Compartir

Tipos de memoria humana

Tipos de memoria humana

Se conocen diversos tipos de memoria que tienen implicaciones distintas en nuestro funcionamiento. El conocimiento de los distintos tipos de memoria es muy importante debido a que está presente en todos los ámbitos de nuestras vidas, incluso en las acciones más simples como recordar qué debemos comprar en el supermercado. Además, cada tipología de memoria puede estimularse y mejorarse con ejercicios de distinto carácter y si somos conscientes sobre cuál es la memoria que más utilizamos o cuál es la memoria que menos trabajada tenemos, podremos estimularla para hacer un uso más productivo de esta.

Entre los distintos tipos de memoria podemos encontrar la memoria a corto plazo o a largo plazo, la memoria sensorial y la operativa, entre otras. Si te interesa conocer los fundamentos de cada tipo de memoria, sigue leyendo este articulo de Psicología-Online: tipos de memoria humana.

Fases de la memoria

La memoria es comprendida como el mantenimiento de un aprendizaje determinado, sostenido en el tiempo a partir de su almacenamiento y recuperación cuando es necesario. Para que la memoria pueda ejecutar este proceso deben establecerse diferentes pasos. Las fases de la memoria son codificación, almacenamiento y recuperación. A continuación se explican las fases de la memoria:

  1. Codificación: en la fase de codificación, la persona recibe un conjunto de inputs externos, los cuales son procesados y transformados en códigos verbales, visuales y/o sensoriales a los cuales atribuimos un significado.
  2. Almacenamiento: una vez la información recibida ha obtenido un significado, en esta fase se almacena, reteniéndose en el cerebro. Su retención puede ser distinta en función del tipo de memoria que se utilice, por ejemplo si es de corto plazo se evocará antes que si es de largo plazo, cuyo mensaje quedará almacenado durante más tiempo.
  3. Recuperación: esta fase de la memoria consiste en extraer la información que previamente ha sido dotada de significado y almacenada, es decir, recuperamos la información que está guardada en nuestros recuerdos.

Tipos de memoria

Los tipos de memoria se agrupan de forma dicotómica en función de sus características. Los tipos de memoria dependen de la variable utilizada para hacer la clasificación. Las clasificaciones más frecuentes son la agrupación de memoria en función de la temporalidad, el formato de codificación y la memoria en función del tipo de información almacenada.

Los tipos de memoria en función de su temporalidad, hace referencia a la memoria a corto plazo (MCP) y a la memoria a largo plazo (MLP). Estas se diferencian en las fases de almacenamiento y recuperación, donde la memoria a corto plazo es almacenada y recuperada durante un lapso breve de tiempo, mientras que la memoria a largo plazo se sostiene en el tiempo.

Por otro lado, podemos encontrar diferentes tipos de memoria en función del formato de codificación de la información, entre la memoria sensorial y la memoria verbal. En la memoria sensorial la información recibida es codificada y comprendida a través de los sentidos, haciendo referencia con ello a la memoria visual, olfativa, auditiva y visoespacial. En el otro polo, encontramos la memoria verbal, la cual codifica la información en forma de palabras, ya sean orales o escritas.

Finalmente, otra agrupación de los tipos de memoria se sustenta según el tipo de información del aprendizaje, dando lugar a la memoria episódica, la semántica y la procedimental.

  • Memoria episódica: hace referencia al recuerdo de acontecimientos concretos, como recordar lo que hicimos ayer o qué comimos por la noche. El contenido de la información almacenada es personal y/o biográfico, por eso también es conocida como memoria biográfica.
  • Memoria semántica: su contenido es el conocimiento almacenado sobre hechos y conceptos, de carácter cultural o sobre conocimientos del mundo, así como la comprensión del significado de las palabras y del vocabulario. Por ejemplo, un recuerdo semántico sería recordar en qué año finalizo la Segunda Guerra Mundial.
  • Memoria procedimental: corresponde al almacenamiento de nuestras habilidades y destrezas, por ejemplo no nos olvidamos de ir en bicicleta una vez ya hemos aprendido o a atarnos los zapatos.

