menu
Compartir

Memoria semántica: qué es, características y ejercicios para mejorarla

 
Por Gianluca Francia. 14 junio 2021
Memoria semántica: qué es, características y ejercicios para mejorarla

En un importante ensayo de 1972, Tulving definió primero con claridad los límites de un ámbito de estudio que en las últimas décadas ha sido el centro de una intensa actividad de investigación: este nuevo objeto de estudio era la memoria semántica. Desde entonces, en el ámbito psicológico y neuropsicológico, por memoria semántica se entiende el conjunto de conocimientos que nos permite interpretar las palabras y las cosas.

Gracias a la memoria semántica atribuimos un significado a los objetos de la experiencia, y su lugar en el ámbito de las funciones cognitivas es de suma importancia si se tiene en cuenta que está implicada en operaciones como la comprensión del lenguaje y el reconocimiento de las cosas que nos rodean.

En este artículo de Psicología-Online, veremos entonces qué es la memoria semántica, sus características y algunos ejercicios para mejorarla.

Qué es la memoria semántica

La memoria semántica es aquel almacén de memoria a largo plazo accesible a la conciencia y especializado en la adquisición de información sobre hechos, episodios y conocimientos abstractos sobre el mundo. Representa una etapa avanzada en términos evolutivos en cuanto emerge con los vertebrados, y en el hombre toma forma solo tardíamente durante el desarrollo ontogénico.

En detalle, la memoria semántica es la parte de la memoria declarativa que se refiere a los conocimientos generales sobre el mundo, por ejemplo el precio de un objeto, el presidente del Parlamento español, los contenidos aprendidos en la escuela. En efecto, una característica de la memoria semántica es la capacidad de describir verbalmente las características de un objeto conocido, de un lugar en el que se ha llevado a cabo una determinada experiencia, o de expresar las vivencias subjetivas.

La memoria semántica es necesaria tanto para la producción y comprensión del lenguaje como para una correcta interacción con el mundo extraverbal, de la que un ejemplo es el uso de objetos de uso común. Gracias a los rasgos almacenados en nuestra memoria semántica podemos categorizar los objetos del mundo y dar sentido a las palabras de las lenguas naturales.

Si quieres conocer todas las tipologías, te recomendamos el siguiente artículo sobre los tipos de memoria.

Características de la memoria semántica

La esencia de la memoria semántica es que su contenido no está ligado a ninguna instancia particular de experiencia, como en la memoria episódica. En cambio, lo que se almacena en la memoria semántica es la "esencia" de la experiencia, una estructura abstracta que se aplica a una amplia variedad de objetos experienciales y delinea las relaciones categóricas y funcionales entre estos objetos. Por lo tanto, una teoría completa de la memoria semántica debe tener en cuenta no sólo la estructura representacional de tal "esencia", sino también la forma en que puede extraerse de la experiencia. Se han propuesto varios modelos de memoria semántica:

  • Modelos de red (TLC, redes semánticas).
  • Modelos de características.
  • Modelos de asociación (SAM).
  • Modelos estadísticos (LSA).

Diferencia entre memoria semántica y episódica

Para ilustrar la diferencia entre la memoria semántica y episódica, Tulving propone un resumen de ejemplos muy simples y muy claros de los que el fenomenólogo puede apropiarse; algunos son sacados de la experiencia cotidiana, otros de la experiencia de laboratorio:

Las siguientes afirmaciones se basan en información mnésica almacenada en la memoria episódica:

  • Recuerdo haber visto el destello de una luz hace poco tiempo, seguido de un fuerte ruido segundos después.
  • El año pasado, en mis vacaciones de verano, conocí a un capitán retirado que sabía más chistes que cualquier persona que haya conocido.
  • Recuerdo que tengo una cita con un estudiante a las 9:30 de la mañana.
  • Una de las palabras que sé que vi en la primera lista que estudié fue "legend".
  • Sé que la palabra "dax" en la lista era "frigid".

Los ejemplos de memoria episódica van seguidos de otros tantos ejemplos de memoria semántica. Ahora veamos algunos ejemplos del tipo de información manejada por el sistema de memoria semántica:

  • Recuerdo que la fórmula química de la común sal de cocina es Nacl.
  • Sé que los veranos suelen ser bastante calurosos en Katmandú.
  • Yo sé que el nombre del mes que sigue a junio es julio, si los consideramos en el orden en que se presentan en el calendario.
  • Sé que la incertidumbre de un evento que tiene cinco resultados equiprobables es 2.322 bits.
  • Creo que la asociación entre "mesa" y "silla" es más fuerte que la asociación entre "mesa" y "nariz".

