Compartir

Cómo ser más humilde y sencillo

Por Maite Nicuesa. 26 marzo 2018
Cómo ser más humilde y sencillo

Podemos educar nuestro modo de ser no solo para mejorar nuestras relaciones personales con los demás, sino también, para sentirnos mejor con nosotros mismos. Nuestra calidad de vida mejora de forma notable gracias a la sencillez como una virtud que perfecciona la naturaleza humana. Por el contrario, el orgullo, la vanidad y la soberbia producen enredos y nudos en las relaciones sociales. Si quieres empezar a poner en práctica el arte de simplificar la vida, entonces, comienza contigo mismo. ¿Cómo ser más humilde y sencillo? Si quieres simplificar tu vida, comienza contigo mismo. En Psicología-Online te orientamos para lograr esta meta psicológica y humanista que resulta tan constructiva para ser feliz.

También te puede interesar: Cómo ser más extrovertido

Cuatro principios para ser más humilde y sencillo

Si quieres aprender a ser más humilde y sencillo, te recomendamos que intentes cambiar tu prisma y te dejes regir por estos 4 principios.

La valía de una persona no se mide por su profesión

Es decir, la cualificación o preparación laboral de un profesional, no determina que un trabajo sea más importante que otro. Una persona humilde y sencilla es aquella que no trata a los demás a partir de estereotipos generados en torno a la imagen de determinado trabajo.

Socialmente, existen empleos que parecen otorgar un mayor estatus social a quienes desempeñan esas profesiones. Sin embargo, conviene evitar esta interpretación reduccionista de la realidad y del talento. Todos los trabajos son importantes y todas las personas tienen un don propio.

La valía de una persona no se mide por sus posesiones o bienes materiales

Este reparto desigual de la riqueza afecta de forma negativa a la propia sociedad. Una persona cercana y humilde es aquella que no da más importancia a quienes más tienen, sino que centra las conversaciones y los lazos personales, en afinidades y aspectos que van más allá de esta cuestión.

Relaciones de igualdad, estos son los lazos verdaderamente sanos y positivos

Tú no eres más que nadie, tampoco menos que nadie. Tú eres especial y te sientes de este modo en muchos momentos. Pero las personas que te rodean también se sienten así en otras ocasiones. Por tanto, desde esta perspectiva de igualdad, intenta corregir cualquier actitud que te lleva a posicionarte en un rol de superioridad o inferioridad respecto a los demás. Somos humanos y podemos equivocarnos. Lo más importante es corregir esos errores que no son propios de alguien sencillo.

Tu verdad no es la única que importa

No siempre tienes la razón. En cualquier hecho que afecta a una relación interpersonal, existen dos puntos de vista distintos. No deberías encerrarte en tu propia visión. Más allá de este hecho, las personas sencillas saben que lo determinante no siempre es tener razón cuando la diferencia de criterio respecto de un asunto poco trascendente puede derivar en la ruptura de esa amistad por culpa del orgullo.

¿Cómo ser más humilde y sencillo? Intentando valorar a cada persona por sus virtudes. En Psicología-Online te ofrecemos un test para saber si eres humilde.

Cómo ser más humilde y sencillo - Cuatro principios para ser más humilde y sencillo

5 consejos para ser una persona humilde y sencilla

  1. Admite tus equivocaciones con madurez. Si consigues hacerte verdaderamente responsable de las consecuencias de tus actos, entonces, estarás muy cerca de alcanzar este objetivo de ser sencillo. Expresa con libertad esa conciencia del error que ha generado algún efecto indirecto a terceros. Por tanto, muestra tu voluntad de reparar el error. No se trata de culparte por ello, sino de mostrar de forma sincera que te preocupa esa situación y quieres ocuparte de ello. Expresa con sinceridad el mensaje "lo siento" cuando lo creas conveniente.
  2. Aprende de las personas humildes y sencillas. Si miras a tu alrededor, vas a encontrar claros ejemplos de amigos, familiares y ciudadanos que encarnan estos valores. Esos seres humanos admirables son una constante fuente de inspiración porque más allá de cualquier tipo de teoría, consiguen encarnar en la práctica del vivir, la actitud consciente de este modo de ser. ¿Cómo te hacen sentir a ti esas personas? ¿Y cuál crees que es la clave de esta capacidad de inteligencia emocional? Intenta modelar esas cualidades que admiras en ellos porque tú también tienes esta habilidad social si la entrenas.
  3. Confía en las buenas intenciones de los demás. Puede resultarte difícil en algunos momentos. Incluso, puede que este principio no se cumpla de forma universal siempre. Sin embargo, cuando las personas tienen buen corazón, sus acciones casi siempre están motivadas por una buena intención inicial, aunque luego descubran que estaban equivocadas. Por esta razón, cuando tengas una discusión con alguien o un desencanto personal, intenta observar su perspectiva desde esta interpretación optimista. De este modo, simplificas la realidad.
  4. Intenta ser una persona accesible para los demás. Cercana en el trato y disponible para dedicar tiempo a los otros. No solo puedes compartir estos valores en tu entorno inmediato, sino que, a nivel social, puedes colaborar como voluntario en un fin social en el que crees. El voluntariado es una escuela de aprendizaje en sí misma y una lección de humildad para quien descubre que tiene tanto que aprender de los demás. Cualquier medida que pongas en práctica para limitar el individualismo te ayuda a estar más cerca de los demás.
  5. Reconoce tus propios límites. No eres omnipotente. Como ser humano, experimentas agotamiento cuando no escuchas las señales de tu propio cuerpo. Tienes que establecer un orden de prioridades porque no puedes llegar a todo en un solo día. Tus fortalezas también son finitas porque no siempre es cierto que querer es poder, aunque este mensaje resulte muy atractivo en los libros de autoayuda. Por tanto, si analizas con sinceridad tu propia naturaleza humana y tu propia vida, te darás cuenta de que existen muchas situaciones marcadas por ese concepto de límite que es una lección de humildad en sí misma porque te posiciona ante el mapa de tu propia realidad. Aunque seas autosuficiente, también necesitas de los demás.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ser más humilde y sencillo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Escribir comentario sobre Cómo ser más humilde y sencillo

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Santos
Hola todo bien

Cómo ser más humilde y sencillo
1 de 2
Cómo ser más humilde y sencillo

Volver arriba