalidad en la que no nos encontraríamos si no estuviéramos condicionados por un estado motivacional (por ejemplo, un deseo). El autoengaño, por lo tanto, consiste en la formación (o el mantenimiento) de una creencia falsa en el impulso de un fuerte estado de motivación para creer esa proposición.

Función del autoengaño

El autoengaño es un proceso de distorsión cognitiva, que tiene motivaciones psicológicas y existenciales que pueden ser muy diferentes entre sí, pero todas orientadas a garantizar el logro de un estado considerado preferible a lo que se determinaría de otro modo con la aceptación de impulsos, que provienen de zonas profundas de la psique.

Freud consideraba el procedimiento de la denegación como uno de los mecanismos de defensa, con el que el Sí mismo se impide reconocer un deseo que produce conflictos y perturbaciones que lo sitúan ante una situación psicológicamente insostenible. La verdad, o la aceptación de los datos de hecho reales o presuntos, puede representar o ser vivida como una amenaza. En este caso, el Yo trata de proteger la imagen de sí mismo, convenciéndose de sentir, pensar o actuar según motivaciones, ideas o valores que refuerzan la sensación de seguridad personal y ayudan a calmar la culpa y los conflictos internos, que de otro modo no podrían controlar.

Pero el autoengaño tiene también un valor social, en el sentido de que es un importante factor de cohesión social: en efecto, es imposible pertenecer a una comunidad sin compartir los engaños colectivos que la caracterizan. Podemos decir, pues, que el autoengaño, es decir, las lagunas y los saltos lógicos del pensamiento consciente, sirven para evitar ser excluidos o marginados de la comunidad de pertenencia. La ausencia de autoengaño tendría dos graves consecuencias.

  1. La primera sería una denuncia de la falsedad de la mayoría de los miembros de la propia comunidad, acusación que no sería tolerada por los interesados y daría lugar al castigo y marginación del acusador.
  2. La segunda consecuencia sería un autoempleo de la propia falsedad, que tendría efectos desastrosos en la autoestima, tanto desde el punto de vista intelectual como moral. De hecho, entonces el sujeto se sentiría indigno de pertenecer a una comunidad de personas sinceras.

Consecuencias del autoengaño

Como vemos, en ciertas ocasiones, el autoengaño puede ser necesario, sin embargo, también nos puede afectar negativamente. El autoengaño puede ser dos caras y es que también puede tener consecuencias desfavorables. Entre las principales consecuencias del autoengaño, podemos encontrar:

  • No afrontar la realidad. Nos autoengañamos pensando que nuestra pareja cambiará o que nuestra familia algún día nos entenderá.
  • Culpar a los demás y a las ciruncunstancias. El autoengaño hace que no nos responsabilicemos de aquello que sí es nuestra responsabilidad y que culpemos al contexto y a otras personas de todo.
  • No tomar acción. Si no aceptamos el problema, que esa persona es así o que este trabajo es así, no haremos nada al respecto, como terminar la relación o cambiar de trabajo.
  • La situación no cambia. Nos mantenemos en una situación que no nos gusta o que nos provoca malestar.
  • No avanzamos. El autoengaño hace que no aceptemos la realidad, no tomemos responsabilidad ni hagamos ninguna acción para promover el cambio. Por tanto, nos deja estancados.
  • No aprendemos. Si no tomamos acción ni hacemos cambios, no vivimos nuevas experiencias y no aprendemos.

Tipos y ejemplos de autoengaño

Veamos algunas situaciones frecuentes en las que el autoengaño está presente:

  • Un hombre cree que su esposa no tiene una relación extramatrimonial, que en realidad tiene, y lo cree a pesar del hecho de que la evidencia a su disposición debería al menos alertarlo y favorecer la convicción, o al menos la sospecha, de que su esposa es infiel.
  • Una oncóloga experimentada cree que no tiene cáncer, aunque tiene síntomas que normalmente puede identificar en sus pacientes como diagnósticos de un tumor grave.
  • Una madre cree que su hijo es inocente y que no cometió un crimen por el que fue condenado después de una confesión completa.
  • Una persona procedió metódicamente a acelerar la muerte de su pareja alcohólica dejando que bebiera en exceso, pero ahora cree que no ha tenido nada que ver con el fallecimiento de su cónyuge.

Ejemplos de frases de autoengaño

Frases típicas que indican autoengaño:

  • "Puedo dejar de fumar cuando quiera."
  • "Puedo decidir terminar la relación en cualquier momento."
  • "Puedo empezar a trabajar cuando quiera."
  • "Sé lo que hago."
  • "Estoy encima de ti porque no puedes cuidarte solo."

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Autoengaño: qué es, tipos, consecuencias y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Bibliografía
  • Conti, I. (2012). Autoinganni. Per non essere più vittime dei tranelli che ci costruiamo da soli. Milán: Franco Angeli.
  • Pedrini, P. (2013). L’autoinganno. Che cos’è e come funziona. Bari: GLS.
  • Psicologia dei bisogni (2021). Autoinganno. Recuperado de: https://psicologiadeibisogni.it/autoinganno/
  • Saladini, V. (2012). Le vie della mistificazione. Roma: Armando Editore.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Autoengaño: qué es, tipos, consecuencias y ejemplos
Autoengaño: qué es, tipos, consecuencias y ejemplos

Volver arriba