Terapia de pareja

Qué es una relación simbiótica de pareja y cómo romperla

 
Ana Díaz Azorín
Por Ana Díaz Azorín. 12 enero 2023
Qué es una relación simbiótica de pareja y cómo romperla

Es normal que a una persona enamorada le sea difícil ver sufrir a la persona que quiere. No obstante, para algunas personas esta experiencia llega a resultar tan angustiante que no toleran el malestar de la otra persona, llegando a sentirse responsables de la misma y tratar de aliviarla a toda costa.

Estas personas mantienen la creencia de que si su pareja siente dolor es su responsabilidad o culpa, por lo que deben hacer todo tipo de esfuerzos para que no se sientan tristes, solos, etcétera. Sin embargo, la creencia de que el dolor de otra persona es nuestra responsabilidad puede resultar problemática, llegando a desarrollar una forma de relacionarse poco sana: una relación simbiótica. En este artículo de Psicología-Online, te explicamos qué es una relación de pareja simbiótica y cómo romperla.

También te puede interesar: Cómo tener una relación de pareja sana

Índice

  1. Qué es una relación de pareja simbiótica
  2. Características de las relaciones simbióticas de pareja
  3. Cómo romper una relación de pareja simbiótica

Qué es una relación de pareja simbiótica

En una relación romántica es necesaria contar con la seguridad que se crea cuando ambos miembros reconocen al otro como una persona independiente con sus propios intereses e inquietudes fuera de la relación. Por el contrario, en una relación de pareja simbiótica, las características que hacen únicas a las personas se perciben como una amenaza, por lo que tratan de suprimirse.

En un deseo de unirse con el otro, las relaciones de pareja simbióticas crean una fusión entre dos personas que se sienten incompletas y no pueden funcionar sin la presencia psicológica o real del otro. Generalmente, un miembro de la relación asume el liderazgo y la protección de su pareja, mientras que el otro se caracteriza por una fragilidad que le impide tomar las riendas de su vida.

Ejemplos de relaciones simbióticas

A continuación te dejamos algunos ejemplos de relaciones simbióticas:

  1. Una persona se siente culpable del malestar de su cónyuge y no es capaz de tolerar su enfado, por lo que lo menosprecia constantemente, ignora a su pareja, no la escucha o recurre al sarcasmo. La otra persona responde con más enfado, tratando de hacerse escuchar. Ambos comparten la creencia de que su dolor es responsabilidad del otro.
  2. Una persona insulta y menosprecia los intereses de su pareja, haciéndole sentir que no tienen sentido o son ridículos. Su pareja, avergonzada, renuncia a sus aspiraciones para contentar a la otra persona. Ambos tienen miedo al abandono, pero mientras la primera persona lo expresa mediante la crítica, la segunda lo hace mostrándose complaciente.
Qué es una relación simbiótica de pareja y cómo romperla - Qué es una relación de pareja simbiótica

Características de las relaciones simbióticas de pareja

Podemos reconocer las relaciones simbióticas de pareja a través de los siguientes criterios:

  • Capacidad limitada de ser consciente, respetuoso/a y apreciar la identidad de la pareja fuera de la relación. Los aspectos que diferencian a la persona de la relación se perciben como una amenaza, por lo que pueden ser cuestionados y rechazados.
  • Se asume cómo debe comportarse la pareja, basándose en las propias necesidades y preferencias. Es posible que se llegue a producir una pérdida de empatía y se trate a la pareja como si fuera un objeto en lugar de una persona individual. Esto se conoce como "cosificación".
  • Uno o ambos miembros de la pareja se sienten responsables de las emociones del otro. Es frecuente que esto resulte en desbordamiento emocional, con lo cual retroalimentan esta emoción también en su pareja. A la larga, la intimidad termina siendo una experiencia agotadora.
  • La relación de pareja es la única fuente de apoyo. Las redes familiares y sociales son reducidas, ya sea debido a conflictos con la familia de origen o por fuentes de tensión externas.
  • Mejor ajuste al principio de relación que se mantiene bajo grandes expectativas, de apoyo y validación frente a la progresiva fragilización de uno de sus miembros.
  • Aparición de conflictos como consecuencia de la falta de reconocimiento individual, negativa a dejar de lado proyectos personales, no recibir el apoyo emocional esperado y/o chantaje emocional de la pareja que se muestra frágil o dependiente de la relación. Descubre cómo salir del chantaje emocional en este artículo.
  • Dos tendencias principales en las que se maneja el conflicto. Por un lado, la evitación total del conflicto, donde ambas personas no se permiten opinar de forma distinta (dinámica simbiótica) Por otro lado, peleas constantes en las que ambos miembros de la pareja no encuentran el espacio para sus diferencias (dinámica simbiótica-hostil). Si es tu caso, puedes consultar en este artículo sobre discuto mucho con mi pareja por tonterías: ¿qué hago?.
  • Los motivos para permanecer en la relación suelen ser el miedo a la soledad, la necesidad de compañía, el deseo de establecer una relación seria y compartir un proyecto vital.
Qué es una relación simbiótica de pareja y cómo romperla - Características de las relaciones simbióticas de pareja

