Compartir

Cómo superar un trauma de la infancia

 
Por Marissa Glover. 18 febrero 2019
Cómo superar un trauma de la infancia

Existen situaciones que hemos vivido durante en la infancia que nos marcan. Algunas nos marcan de una manera que no solo se quedan formando parte de nuestro pasado, sino que nos siguen afectando incluso en el presente. De hecho, algunas de estas vivencias de la infancia, nos hieren tanto que las hemos dejado enterradas en nuestro inconsciente, aparentemente nos hemos olvidado de ellas, sin embargo, de alguna u otra manera las seguimos reviviendo e influyen en nuestro día a día. Las personas que han sufrido algún trauma infantil y que aún no han podido superarlo, siguen reaccionando como aquel niño herido que estuvo en peligro aún estando en las mejores condiciones en su presente. Esto provoca que la persona actúe en determinadas ocasiones de manera desadaptativa, lo cual inevitablemente disminuye su bienestar emocional y le afecta a la hora de relacionarse con otras personas. ¿Qué es un trauma emocional? ¿Los traumas se superan? ¿Se puede superar un trauma infantil en la edad adulta? En este artículo de Psicología-Online: cómo superar un trauma de la infancia, vamos a darte a conocer una serie de consejos que te van a ayudar a saber como lograrlo.

También te puede interesar: Cómo superar el miedo al fracaso

Qué es un trauma psicológico y cómo se supera

Un hecho traumático puede generar problemas psicológicos en cualquier persona. Entonces, se diría que la persona ha desarrollado un trauma psicológico. Pero, ¿qué es un trauma psicológico? Un trauma psicológico es como una herida interna. Se origina por la exposición a un suceso vital de tal impacto emocional que la persona no es capaz de procesarla. Por ello, a la pregunta ¿cómo se supera un trauma psicológico?, responderemos que volviendo a procesar esa situación y aceptándola. El proceso de aceptación de un acontecimiento traumático es muy complejo, por eso se recomienda la ayuda de un profesional.

Los traumas de la infancia

Durante la infancia somos mucho más vulnerables y nuestra supervivencia depende de los cuidadores. Por eso, una conducta negligente de los cuidadores, puede ser vivida como una amenaza para el niño. Los sucesos traumáticos pueden ser el maltrato, el abandono, el abuso, la enfermedad, entre otros. Las consecuencias que tienen esos sucesos en la edad adulta de las personas que los han sufrido pueden ir desde la falta de regulación emocional, efectos en la salud, obesidad, problemas con las drogas y el alcohol o el comportamiento sexual de riesgo.

Cómo superar un trauma de la infancia - Qué es un trauma psicológico y cómo se supera

Terapia psicológica para superar traumas emocionales

Cuando hemos tenido una o varias experiencias traumáticas en la infancia que no nos permiten sentirnos como lo deseamos, que cada vez nos traen más problemas en una o más áreas de nuestra vida y que por más que lo hemos intentado no hemos podido superarlos, la opción más adecuada es comenzar una terapia psicológica. La finalidad de la terapia psicológica es recibir la ayuda de un profesional que pueda orientarnos para que podamos superar aquel trauma que tanto nos está afectando en este momento de la manera más adecuada y sana. La terapia para superar los traumas infantiles se puede abordar desde distintas corrientes psicológicas, entre ellas se encuentra el de la psicoterapia Gestalt en donde el objetivo principal es el lograr sanar a nuestro niño interior.

El niño interior en la terapia Gestalt

Cuando hablamos del niño interior, dentro del ámbito de la terapia Gestalt, nos referimos a todas aquellas experiencias emocionales infantiles que conservamos hasta ahora. Es por esto que podemos decir que existen dos tipos de niño interior: el sano, que hace referencia a aquellas capacidades positivas que tenemos durante la infancia, como por ejemplo: la creatividad, la espontaneidad, la curiosidad, la imaginación, la vitalidad, el vivir el momento presente sin preocuparse por el futuro o amargarse por el pasado, entre muchas otras que generalmente vamos perdiendo con los años. Por otro lado se encuentra el niño interior herido, que es el que no se sintió lo suficientemente querido o valorado y que incluso llegó a ser maltratado y humillado, por lo que busca el amor y el reconocimiento de los demás por medio de conductas inadecuadas.

