Compartir

Siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer?

 
Por Marta Thomen Bastardas. 9 mayo 2019
Siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer?

En determinados momentos de nuestras vidas, todos nos hemos sentido perdidos, invadidos por sentimientos de desesperanza y con falta de ilusión para realizar todo aquello que antes nos llenaba, podría decirse que nos sentimos vacíos, apagados, como si nada tuviera sentido. Sabemos que es un sentimiento compartido y que todos nos hemos sentido así alguna vez. Racionalmente, somos conscientes de que es una brecha temporal y un proceso de aprendizaje, pero nuestra parte emocional desea salir de esta angustia permanente.

Si a lo largo de tu vida o actualmente te has sentido así y no has sabido como remediarlo, sigue leyendo este artículo de Psicología-Online donde expondremos: siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer? y os contaremos algunas estrategias para poder superar estos baches temporales de vacío.

También te puede interesar: Por qué siento que me falta algo en mi vida

¿Qué es el sentido de la vida?

El sentido de la vida puede describirse a partir de cuatro construcciones: una finalidad, significación, conexión y valor.

En primer lugar, hablamos del sentido como una finalidad, el sentido como la dirección que queremos que tome nuestra vida, una orientación. Para que nuestra vida pueda dotarse de sentido esta debe estar dirigida a un fin, una meta. En segundo lugar, debemos darle a esta dirección un significado, preguntarnos si de esta dirección algo nos atrae y nos lleva hacia ella. Seguidamente debemos establecer una conexión de este significado, buscar una causa o una razón, debido a que nada acontece sin una razón suficiente, establecer una causa que justifique por qué debe ser así y no de otro modo. Finalmente, el sentido entrevé un valor, es decir, el valor que le damos a este significado es lo que conlleva a que creamos que merece la pena.

¿Qué pasa cuando tu vida no tiene sentido?

Normalmente, la apreciación de que nuestras vidas no tienen sentido nace ante determinadas situaciones “sinsentido” como la muerte de un ser querido, un desengaño, un fracaso,… determinados acontecimientos de crisis que nos hacen sentirnos vacíos y desilusionados. Cuando percibimos que nuestras vidas no tienen sentido y experimentamos estos sentimientos de vacío, nacen en nosotros un conjunto de emociones y acciones que aumentan estas sensaciones:

  1. Tristeza: un sentimiento de tristeza nos invade, sin saber descifrar qué es concretamente aquello que te está entristeciendo, no logramos aislar un motivo. Esta tristeza nos lleva a sentimientos de desesperanza y de vacío.
  2. Desconocimiento hacia uno mismo: percibimos que no nos conocemos tan bien como creíamos, empezamos a observar que estamos perdidos, que no sabemos como salir de dicha situación, nos preguntamos ¿quiénes somos? ¿hacia dónde vamos? ¿qué queremos hacer en este mundo? y parece que no encontramos respuesta a ninguno de estos interrogantes.
  3. Anhedonia: pierdes todo el interés que antes tenias por aquellas actividades que te hacían disfrutar, pierdes interés en las relaciones, en nada encuentras placer. Por ello, nace un sentimiento de aburrimiento frente a toda acción y fácilmente te angustias ante las cosas.
  4. Pérdida de responsabilidad: junto al sentimiento de anhedonia y de tristeza, la persona pierde todo sentido de responsabilidad y deja de comprometerse. No observa en sí misma la posibilidad de crecimiento, de expandirse como persona, y por ello, no arriesga ni vive nuevas experiencias.
  5. Insatisfacción: frente a todo este conjunto de factores, la persona se siente insatisfecha con su vida, pero no sabe como reconducirla.
  6. Aislamiento: los sentimientos de tristeza, la falta de interés, de responsabilidad y compromiso y la frustración frente a la insatisfacción de tu vida, conducen a un mayor aislamiento social.

Siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer?

