Compartir

Me masturbo mucho, ¿es normal?

 
Por Aina Vidal Balle. 22 octubre 2019
Me masturbo mucho, ¿es normal?

La masturbación es la mejor manera de conocerse a una misma y de autosatisfacerse sexualmente… ¡Oh, bendito placer! Por desgracia pero, la masturbación ha sido siempre un tabú y objeto de estigmatización. El catolicismo consideraba la masturbación masculina inmoral e incluso advertía que si se practicaba uno podía quedarse ciego y demás sandeces pseudomédicas. Y la femenina… bueno, la femenina ni la consideraba. Era implanteable que una mujer pudiera masturbarse, ¡que las mujeres no estaban para eso!

Hoy en día aun quedan resquicios de ese pensamiento y de esa falta de educación y es normal que nos salgan dudas entorno a esta práctica: cómo saber si te masturbas mucho, si es normal, etc. Pero tranquila, aquí está Psicología-Online para aclarártelas.

También te puede interesar: ¿Es normal que mi novio se masturbe mucho?

Me masturbo mucho

Si nadie nos educa sobre la masturbación, ¿cómo vamos a saber si es normal, si está bien o si lo estamos haciendo mucho? Pues bien, masturbarse es completamente normal, positivo y, en cuanto a la cantidad de veces… ¿cómo sabemos si es mucho o poco? ¿Qué es “mucho”? ¿Cuántas veces es “normal”? Para responder estas preguntas primero tenemos que entender por qué nos masturbamos.

La masturbación es algo natural, que de hecho, empieza desde niñas (sí, las más pequeñas también pueden masturbarse y es algo normal), aunque ellas no lo hacen conscientemente y con el fin de llegar al orgasmo, sino que es más bien algo accidental y lo hacen porque tocarse les produce sensaciones agradables (el que después puedan dejar de hacerlo porque los adultos les dicen que no lo deben hacer ya es otro asunto). Con la llegada de la adolescencia y la pubertad se experimentan cambios hormonales y físicos, se empieza a ser más consciente de todo lo ligado al sexo, a orientar el deseo sexual, a tener fantasías… y se retoman de nuevo las prácticas masturbatorias, ya que es la principal forma de satisfacer el deseo.

Entonces, la cantidad de veces que es normal depende de cada persona y no se puede establecer un número a partir del cual se considere “mucho”. Una se masturba tanto como quiere o como necesita y ya está.

Cuando la masturbación es excesiva

La masturbación es excesiva cuando constituye un impedimento para hacer vida normal, por ejemplo:

  • No poder concentrarte en lo que estas haciendo por estar pensando en o necesitar masturbarte
  • Interrumpir constantemente tus actividades para ir a masturbarte, ya sea en el trabajo, en casa, con tus amigas…
  • Intentar sin éxito controlar o reducir el hecho de masturbarte
  • Masturbarte en situaciones inapropiadas o que impliquen un riesgo para tu persona

La masturbación excesiva puede ser un síntoma de Trastorno de Hipersexualidad. En este caso lo mejor es acudir a una psicóloga o sexóloga para que te ayude a abordar tu caso en particular.

Me masturbo mucho, ¿es normal? - Cuando la masturbación es excesiva

Consecuencias de masturbarse mucho

Si bien es cierto que un exceso patológico de masturbación, como el que hemos descrito en el apartado anterior, puede tener consecuencias negativas, la mayoría de veces, aunque pensemos que nos masturbamos mucho, no implica que tengamos ningún problema psicológico.

Además, la masturbación tiene un montón de beneficios sobre la persona que la practica:

  • Es un método de exploración y autoconocimiento del cuerpo y de la propia sexualidad.
  • Ayuda a mejorar y a disfrutar más de las relaciones sexuales con la pareja.
  • Aumenta la autoestima.
  • Desestresa, ayuda a liberar tensiones tanto psicológicas como fisiológicas y sexuales, gracias a las hormonas que se secretan.
  • Ayuda a dormir mejor. Gracias a la liberación de serotonina y opioides durante el acto.
  • Te ayuda a estar de mejor humor. También gracias a la liberación de serotonina, dopamina y oxcitocina.
  • Fortalece el sistema inmunológico y evita infecciones.
  • Mantiene los genitales sanos. Favorece la lubricación vaginal y el reflejo y mantenimiento de la erección.
  • Tiene un efecto analgésico y puede ayudar a las mujeres a aliviar los dolores menstruales ya que desinflama la zona genital.
  • ¡Es placentero! ¿Se necesita alguna razón más?

Así que ya lo sabes: ya tengas vulva o pene, ¡mastúrbate! Con tus manos, con juguetes sexuales, con verduras (en este caso siempre con condón), con la alcachofa de la ducha, cómo te de la gana, pero ¡hazlo!

También te puede interesar el siguiente artículo en el que abordamos la pregunta ¿Es normal que mi novio se masturbe mucho?

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Me masturbo mucho, ¿es normal?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sexología.

Bibliografía
  • Cabello, F. (2010). Manual de sexología y terapia sexual. Madrid: Editorial síntesis.
  • Streicher, L. (2015). Sex Rx-hormones, health and your best sex ever. US: Dey Street Books.

Escribir comentario sobre Me masturbo mucho, ¿es normal?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Me masturbo mucho, ¿es normal?
1 de 2
Me masturbo mucho, ¿es normal?

Volver arriba