Crecimiento personal y autoayuda

Ejercicios para superar la amaxofobia

Ejercicios para superar la amaxofobia

La amaxofobia o miedo a conducir puede desencadenar una serie de consecuencias que repercutan en varios ámbitos de la vida cotidiana. A lo largo de nuestra vida puede ser necesario coger el coche para acudir a eventos sociales, laborales, estudiantiles o resolver urgencias. Sea el motivo que sea, la conducción requiere disponer de una atención y concentración plenas mientras circulas por la carretera. No obstante, las personas que padecen amaxofobia derivada de situaciones traumáticas que han sucedido en la vida de las personas poden experimentar una gran angustia y malestar. Para reducir las problemáticas originadas por este cuadro clínico se torna necesario implementar ciertas estrategias para aliviar la ansiedad al coger el coche.

En este artículo de Psicología-Online te brindaremos información acerca de ejercicios para superar la amaxofobia o miedo a conducir.

También te puede interesar: Cómo superar los miedos
Índice
  1. Qué es la amaxofobia o miedo a conducir
  2. Visualización
  3. Respiración diafragmática
  4. Exposición gradual
  5. Apelar a la compañía
  6. Hablar acerca de los miedos
  7. Bajar las exigencias

Qué es la amaxofobia o miedo a conducir

La amaxofobia es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la persistencia de un temor intenso y exacerbado frente a la idea de conducir. Dicho de otro modo, en estos casos la persona manifiesta síntomas compatibles con una fobia a conducir, lo que repercute en el desarrollo de actividades cotidianas.

Según el DSM-V[1], es posible incluir la amaxofobia dentro de los trastornos de fobias específicas debido a las particularidades que se reflejan en su presentación clínica. Para poder entablar una evaluación acertada, es necesario que se cumplan una serie de criterios diagnósticos:

  • Miedo o ansiedad ante la idea de conducir.
  • Evitación del objeto o la situación fóbica, en este caso la conducción.
  • El peligro real es desproporcionado frente a la ansiedad o miedo que causa el objeto y/o la situación.
  • Duración de seis meses o más.
  • Deterioro de las relaciones sociales, laborales y familiares.
  • Las alteraciones no pueden ser explicadas a partir de la presencia de otros trastornos mentales ni de la ingesta de sustancias tóxicas y/o medicamentos.

A pesar de la descripción realizada, resulta importante aclarar que el diagnóstico de amaxofobia debe ser realizado por un profesional de la salud mental, ya que será el encargado de evaluar las condiciones clínicas de cada persona.

Ejercicios para superar la amaxofobia - Qué es la amaxofobia o miedo a conducir

Visualización

La visualización consiste una técnica psicológica basada en la recreación de escenarios mentales mediante el uso de la imaginación. Para poder aplicar la visualización de forma correcta en casos de amaxofobia o miedo a conducir es importante pensar en situaciones positivas que impliquen conducir un coche.

A modo de ejemplo, una persona puede imaginar que estará relajada mientras conduce. De este modo, se hace alusión a un ambiente seguro y eficaz para desarrollar sus fortalezas personales. Para llevar a cabo una visualización correcta es necesario contar con un espacio libre de distracciones.

Una vez que la persona puede dedicar el tiempo necesario es recomendable pensar en todo el recorrido que se realizará mientras se conduzca y, en última instancia, apelar a la seguridad de un resultado exitoso.

Respiración diafragmática

En los momentos de mayor tensión cuando pienses en tener que coger el coche resulta crucial entablar una frecuencia respiratoria relajada. Realizar ejercicios de respiración diafragmática ayudará a reducir los síntomas corporales propios de la amaxofobia o miedo a conducir.

A su vez, la respiración diafragmática también puede disminuir la tensión nerviosa, la ansiedad y los pensamientos negativos que interfieren en este cuadro clínico. Para mantener un ritmo respiratorio armonioso se recomienda inhalar y exhalar aire durante varios minutos hasta conseguir que el cuerpo y la mente se relajen. En el siguiente artículo encontrarás algunos Ejercicios de respiración diafragmática.

Exposición gradual

Esta técnica psicológica pretende lograr un acercamiento progresivo a la situación u objeto temido. En el caso de la amaxofobia es fundamental realizar acciones que disipen los pensamientos catastróficos y deriven en una inhibición frente al estímulo.

Para lograrlo, la persona puede tomar contacto con el coche hasta que llegue el momento propicio para manejarlo. En otras palabras, en estos casos es conveniente tratar de aumentar el tiempo que puedes permanecer en el vehículo hasta que la situación deje de producir un nivel de ansiedad que sea imposible de controlar.

Apelar a la compañía

Para que la conducción se vuelva una actividad más placentera, otra de las pautas a tener en cuenta consiste en contar con una compañía que te genere tranquilidad. Debido a que la amaxofobia provoca un incremento del nerviosismo y la tensión nerviosa, es importante acompañarte de personas que te brinden apoyo mediante palabras alentadoras y/o gestos cuando te encuentres en el coche.

Asimismo, es importante que esta compañía aporte condiciones ambientales favorables para que el momento de conducir un coche se realice de forma eficiente.

Hablar acerca de los miedos

Expresar las emociones es uno de los métodos más efectivos para afrontar situaciones de ansiedad, como las experimentadas en casos de amaxofobia. En este sentido, acudir a un espacio psicoterapéutico invita a reflexionar sobre tu miedo a conducir para construir herramientas que representen una mejoría significativa.

Por lo tanto, en los casos en los que la amaxofobia te impide conducir un coche, hablar acerca de ello puede ayudar a que los temores pierdan consistencia. En el caso de no disponer de una terapia también puede ayudar conversar con personas de confianza sobre tus temores en relación a la conducción.

Bajar las exigencias

En ocasiones, algunas personas se exigen demasiado a sí mismas sin darse cuenta de ello. En estos casos, puede surgir la idea de que conducir un coche es una actividad que debería realizarse sin mayores complicaciones, lo que genera una presión excesiva y una ansiedad elevada difícil de sobrellevar.

Por este motivo, es conveniente reducir las exigencias personales para que esta situación no sea un padecimiento. En definitiva, establecer metas más realistas que disminuyan las expectativas resulta una excelente alternativa para superar la amaxofobia o miedo a conducir.

Si quieres saber más sobre este tema, en el siguiente artículo encontrarás más información sobre Cómo superar el miedo a conducir o amaxofobia.

Ejercicios para superar la amaxofobia - Bajar las exigencias

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ejercicios para superar la amaxofobia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Referencias
  1. Asociación Estadounidense de Psiquiatría (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (5.ª edición). Arlington: Editorial Médica Panamericana.
Bibliografía
  • Cabañas Rojas, R., Casanova-Menal, I., Fernández-Montes Rodríguez, I. (2018). Terapia Cognitivo-conductual en un caso único de fobia a la conducción. Revista de Casos Clínicos en Salud Mental, 1 (1), 72-83.
  • Orejudo Hernández, S., Froján Parga, M.X. (1996). Tratamiento de una fobia a conducir. Revista Análisis y modificación de conducta, 22 (84), 463-480.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Brayan
Está muy bien y es comprensible
1 de 3
Ejercicios para superar la amaxofobia