En resumen, la memoria semántica es la que se refiere a hechos o informaciones de carácter general, mientras que la memoria episódica es la que se refiere a acontecimientos particulares (es decir, episodios) de la propia vida. Además, a diferencia de la memoria episódica, la memoria semántica no es personal sino común a todos los que hablan el mismo idioma; por ejemplo, el recuerdo "el hombre es un mamífero" forma parte de la memoria semántica, mientras que el recuerdo "en la primaria aprendí que el hombre es un mamífero" es parte de la memoria episódica (y en particular de la memoria autobiográfica).

Alteraciones de la memoria semántica

¿A qué se debe la pérdida de memoria semántica? Veamor por qué motivos se puede dar un fallo en la memoria semántica:

  • La demencia semántica es un trastorno asociado a la memoria semántica, un trastorno del lenguaje caracterizado por un deterioro de la comprensión y del reconocimiento de las palabras. Las discapacidades incluyen dificultades para generar palabras familiares, dificultades para nombrar objetos y dificultades para el reconocimiento visual.
  • Las afasias semánticas son tres, y se caracterizan por perturbaciones del sistema semántico causando errores típicos en la fase de producción: afasia de Wernicke semántica, afasia transcortical sensorial, afasia dinámica de Luria.
  • La enfermedad de Alzheimer es (también) un trastorno de la memoria semántica, que se traduce en errores en la descripción y la denominación de los objetos. Conoce más sobre el Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento.
  • La alteración de la memoria semántica se observa en varias patologías, como por ejemplo en el retraso mental, en las demencias, en las psicosis, en la epilepsia focal del lóbulo temporal.

En el siguiente artículo, hablamos de las Psicopatologias de la memoria.

Ejercicios para mejorar la memoria semántica 

¿Cómo mejorar ? Veamos algunos ejercicios de memoria semántica para mayores y jóvenes:

  1. Pon en las categorías. Se pide a los sujetos que clasifiquen el material presentado elemento por elemento, es decir, que lo clasifiquen en categorías previamente indicadas. La dificultad de los ejercicios depende del número de categorías en las que se solicita organizar el material y de su familiaridad para los sujetos.
  2. Organiza las categorías. Otra forma de trabajar la memoria semántica. Se pide a las personas que organicen una serie de elementos en categorías identificadas de forma independiente. La progresión de dificultad de los ejercicios depende de las mismas condiciones señaladas para el primer nivel: número de categorías y familiaridad del material.
  3. Completa las categorías. Se pide a los sujetos que encuentren otros elementos que puedan insertarse en categorías ya organizadas. La dificultad de los ejercicios se hace progresivamente creciente en relación con el grado de familiaridad y concreción del material (frecuencia de uso y valor de imagen).
  4. Completa la historia. A los sujetos se les presentan historias no completas. Se le pide que las complete añadiendo un elemento a elegir entre varias alternativas. La dificultad de los ejercicios depende del tipo de historia presentada (figurada o escrita, concreta o abstracta, etc.) y del número de alternativas previstas.
  5. Construye la historia. Otra manera de mejorar la memoria semántica es la siguiente: a los sujetos se les presentan varios elementos (dibujos, nombres, etc.) no relacionados y se les pide que construyan una historia sobre ellos. La dificultad de los ejercicios depende del tipo de elementos (más o menos concretos y relacionables) y de su número.

Conoce otros Juegos para mejorar la memoria.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Memoria semántica: qué es, características y ejercicios para mejorarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Bibliografía
  • Centorrino, S., Saieva, M. A., Santucci, S., Capobianchi, M., Zannino, G. D. (2009). Trattamento riabilitativo della componente semantica TRICS. Milán: Springer-Verlag.
  • Pinel, J. P. J., Barnes, S. J. (2018). Psicobiologia. Milán: Edra.
  • Zannino, G. D. (2003). Il disturbo semantico. Inquadramento teorico, valutazione e trattamento. Milán: Springer-Verlag.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Memoria semántica: qué es, características y ejercicios para mejorarla
Memoria semántica: qué es, características y ejercicios para mejorarla

Volver arriba