Compartir

Qué es la envidia y sus consecuencias

 
Por Bryan Longo. 13 noviembre 2019
Qué es la envidia y sus consecuencias

Cuántas veces nos preguntamos si todo esto de los entusiastas por el ejercicio físico es saludable; cuántas veces terminamos sometiéndonos o cumpliendo los preceptos morales de nuestra cultura y transformamos así el soliloquio “Me molesta mucho que a mi amigo le vaya mejor que a mí” por un “Seguramente a él se le ha hecho tan fácil porque recibió ayuda y no le ha tocado trabajar tan duro como a mí”. Así y de otras tantas formas se presenta la envidia es por esto que en este artículo de Psicología-Online te explicaremos qué es la envidia y sus consecuencias.

También te puede interesar: Por qué tengo tantos complejos

Qué es la envidia: definición

La definición de envidia que usó Melanie Klein (1957) se refiere al sentimiento de enojo con otra persona que posee y disfruta de algo deseable, a menudo acompañado por un impulso de tomarlo.

La envidia implica entonces desear algo que tienen otros: capacidades intelectuales, habilidades, dinero, belleza, poder o posesiones que al no poder conseguirlo ocasiona una profunda alteración del estado de ánimo (por ejemplo, tristeza, enojo o ira). Consecuentes a estas emociones la persona que experimenta la envidia se forma la expectativa de que se comete una injusticia hacia él por considerar que el éxito, los bienes o las cualidades del envidiado deberían ser suyos.

El ser humano que experimenta envidia también manifiesta sensación de placer o bienestar cuando al sujeto al que envidia está atravesando por un mal momento, por lo que no solamente corresponde al dolor o tristeza al no tener lo que tiene el otro sino que también se disfruta cuando el otro lo pierde aunque el que siente envidia no lo haya conseguido aún.

Envidia: significado en psicología

La envidia procede principalmente de la carencia de no tener algo y verlo en otra persona y quererlo. En la envidia existe un desorbitante pesar por el descubrimiento de que otra persona posee o logra algo que creemos que nosotros deberíamos tener, pero que sin embargo, no podemos poseer.

A la persona que experimenta envidia le molesta que hay un prosperar ajeno asociada a una idea de injusticia. "¿Por qué a él y no a mí?" El significado de la envida en psicología expone que esta sensación impide la creatividad y el desarrollo del propio estilo o autoestima. En el siguiente artículo encontrarás los diferentes tipos de autoestima y sus características.

A continuación se presentan algunas de las características del estilo propio que se ven limitadas en su desarrollo por la envidia:

  • El estilo propio de afrontamiento a las situaciones adversas.
  • El estilo propio en la observación de los acontecimientos diarios o significativos.
  • El orden de prioridades en la vida del sujeto.
  • Los objetivos por alcanzar.
  • El estilo de relación con los demás.

La persona creativa es original y fiel a sí misma. La persona que experimenta envidia quiere ser otro (quiere ser el sujeto al que envidia) y tener lo que él tiene, en la psicología se ha observado que estas personas no logran disfrutar de lo que poseen.

Diferencia entre envidia y celos

Los celos son la sensación que se presenta cuando tenemos miedo a una posible pérdida del objeto amado o de algo que se cree tener. En la envidia no se moviliza el miedo a perder algo sino el no tener algo que nunca se ha tenido. Aunque estos dos pueden tener un parecido muy grande, por su tinte social y su afectación en la autoestima, son muy diferentes.

Qué es la envidia y sus consecuencias - Diferencia entre envidia y celos

¿Existe la envidia sana?

Lo primero en lo que pensamos al leer o escuchar algo relacionado a la envidia es que esta no puede llegar a tener ningún beneficio. Pero sí que puede llegar a ser productiva, si hay una envidia sana.

La envidia sana nos puede ayudar a crear algo y a reinventarnos. "Si él pudo a mí también me gustaría poder intentarlo." "Si ella pudo salir de esta situación de precariedad yo creo que también lo podría intentar." Lo que hay evaluar con mucho cuidado es la parte patológica a la que nos puede llevar la envida.