El descubrimiento del sentido de nuestras vidas requiere un gran trabajo, puede ser un trabajo que requiera toda una vida, con la necesidad de una gran introspección. Cuando este se alcanza, encontramos nuestra razón de ser, nuestro ikigai, el cual nos otorga felicidad y motivación en nuestro día a día. Que su búsqueda sea un camino tan extenso, no quiere decir que el camino para alcanzarlo no sea pleno y no nos permita saborear la felicidad y la motivación. Debemos encontrar aquellos hechos que nos hagan sentir que la vida vale la pena, que nos llenen de autorrealización, pero ¿cómo puedo alcanzarlo?

1. Dedica tiempo a pensar en ti

¿Cuándo fue la última vez que pensaste en cuáles son tus sentimientos, tus deseos, tus defectos, tus virtudes,…? Nos encontramos en la sociedad líquida, como bien describía Zygmunt Bauman, y paseamos por ella de puntillas, inmersos en cambios constantes y rodeados de numerosos estímulos que nos impiden detenernos y pensar en nosotros mismos. No podremos alcanzar nuestro sentido si no podemos detenernos a pensar en nosotros mismos, por ello, el primer paso es detenernos a conocernos.

2. Analiza el vacío

Verdad que si en el trabajo las cosas no funcionan, por ejemplo, si nos sentimos incómodos con nuestro jefe, nos preguntamos qué puede haber pasado, qué situación ha generado este distanciamiento, qué podría hacerse para cambiarlo,… En esta circunstancia debe actuarse del mismo modo. Debemos plantearnos cuánto tiempo llevamos sintiéndonos con este vacío, qué cosas en nuestra vida no están funcionando como desearíamos, si estos elementos tienen alguna solución y en el caso de no poder aplicar esta solución, debemos preguntarnos por qué no podemos llevarla a cabo. Es importante tratar de conocer a qué es debida esta sensación de vacío, porque ha aparecido de repente si antes no estaba, qué lo ha causado y qué lo está manteniendo.

3. Cambia

Si la respuesta a la pregunta anterior radica en tu vida, si crees que el motivo que te lleva a este vacío es que no te gusta como estas viviendo, empieza por preguntarte qué cambiarias de tu vida hoy para poder empezar a vivir en plenitud, ¿cuál es el sueño que siempre te hubiera logrado alcanzar; qué podrías hacer para empezar a cumplirlo?

Por otro lado, no podemos esperar que nuestra vida sea diferente si no ponemos nuestro esfuerzo en ello. Para lograr cosas distintas, debemos cambiar nuestra forma de hacer las cosas. Arriésgate con nuevas experiencias y aprendizajes.

4. Responsabilízate de ti mismo

Debemos ser conscientes de que la primera acción para poder conseguir nuestros sueños y el sentido de nuestras vidas, es hacernos responsables de nosotros mismos. Es importante hacerse responsable de las consecuencias de nuestras acciones y liderarlas con independencia, porque el autoliderazgo nos ayudará a dar sentido a nuestra vida.

5. Comunícate

El aislamiento favorece todos estos sentimientos de tristeza y desesperanza, todos somos seres sociales y necesitamos al otro para poder vivir en plenitud y sentirnos llenos y felices. Aprovecha tus relaciones para fomentar los sentimientos de afectividad, amor y felicidad.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Bibliografía
  • Cabello, P. (2000). El sentido de la vida. Pharos, 7, 6.
  • Gil, F & Breitbart, W. (2012). Psicoterapia centrada en el sentido: “vivir con sentido”. Estudio piloto. Psicooncología, 10, 233-245.
  • Grodin, J. (2012). Hablar del sentido de la vida. Utopía y Praxis Latinoamericana, 17, 71-78.
  • Frankl, V. (2004). El hombre en busca del sentido. Herder Editorial: Barcelona.

Escribir comentario sobre Siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer?
Siento que mi vida no tiene sentido ¿qué puedo hacer?

Volver arriba