Compartir

Conducta y estimulación aversiva

Conducta y estimulación aversiva

Un estímulo aversivo es un estímulo que tiene la propiedad de ser desagradable para quien lo recibe. Por ejemplo, recibir un estímulo físico como una descarga eléctrica se podría considerar un estímulo aversivo. No obstante, los estímulos pueden tener una naturaleza física o social. Al explicar el condicionamiento operante o instrumental, el estímulo aversivo se utiliza tanto en el refuerzo negativo como en el castigo positivo.

Conducta y estimulación aversiva

Algunos parámetros importantes en el condicionamiento de escape son los siguientes:

Bower, Fowler y Trapold (1959) obtuvieron que, al igual, que ocurre en los estudios con refuerzo positivo, la conducta observable de los sujetos experimentales corría pareja con la intensidad de la estimulación presentada: a mayor intensidad de estimulación mayor rapidez de carrera en las conductas de escape y, caso de cambiar esta intensidad, si la incrementaban, se incrementaba puntualmente la velocidad en la conducta de escape; y si aquélla disminuía, también lo hacía ésta.

En el aprendizaje de evitación un gran bloque de parámetros se refieren a la intensidad y duración del estímulo discriminativo que antecede a la presentación de la estimulación aversiva. Aquí los resultados indican que cuanto más intensa sea la señal que precede a la presentación de la estimulación aversiva, mayor rendimiento en la respuesta de evitación.

Una de las principales teorías biproceso en el aprendizaje de evitación es la "teoría biproceso mediacional de miedo" (Mowrer, 1947; Solomon y Brush, 1954; Rescorla y Solomon, 1967).

Se parte de que la aplicación de la estimulación aversiva a un sujeto la provoca una reacción de miedo. En los diseños de evitación, el estímulo aversivo (que funcionaría como un EI clásico) se aparea por contigüidad con una señal que lo precede (normalmente una luz o un sonido procedente de un zumbador que actùa como EC), provocándose una respuesta de miedo ante la presentación del EC. Este miedo es elresponsable de la respuesta de evitación: al realizar la respuesta, termina el EC, se reduce el miedo y esta reducción del miedo es el refuerzo por haber realizado la respuesta de evitación.

Otra teoría biproceso en el aprendizaje de evitación es la "teoría biproceso de la aversión". Se postula la existencia de dos procesos también (clásiso, por el que los estímulos presentes y apareados con el estímulo aversivo devienen "nocivos" o "aversivos"; e instrumental en función del cual, se refuerza la respuesta realizada inmediatamente antes de la desaparición del estímulo aversivo).

A diferencia de la teoría biproceso del miedo, en ésta, la definición de "aversión" es totalmente operacionalizable (sin el surplus teórico que posee el constructo hipotético de miedo) y, en términos más precisos, se refiere a un incremento en la probabilidad de aprariciión de las respuestas realizadas inmediatamente antes de la desaparición de un estímulo. Otra teoría biproceso en el aprendizaje de evitación ha sido formulada por Heirnstein (1969) y se le ha calificado como "teoría discriminativa". El aprendizaje de evitación es explicado apelando a procesos de aprendizaje descriminativo.

No se supone la existencia de dos procesos (clásico e instrumental). Los estímulos exteriores que preceden a la presentación del estímulo aversivo actùan como indicios o claves ambientales y que funcionan como "antecedentes" de la aparición de la estimulación aversiva. Otra teoría biproceso en el aprendizaje de evitación, la más reciente, la representa la "teoría cognitiva" de Seligman y Johnston (1973). Existen para esta teoría, dos componentes, uno cognitivo y otro emocional. El cmponente cognitivo se encuentra representado por la expectativa.

El componente emocional, por el miedo clásicamente condicionado, entendido como un elicitador de respuestas (en esta teoría no desempeña ningùn papel el refuerzo que se logra con la reducción del miedo). Todo ello supone que existe una respuesta condicionada de miedo y cuya misión es la de servir como un elicitador de respuestas observables, pero no resulta relevante la reducciónde este miedo.

El encubiertalismo

Bandura llegó a la siguiente conclusión: "La evidencia general parece indicar que el aprendizaje puede tener lugar sin conciencia, aunque con una tasa lenta, pero que la representación simbólica de las contingencias de respuestas y refuerzo pueden acelerar de modo notable la responsabilidad decuada".

El encubiertalismo es una postura teórica mediacional que utiliza el vocabulario de los condicionamientos clásico y operante ( aunque insistiendo más en este ùltimo) y postula que la dinámica imaginativa y conceptual sigue las mismas leyes que las respuestas directamente observables, musculares, que se estudian en los experimentos de laboratorio. El máximo representante es Cautela.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Conducta y estimulación aversiva, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología básica.

Escribir comentario sobre Conducta y estimulación aversiva

¿Qué te ha parecido el artículo?

Conducta y estimulación aversiva
Conducta y estimulación aversiva
Volver arriba