Debemos explorar qué cosas han influido en el propio desarrollo psicológico que provocan que yo me encamine a la parte patológica de la envidia.

A continuación compartimos algunos aspectos que te ayudarán a diferenciar la envidia sana de la envidia patológica:

  • Debemos saber si se quiere crecer con lo que se envidia o se quiere destruir lo que se envidia.
  • Observar si está presente algún complejo de inferioridad que provoque sentirse menos y no sentirse capaz de alcanzar y lograr lo que el otro tiene.
  • El no conocerse a sí mismo (habilidades y capacidades propias) y no reconocer el sentimiento de envidia.
  • Creer que se poseen cualidades que en realidad no se poseen que cuando se encuentran en otras personas provoque una profunda disonancia psicológica que no se pueda soportar.

Consecuencias de la envidia

A continuación se presentan algunas de las consecuencias más frecuentes de la envidia:

  • Limitación de la creatividad.
  • Poco desarrollo personal, profesional o académico, familiar y social.
  • Trastornos mentales (por ejemplo, un trastorno de ansiedad, trastornos depresivos o un trastorno delirante).
  • Aislamiento.
  • Conflictos intra e interpersonales.
  • Carente desarrollo del estilo propio (baja autoestima). Aquí encontrarás las características de personas con autoestima baja.

¿Se puede cambiar la envidia por admiración?

Aludiendo la masiva intervención que ha tenido el cristianismo en los valores morales, podemos resaltar la premisa – No codiciarás los bienes del prójimo - con la que enfrentan a la envidia. Esta expresión surge como uno de los mandamientos que han podido regular la conducta por muchos años pero que lamentablemente también se ha usado por algunos como un medio para vituperar algo tan arraigado al ser humano (la envidia).

Las personas hemos aprendido algo que incluso en ocasiones se nos refuerza con las tantas frases de superación personal o consejos que escuchamos. Por ejemplo - Es mejor que admires a que envidies al otro, felicítalo por el logro y éxito que ha conseguido así podrás superar la envidia- y esto puede llegar a ser sano para el que lo escucha o lee si logra analizar mejor estas frases.

Una persona que experimenta envidia patológica no puede admirar porque carece de amor. Para admirar a alguien, le amas primero. Amas lo que ves, amas que posea estas características que tal vez tú no tienes, y eso puede ser algo tan maravilloso. A lo que nos dirigen estas frases de superación es que sintiendo que admirando a la otra persona serán parte de esa persona (un fenómeno de proyección) el reconocimiento le incumbe a él también. Este proceso de felicitaciones masivas y la personalidad lisonjera aluden una carencia de ideales, una carencia de amor propio y per se a los demás.

La envidia no se transforma felicitando y elogiando al otro. La admiración solo puede darse cuando somos capaces de amar y para poder amar debemos aprender a valorar las habilidades, cualidades, ideales y estilo propio que cada uno tenemos (el amor propio).

Se puede cambiar el diálogo interno hacia este pensamiento: "voy a intentar hacer lo que hizo él, vamos a averiguar si yo también lo puedo conseguir de la forma en la que él lo hizo, aprendí de él a hacerlo mejor para conseguirlo, no voy a destruir lo que me enseñó a crecer". Eso es amor.

Existen personas que afirman que el autoconocimiento es relativamente superfluo y que esto no va a provocar ni un cambio en lo que estamos sintiendo. Lo cierto es que ninguno puede elegir como sentirse en determinado momento pero sí que pueden influir en cómo lo entienden, y el entendimiento de lo que somos puede modificar y reestructurar lo que sentimos, incluyendo la envidia.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es la envidia y sus consecuencias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Bibliografía
  • M. Klein. (1957). Envy and gratitude [Envidia y gratitud]. Londres, Case conference.

Escribir comentario sobre Qué es la envidia y sus consecuencias

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué es la envidia y sus consecuencias
1 de 2
Qué es la envidia y sus consecuencias

Volver arriba