Compartir

Me siento enferma pero no tengo nada: ¿por qué? y ¿qué hago?

 
Por Zoraida Luque. Actualizado: 30 enero 2020
Me siento enferma pero no tengo nada: ¿por qué? y ¿qué hago?

¿Notas malestar pero no encuentras el motivo? Cuando crees estar enferma o enfermo, ¿el médico no encuentra nada que vaya mal? En ocasiones nos sentimos enfermos y sin embargo no han nada en nuestro cuerpo que explique ese malestar. En Psicología-Online queremos explicarte por qué puede ser que te sientas enferma sin tener nada y qué puedes hacer al respecto.

¿Por qué me siento enferma todos los días?

Tranquila, no eres la única a la que le ocurre esto. De hecho según el DSM le pasa casi a un 2% de mujeres. En los hombres se da con menos frecuencia, un 0,2%.

El trastorno de somatización ha sido conocido en psicología como histeria o Síndrome de Briquet y es un trastorno polisintomático, es decir, que puede presentar diversos síntomas, que comienza antes de los 30 años (normalmente desde los 25 años, aunque algunas mujeres presentan ya síntomas en la adolescencia) y que perdura durante varios años. Se caracteriza por una combinación de síntomas gastrointestinales, sexuales, seudoneurológicos y dolor.

Según los criterios del DSM para el diagnóstico del trastorno de somatización:

  • Los síntomas no pueden explicarse por el transcurso de una enfermedad o los efectos de alguna sustancia.
  • Debe haber una historia de dolor relacionada con por lo menos 4 zonas del cuerpo (cabeza, espalda, pecho, articulaciones, abdomen...) o con varias funciones (menstruación, coito…).
  • Debe haber al menos 2 síntomas de tipo gastrointestinal y dolor (náuseas, vómitos, malestar estomacal, intolerancias, hinchazón…). Esto en ocasiones lleva a operaciones innecesarias.
  • Al menos 1 síntoma sexual o reproductivo. En las mujeres es frecuente la menstruación irregular o vómitos durante el embarazo y en los varones la disfunción eréctil o eyaculatoria.
  • Un síntoma que sugiera un trastorno neurológico (coordinación, equilibrio, dificultad para tragar, alucinaciones, sensación de dolor, parálisis…).
  • Los síntomas no son simulados como podría ocurrir en otros trastornos.

Por qué me siento mal y no tengo nada

Si te sientes enferma lo primero que debes hacer es asegurarte de que no hay ningún motivo físico que lo explique. Desde un catarro hasta falta de vitaminas o nutrientes, pasando por algún cambio hormonal. El doctor o la doctora evaluarán tu estado y buscarán las causas de tu malestar.

Si los especialistas no encuentran la causa de tus molestias es probable que no se deba a algo físico, sino a algo psicológico, por lo que en este caso habría que pasar a consultar a un especialista de la salud mental.

No te asustes pensando que estás loca. Nuestro cerebro tiene el poder de causar ciertos síntomas a pesar de que no haya nada mal físicamente. Esto se llama somatizar y es la explicación de que no encuentren el problema a nivel físico. Puedes encontrarte con opiniones o comentarios malintencionados de algunas personas. Somatizar no es inventar, así que no te sientas culpable de lo que te ocurre.

El trastorno de somatización presenta a menudo síntomas de trastornos de ansiedad y trastorno depresivo por lo que es interesante buscar tratamiento psicológico. Además, el exceso de pruebas e incluso las hospitalizaciones influyen en el paciente.

Es habitual confundir el trastorno de somatización con enfermedades u otros trastornos mentales. Para diferenciarlos, el DSM facilita 3 criterios:

  1. Afectación de múltiples órganos.
  2. Inicio temprano y curso crónico.
  3. Sin anomalías características de enfermedades médicas en pruebas de laboratorio.

Por otra parte los trastornos de ansiedad conllevan frecuentemente ciertas somatizaciones. Si las preocupaciones no se limitan a estos síntomas, se trata de un trastorno de ansiedad y no de uno de somatización. Aunque pueden coexistir ambos.

Qué hacer si me siento mal emocionalmente

Ya sea tu fuente de malestar el padecer un trastorno de somatización o bien otras preocupaciones, lo mejor es ir a un profesional de la salud mental (psicóloga o psicólogo) para buscar la causa de tu malestar emocional.

Si tu caso es el primero, como ya hemos visto, puede que algunas de las somatizaciones estén relacionadas con ansiedad o depresión. En ambos casos la terapia psicológica será de gran ayuda para disminuir los síntomas.

Si los motivos de tu malestar emocional son por otras causas:

  • Es recomendable revisar tu satisfacción en las distintas áreas de la vida por si hay alguna que te afecte emocionalmente. Y de ser así, trabajar en ella para que resulte más satisfactoria.
  • También es de suma importancia trabajar tu autoestima y autoaceptación. Alguien que no se siente a gusto consigo mismo difícilmente podrá sentirse bien con el resto del mundo. Por consiguiente debemos empezar a trabajar desde dentro.
  • La carencia de algunas habilidades o recursos puede estar influyendo y en ese caso se pueden trabajar y fortalecer las habilidades necesarias.
  • Un repaso a tus creencias y a los errores cognitivos que cometemos frecuentemente, te será de gran ayuda en tu percepción del mundo. Aquí encontrarás un ejercicio para detectar y a erradicar las distorsiones cognitivas.
  • La presencia de algún trastorno psicológico que requiera tratamiento se puede hallar en una evaluación profesional. Puede estar asociado a algunos acontecimientos vitales, periodos de estrés, etc.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Me siento enferma pero no tengo nada: ¿por qué? y ¿qué hago?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association (1995). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Barcelona: MASSON.

Escribir comentario sobre Me siento enferma pero no tengo nada: ¿por qué? y ¿qué hago?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Me siento enferma pero no tengo nada: ¿por qué? y ¿qué hago?
Me siento enferma pero no tengo nada: ¿por qué? y ¿qué hago?

Volver arriba