Compartir

Memoria selectiva: qué es y cómo funciona con ejemplos

 
Por Gemma Adsuara Arrufat. 10 enero 2020
Memoria selectiva: qué es y cómo funciona con ejemplos

La memoria es considerada por la psicología como la función más importante del sistema nervioso, pues sin ella seria imposible el aprendizaje y la posibilidad de modificación de la conducta. Sin un correcto funcionamiento de la memoria podríamos no ser capaces de integrar nueva información y aprender cosas nuevas, tampoco seríamos capaces de recordar aquello ya aprendido o bien podríamos no ser capaces de olvidar nada de lo aprendido. Todo esto tendría un gran impacto negativo en nuestra vida diaria.

Sin embargo, existe un tipo de memoria que nos permite hacer una gran criba de toda aquella información que recibimos de nuestro entorno y que nos ayuda a memorizar solo aquello que nos va a ser de utilidad en la posterioridad. Esta es la memoria selectiva.

En Psicología-Online, queremos explicarte un poco más qué es la memoria selectiva y cómo funciona.

También te puede interesar: Tipos de memoria humana

Los tipos de memoria

A grandes rasgos, podemos hacer una distinción entre tres tipos de memoria distintos, siendo estos:

1. Memoria sensorial

No interviene en la atención. Es un componente necesario para que el resto de las memorias puedan trabajar, tiene una duración de unos solos milisegundos. Es la encargada de transferir los datos recogidos por los sentidos a la memoria a corto plazo. Dentro de ella, encontramos dos subtipos:

  • Icónica: memoria que refleja la información del sistema visual.
  • Ecoica: almacena la información que proviene de los oídos.

2. Memoria a corto plazo

La información almacenada va desapareciendo a medida que se integra de nueva. Tiene una capacidad de unos siete ítems (conceptos), por lo que se considera que es un almacén limitado.

3. Memoria a largo plazo

Se integra la información y queda disponible para que en el futuro podamos hacer uso de ella. Su capacidad es ilimitada, casi igual que su duración, la cual puede ser para toda la vida. Dentro de la memoria a largo plazo encontramos dos grandes grupos:

  • Declarativa: responsable de la recuperación o retención consciente e intencional de la información (explícita).
  • No declarativa: responsable de las habilidades, hábitos, respuestas, las cuales no son ni intencionadas, ni conscientes (implícita).

Significado de memoria selectiva y atención selectiva

La memoria selectiva no es considerada por la ciencia como un tipo de memoria como tal, sino más bien como aquel proceso que nos permite diferenciar entre aquella información que encontramos importante y deseamos recordar y aquella que decidimos eludir. Es por ello que se suele decir que la memoria selectiva nos permite recordar solo aquello que queremos recordar.

Puesto que el concepto de memoria ya ha sido explicado con anterioridad, también quiero dar a conocer la definición del término atención. Este se trata de un mecanismo cognitivo a través del cual se selecciona la información relevante para el individuo, al mismo tiempo que es descartada aquella que resulta irrelevante.

La atención selectiva, por su parte, se refiere a dirigir y focalizar los recursos atencionales de un individuo hacia la información perceptiva que le rodea. Esta focalización de la atención es muy necesaria para el individuo, pues no podemos gestionar a la vez toda la información perceptiva que hay en un momento determinado. Por ello, nos facilita el procesamiento de cierta estimulación a la vez que inhibe el procesamiento de otra.

Para la realización de esta selección de información, se hace uso de la orientación abierta (donde movemos los ojos para enfocar aquel estímulo que nos interesa) y la encubierta (no hay necesidad de mover los ojos, por lo que el procesamiento es más rápido).

Qué es la memoria selectiva: definición

El hecho de que científicamente no este reconocido dicho término, esto dificulta considerablemente poder proporcionar una definición exacta de memoria selectiva. Sin embargo, una forma fácil de entenderlo y explicarlo es haciendo hincapié en la importancia que tienen los sucesos emocionales en la memoria.

La memoria es una compleja función, la cual está muy ligada a todo aquello emocional que nos rodea, por lo que, de manera inconsciente, se crean en ella laberintos y barreras que nos permiten adaptar la realidad a nuestro antojo. A este tipo de memoria también se la conoce como pragmática por el hecho de que tiene como objetivo buscar la eficacia y la utilidad por encima de la cantidad. Esto quiere decir que la memoria selectiva prefiere almacenar una menor cantidad de información útil, frente a la posibilidad de almacenar mucha información que posteriormente no nos vaya a servir de nada.

Cómo funciona la memoria selectiva

Debido a la gran capacidad de almacenaje de la información que posee la memoria, es un requisito indispensable que exista un nivel de selección en los procesos de integración. Según el doctor Petrucci, reconocido psiquiatra, la característica selectiva de la memoria viene a consecuencia de una vinculación entre lo que previamente hemos descrito como memoria declarativa o explícita y la no declarativa o implícita.

Esto es debido a que, pese a recordar y memorizar información de manera inconsciente, tendemos a asociarla conscientemente a una serie de emociones, por lo que posteriormente, cuando recordamos dichas emociones, nos es mucho más fácil poder evocar la información a la que van asociadas.

Un ejemplo muy claro de activación de la memoria selectiva es cuando tenemos pareja y en ese momento tratamos de almacenar todos los buenos recuerdos con ella. De manera inconsciente, cuando evoquemos el nombre de esa persona a la que queremos, en nuestra mente vendrán los recuerdos más agradables. Sin embargo, si la relación se ve truncada y termina mal, a partir de ese momento, la memoria selectiva hará que cada vez que se piense en esa persona, se recuerden los malos momentos, para de esta forma distorsionar la realidad haciéndonos ver que el dejarlo fue la decisión correcta, pues todos eran malos momentos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Memoria selectiva: qué es y cómo funciona con ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Bibliografía
  • Julio González. (2016). Memoria y Lenguaje. Universidad Jaume I.
  • Dolores Girbau. (2015). Aprendizaje. Universidad Jaume I.
  • Roser Poy. (2015). Percepción y Atención. Universidad Jaume I.

Escribir comentario sobre Memoria selectiva: qué es y cómo funciona con ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Memoria selectiva: qué es y cómo funciona con ejemplos
Memoria selectiva: qué es y cómo funciona con ejemplos

Volver arriba