Compartir

Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza

 
Por Elia Tabuenca. Actualizado: 23 febrero 2018
Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza

Por inseguridad, por miedo al qué dirán, por una baja autoestima... Son muchas las causas por las que puedes ponerte rojo cuando sientes vergüenza y, lo cierto, es que es una situación muy común en la mayoría de las personas. Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos experimentado esta sensación y es que ruborizarse es algo muy normal que suele aparecer cuando nos sentimos avergonzados por alguna cuestión concreta. En este artículo de Psicología-Online vamos a descubrirte por qué te pones rojo cuando tienes vergüenza indicándote los motivos más habituales y, también, te daremos algunos remedios caseros que pueden ayudarte a controlar el rubor.

También te puede interesar: Por qué sentimos vergüenza ajena

Ponerse rojo: causas más comunes

Comenzaremos este artículo analizando las causas sobre por qué te pones rojo cuando tienes vergüenza analizando las que son más comunes. Antes que nada es importante que sepas que el color rojo aparece porque los vasos capilares de la cara se llenan de sangre y, es por este motivo, que parece que estemos sonrojados.

Pero ¿por qué se dilatan los vasos sanguíneos? Ocurre por una reacción externa, un estímulo anímico y que puede estar ocasionado por estas causas:

  • Vergüenza o timidez
  • Inseguridad
  • Cuando alguien te gusta: el rostro se enrojece por temor a que no te vea atractivo/a o, también, por miedo a que se te note la atracción que sientes
  • Ira
  • Excitación
  • Sentimiento de ridículo. En Psicología-Online te descubrimos cómo superar el sentido del ridículo con consejos interesantes que te ayudarán en tu situación.
  • Baja autoestima
  • Exceso de crítica hacia uno mismo

Ante estas emociones, el sistema nervioso se activa y lo hace acelerando la circulación sanguínea, algo que produce que los vasos se dilaten y, por tanto, nos veamos con un tono más rojizo.

Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza - Ponerse rojo: causas más comunes

¿Ponerse rojo es una enfermedad? NO

Ahora que ya conoces por qué te pones rojo cuando tienes vergüenza es importante que analicemos algo: no es una enfermedad ni tiene que tratarse como tal. Como ya hemos dicho, el rubor aparece de forma natural y es una situación muy habitual que tiene lugar cuando vivimos una situación incómoda o en la que no nos sentimos del todo seguros.

Es decir: todo el mundo se ruboriza alguna vez en la vida. Pero, sí que es cierto, que hay algunas personas que, por su color de piel, no se le nota demasiado que se ha puesto "rojo". Pero que no se vea no significa que no exista: la sensación está ahí.

La causa fisiológica de que nos pongamos rojos es la que ya te hemos mencionado: nuestro sistema nervioso reacciona ante un estímulo externo que le hace activar la producción sanguínea. Esto hace que los vasos capilares se dilaten y que, por tanto, se sonroje la zona del rostro. Esta reacción tiene lugar dentro del sistema nervioso que se conoce como "autónomo", es decir, que existe de forma independiente y que no podemos controlar.

Cuándo ir a un especialista

Aunque ya hemos indicado que ponerse rojo NO es una enfermedad, lo cierto es que sí que se recomienda que se acuda a un especialista en el caso de que esta condición nos esté afectando de forma directa. Es recomendable que consultes con un terapeuta en el caso de que te encuentres en alguna de estas situaciones:

  • Te impida llevar una vida normal y corriente
  • El rubor te esté creando una situación de estrés y angustia incontrolable
  • Te estás encerrando en ti mismo por temor a ruborizarte

En este otro artículo te damos una serie de consejos para ser menos introvertido por si este es tu problema principal.

Remedios caseros para no ponerse rojo

Puede ser que, el simple hecho de saber que te vas a ruborizar, te produzca aún más vergüenza y, por tanto, el color suba más a tu piel haciendo que, así, te sientas más vergonzoso. Cómo ves, es un círculo vicioso que puedes romper teniendo en cuenta algunos trucos que te ayudarán a controlar la ansiedad y la vergüenza que sientes en este momento.

Aquí te dejamos algunos buenos remedios caseros para no ponerse rojo que pueden servirte de ayuda en los momentos en los que sientas que el rubor sube a tus mejillas. Son los siguientes:

  • Respira hondo: hacer ejercicios de respiración en situaciones como esta puede ser perfecto para poder relajar tus nervios y dejar que la circulación fluya con naturalidad. Puedes hacer respiraciones profundas que te ayudarán a relajarte y a disipar la ansiedad o malestar que estás sintiendo en este momento.
  • Ejercicios de relajación: también es importante que, de forma habitual, realices ejercicios de relajación como el yoga, la meditación, etcétera. Estos te ayudarán a controlar más tus reacciones y a ser más dueño de tus impulsos.
  • Distrae tu mente: otra forma perfecta para no ponerse rojo es que centres tu atención y tu pensamiento en otra cosa totalmente diferente a la que estás viviendo, de esta forma, conseguirás rebajar la ansiedad y olvidar la situación que te ha provocado esta reacción.
  • Bebe agua fría: este sencillo hábito te ayudará a enfriar el cuerpo y, por tanto, conseguirá bajar el rubor que haya aparecido en tu rostro. Es una forma rápida y fácil de conseguir controlar la situación.
  • Nada de alcohol ni alimentos picantes: estos dos productos pueden aumentar el flujo sanguíneo y, por tanto, hacer que nuestro rostro ya esté más colorado de forma natural. Por tanto, si quieres disimular tu rubor natural, nada mejor como evitar el consumo de estos productos.
Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza - Remedios caseros para no ponerse rojo

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Emociones.

Escribir comentario sobre Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza
1 de 3
Por qué me pongo rojo cuando tengo vergüenza

Volver arriba