Memoria sensorial

En la memoria sensorial acogemos estímulos externos percibidos a partir de nuestros sentidos. Sin embargo, la información codificada de estos inputs externos mantiene una corta duración de almacenamiento. A continuación, es eliminada, olvidada o es transmitida a otros tipos de memoria que permitan que su almacenamiento perdure más en el tiempo. Así pues, su funcionamiento es transitorio, para ser almacenada posteriormente en el sistema de memoria a corto o largo plazo.

La memoria sensorial es aquella que nos permite poder seguir el hilo de una película, leer un libro o mantener una conversación, un conjunto de acciones automáticas relacionadas con este tipo de memoria. La memoria sensorial ha recibido su división en la memoria icónica, háptica y ecoica.

  • Memoria icónica: este tipo de memoria sensorial registra la información que proviene del sentido de la vista, reteniendo las imágenes que se asocian a un objeto determinado durante un breve periodo de tiempo.
  • Memoria háptica: así como la memoria icónica hace referencia a los inputs visuales, la memoria háptica procesa los estímulos que provienen del sentido del tacto, registrando inputs que hacen referencia al dolor, al picor o calor, entre otros. Es conocido que su retención es más duradera que la de la memoria icónica.
  • Memoria ecoica: este tipo de memoria es muy potente y hace referencia a la información percibida por el oído. Su almacenamiento es de corta duración, como en la memoria icónica y es muy importante debido a que nos permite comprender el lenguaje y poder mantener una conversación.

Memoria de trabajo

La memoria de trabajo también es conocida como memoria operativa. Este tipo de memoria hace referencia al mecanismo que nos permite almacenar y manipular la información guardada, así como asociar la información almacenada con otras ideas que entran con nuevos inputs. De modo que opera en las acciones cognitivas más complejas, como la comprensión del lenguaje y la lectura, el aprendizaje o razonamiento, la planificación o las habilidades lógico-matemáticas. La información almacenada en la memoria de trabajo se encuentra debajo de la memoria a corto plazo. No obstante, aunque su almacenamiento sea de corta duración, se encuentra en actualización permanente. Si quieres estimular esta capacidad cognitiva, puedes realizar juegos para mejorar la memoria.

Memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo es concebida como un tipo de memoria con capacidad limitada en su retención de la información almacenada, es decir, los inputs que hemos recibido se retienen durante un periodo de tiempo breve, el cual no es superior a 30-40 segundos. La memoria a corto plazo tiene la capacidad de recordar 6-7 ítems y como ya hemos comentado estos serán retenidos en un espacio temporal breve. No obstante, si la información se va repitiendo o manipulando, puede ser almacenada en otro tipo de memoria, como en la memoria a largo plazo. Esta es la memoria más susceptible a presentar deterioro, pero también existen estrategias para mejorar la memoria a corto plazo.

Memoria a largo plazo

Como hemos comentado previamente, la dicotomía de la memoria a corto plazo y largo plazo se diferencian en su temporalidad, siendo la memoria a largo plazo comprendida como el tipo de memoria que tiene la capacidad de codificar y retener la información durante un período de tiempo más extenso, pudiendo retenerse en una temporalidad de segundos hasta de años. Las memorias episódicas, semánticas y/o procedimentales, expuestas previamente, se mantienen en la memoria a largo plazo, permitiéndonos que a lo largo del tiempo podamos recordar hechos propios, culturales o habilidades, los cuales serían algunos ejemplos de memoria a largo plazo.

Si quieres saber cómo va tu memoria, puedes realizar este test de memoria.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de memoria humana, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Bibliografía
  • Aguado-Aguilar, L (2001). Aprendizaje y memoria. Rev. Neurolo, 32, 372-381.
  • Areiza, R & Henao, L.M. (2015). Memoria a largo plazo y comprensión lectora. Ciencias humanas, 18, 12.
  • Arteaga, G. y Pimienta, H. (2006). Memoria operativa y circuitos corticales. Rev Fac Med Univ Nac Colomb, 54, 248-268.
  • Gramunt, N. (2001). Normalización y validación de un test de memoria en envejecimiento normal, deterioro cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer. Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte, Blanquerna. Universidad Ramón Llull. 302 pág.

Escribir comentario sobre Tipos de memoria humana

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Flavio Paulino Vargas Rodríguez
Gracias por compartir estos conocimientos de Psicología, es muy importante aprender de estas lecciones impartidas, gracias señores.

Tipos de memoria humana
Tipos de memoria humana

Volver arriba