El hecho de tener a nuestro niño interior herido, trae repercusiones en nuestra vida adulta, por lo que cada vez que vivamos alguna situación que relacionemos consciente o inconscientemente con los hechos traumáticos de la infancia, se van a desencadenar una serie de emociones y conductas desadaptativas que nos producen daño a nosotros mismos.

Superar un trauma de la infancia en edad adulta: ejemplos

Para la terapia Gestalt, el hecho de atender a nuestro niño interior y sanar las heridas producidas en el pasado que siguen repercutiendo en nuestro presente, es sin duda el mejor camino para convertirnos en adultos sanos y autónomos. Existen diferentes ejercicios con los que se puede trabajar el niño interior en terapia, algunos ejemplos de ellos son los siguientes:

  • Ejercicio 1: Traer a la mente algún recuerdo agradable del pasado o presente y enfocarse en las sensaciones placenteras producidas por él. Después se trata de expandir esa sensación, conectar con nuestro niño interior y una vez que lo hayamos hecho se repiten en la mente algunas frases en donde uno como adulto le decimos a nuestro niño interior lo mucho que lo reconocemos, que lo queremos, protegemos, cuidamos, etc.
  • Ejercicio 2: Utilizar algún objeto que simbolice a nuestro niño interior, como puede ser por ejemplo algún peluche o muñeco, colocarlo sobre nuestras piernas, expresarle lo mucho que lo queremos y decirle cosas bonitas que necesitamos escuchar. Pueden ser cosas como: “no estas solo, yo estoy aquí contigo”, “yo estoy aquí para apoyarte y protegerte”, “no tengas miedo”, “siempre voy a estar contigo”, etc.
Cómo superar un trauma de la infancia - Superar un trauma de la infancia en edad adulta: ejemplos

Cómo superar un trauma de la infancia: 3 consejos

Después de haberte dado a conocer la manera en la que se trabaja en terapia para superar los traumas infantiles, específicamente a partir de la terapia Gestalt. Vamos a darte a conocer 3 consejos que a la vez pueden ayudarte a superar un trauma de la infancia:

  • Responsabilizarnos de nuestras dificultades. No se trata de culpar a los padres, cuidadores o personas que de alguna u otra manera nos hicieron daño en el pasado sino de hacer consciencia de donde provienen nuestras dificultades y a partir de ahí comenzar a realizar un plan de acción para poder superarlas.
  • Meditación. La meditación sin duda va a ser una gran aliada para que podamos superar los traumas de la infancia de manera eficaz. Entre los múltiples beneficios de la meditación, se encuentra el hecho de que nos ayuda a serenar nuestra mente y a enfocarnos en lo que realmente importa que es el momento presente.Por lo que a pesar de haber vivido situaciones difíciles en la niñez, podemos seguir disfrutando plenamente de cada momento de nuestra vida.
  • Identifica las conductas desadaptativas. Trata de identificar todas aquellas conductas, creencias o pensamientos relacionados con las situaciones difíciles que viviste en el pasado y trata de verlas desde un enfoque más objetivo para que finalmente puedas comenzar a modificarlas por otras más positivas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo superar un trauma de la infancia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Iglesia, V. I. (2019, 31 enero). Cómo sanar al niño interior herido. Recuperado 18 febrero, 2019, de https://www.psicologiayconsciencia.com/nino-interior/

Escribir comentario sobre Cómo superar un trauma de la infancia

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo superar un trauma de la infancia
1 de 3
Cómo superar un trauma de la infancia

Volver arriba