Cómo romper una relación de pareja simbiótica

En ocasiones, las personas nos guiamos por dos fuerzas que nos empujan en direcciones opuestas. Por un lado, la necesidad de tener una conexión cercana y ser amado/a y, por el otro, el deseo de mantener nuestra individualidad y autonomía. Sin embargo, en una relación de pareja simbiótica, las personas se encuentran a menudo entre una de estas dos fuerzas, sintiendo la necesidad de elegir entre ser ellos/as mismos/as o estar cerca de su pareja.

Entonces, ¿cómo eliminamos esta tendencia a “cosificar” a nuestra pareja? Para romper la simbiosis en la pareja es necesario ver a nuestra pareja como una persona separada de la relación. Esta es la manera de lograr no solo una conexión más profunda, sino también para tener relaciones más sanas con los demás y con uno/a mismo/A.

Según Harvillle Hendrix[1], la reciprocidad entre dos personas diferenciadas y separadas, pero conectadas a la vez, es el comienzo del verdadero amor. Este proceso se conoce como diferenciación.

Cómo establecer la diferenciación en una relación de pareja simbiótica

A medida que disminuye la simbiosis (“tú y yo somos uno”), surge la diferenciación (“tú y yo somos distintos y eso está bien”). La diferenciación no es el aislamiento ni la soledad, si no la capacidad de equilibrar la autonomía y la proximidad para que ambas necesidades no sean excluyentes.

Cuando nos diferenciamos, aprendemos a estar conectados con nuestros pensamientos, valores y sentimientos, al mismo tiempo que nos mantenemos cerca de personas significativas en nuestras vidas. Para que se produzca la diferenciación, es necesario lo siguiente:

  • Interrumpir la dinámica predominante de la relación: dejar atrás la fantasía de unirse o fusionarse a la pareja y celebrar su autonomía.
  • Reconocer y aceptar las diferencias propias y de la pareja: considerarlas como fortalezas y no como amenazas. Explorar las creencias, preferencias y vulnerabilidades de cada miembro de la pareja para lograr un posicionamiento más personal.
  • Aprender a tolerar el malestar inicial que pueden generar las diferencias y asumir una postura individual más clara. Esto es imprescindible para poder tomar decisiones de forma libre, tanto dentro como fuera del contexto de la relación.
  • Reemplazar los juicios por curiosidad y conocimiento de la pareja: de esta forma, descubrimos y aceptamos la realidad de nuestra pareja. Cuando ambas personas llegan a conocerse realmente, el espacio entre ellas se convierte en terreno fértil para experimentar una conexión más profunda.
  • Restauración de la empatía: cuando expandimos nuestra capacidad para diferenciarnos de nuestra pareja, rompemos la fusión simbiótica. La empatía es la emoción que evita que nos podamos diferenciar, sin perder la humanidad de la pareja. No basta con entender que la pareja es diferente, también debemos tener empatía por su diferencia.

Es importante fomentar la empatía en una situación conflictiva, ya que sin empatía el “no yo” puede convertirse en “no humano” y “no vale la pena preocuparse”. La empatía mantiene viva la conexión entre personas cuyas diferencias podrían alejarlas. De esta forma, en última instancia, convertimos la empatía en conexión. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre cómo tener una relación de pareja sana.

Qué es una relación simbiótica de pareja y cómo romperla - Cómo romper una relación de pareja simbiótica

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es una relación simbiótica de pareja y cómo romperla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Terapia de pareja.

Referencias
  1. Hendrix, H. (1996). The evolution of imago relationship therapy: A personal and professional journey. Journal of Imago Relationship Therapy, 1(1), 1-17.
Bibliografía
  • Bowen, M. (1993). Family therapy in clinical practice. Jason Aronson.
  • Herrera-Small, C., & Torres-Orozco, S. (2017). Comprensión de las dinámicas de relación de parejas del mismo sexo a partir de la intervención clínica sistémica. Universitas Psychologica, 16(1), 106-121.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Qué es una relación simbiótica de pareja y cómo romperla