Compartir

20 tipos de miedos más comunes y sus características

20 tipos de miedos más comunes y sus características

¿Qué es el miedo en psicología? El miedo es una emoción que altera tanto la percepción como el razonamiento ante eventos o situaciones determinadas. ¿Por qué tenemos miedo? ¿Para qué sirve el miedo? El miedo adaptativo sirve para protegernos ante situaciones amenazantes, sin embargo, cuando el miedo es disfuncional, nos puede llegar a complicar la vida. Los miedos disfuncionales pueden generar perturbaciones angustiosas ante la proximidad de daños (reales o imaginarios). En este sentido, los miedos son vividos de forma habitual en las personas, pero es necesario saber hasta qué punto se trata de un miedo normativo y adecuado y, por lo contrario, cuándo este miedo psicológico sobrepasa la frontera y se considera un miedo excesivo se puede convertir en una fobia. ¿Es posible vivir sin miedo? No, pero es posible regular el miedo.

Existen muchos tipos miedos, ¿quieres saber si tu mayor miedo se encuentra entre los 20 tipos más comunes? Entonces no dudes en seguir leyendo este artículo de Psicología-Online: 20 tipos de miedo más comunes y sus características, dónde encontrarás una lista de miedos.

1. Aracnofobia

La aracnofobia hace referencia al miedo a las arañas. Se trata de una de las fobias específicas más comunes, entendiendo fobia específica como un trastorno de ansiedad en el que el miedo aparece por la presencia o la anticipación a un objeto o situación temida, en este caso, las arañas.

Aracnofobia: síntomas

Los síntomas de la aracnofobia pueden aparecer ante la visión de arañas o de manera anticipatoria, es decir, antes de visualizarlas, por ejemplo, si la persona se acerca a un sitio en el que anteriormente ya había visto arañas. Así pues, las personas con aracnofobia suelen presentar algunos de los siguientes síntomas: conductas de evitación, náuseas, ansiedad, sudoración, taquicardias, llanto, entre otros.

2. Apifobia

Uno de los tipos de miedo más comunes es la apifobia. El termino apifobia hace referencia al miedo a las abejas y las avispas. Se trata de un miedo muy parecido a la aracnofobia, aunque en este caso se cambian las arañas por las abejas y avispas. Las personas que tienen miedo a estos insectos experimentan síntomas muy parecidos o idénticos a los síntomas que padecen las personas con miedo a las arañas. Se trata de un miedo muy habitual. ¿Qué provoca el miedoosiblemente, el hecho de que las personas no pueden tener el control de esos insectos y no se pueden deshacer de ellos con una simple pisada, hecho que aumenta las posibilidades de recibir una picadura.

3. Ornitofobia

El miedo a los pájaros o la ornitofobia hacen referencia a otro de los miedos más comunes, al que las personas responden, ante la presencia de pájaros, con sintomatologías propias de la ansiedad (sudoración, taquicardia, aceleración del ritmo cardíaco…). En este caso, como en la apifobia, las personas no tienen el control de estos animales, hecho que puede fomentar una mayor ansiedad. El miedo a los pájaros puede ir dirigido tanto a aves depredadoras (águilas…) como a aves inofensivas (palomas, periquitos…).

4. Zoofobia

mo se llama la fobia a los animales? Zoofobia. La zoofobia incluye todos los miedos más comunes dirigidos hacia los animales. Dentro de la zoofobia se encuentran tanto la aracnofobia como la apifobia y la ornitofobia, siendo estas las más comunes. No obstante, también son incluidos los miedos a otros animales, como por ejemplo, fobia a los perros (cinofobia), fobia a los gatos (ailurofobia), fobia a los caballos (hipofobia), miedo irracional a las serpientes (ofidiofobia), fobia a los tiburones (selacofobia), entre otros. Este tipo de miedo puede ser explicado por la vivencia de alguna situación traumática con algún animal en concreto o, por lo contrario, puede tratarse de un miedo irracional e inexplicable.

5. Entomofobia

Siguiendo el hilo del miedo a los animales, se debe tener en cuenta la entomofobia, que hace referencia al miedo a los insectos en general. Es uno de los tipos de miedo más comunes que se incluye dentro de la zoofobia. No obstante, dentro de la entomofobia se pueden encontrar distintos tipos de miedo, entre los cuales se encuentran el miedo a las abejas (apifobia), el miedo a las hormigas (mirmecofobia), el miedo a las mariposas (motefobia), entre otros.

6. Agorafobia

Otro de los tipos de miedo más comunes es la agorafobia, considerada un trastorno de ansiedad. Las personas que sufren agorafobia sienten miedo ante dos o más de las siguientes situaciones: ir en transporte público, estar en espacios abiertos o cerrados, hacer cola (por ejemplo, en la caja de un supermercado), estar entre una multitud, estar solo fuera de casa en otras situaciones. Cuando estas situaciones generan miedo excesivo, las personas que lo sufren suelen evitar este tipo de situaciones y, para enfrentarse a ellas casi siempre es necesaria la presencia de algún acompañante.

Agorafobia: síntomas

Las personas suelen mostrarse miedosas ente estas situaciones debido a pensamientos y síntomas incapacitantes o humillantes en circunstancias en las que escapar resultaría difícil o circunstancias en las que la persona es consciente que no podría disponer de ningún tipo de ayuda. Algunos de estos pensamientos y síntomas pueden ser los siguientes: mareo, desmayo, sudoración, temblor, taquicardias, palpitaciones, aceleración de la frecuencia cardíaca, sensación de dificultad al respirar, sensación de ahogo, dolor o molestia en el tórax, náuseas, inestabilidad, desrealización (sensación de irrealidad), miedo a perder el control, miedo a morir, entre otros.

7. Hematofobia

Otra de las fobias específicas más comunes es la hematofobia. En este caso, el miedo va dirigido a la visión de sangre, agujas y heridas, aunque más bien, el miedo se dirige hacia el temor por la anticipación de las consecuencias desagradables de las situaciones en las que se presencian agujas, sangre y/o heridas, como por ejemplo, el mareo o el desmayo. Así pues, en este tipo de miedo también se dan conductas de evitación y/o escape, relacionadas con lugares, objetos y situaciones, como por ejemplo, sala de donación de sangre, hospital, películas violentas, entre otros.

Las respuestas fisiológicas o los síntomas físicos más destacables de la hematofobia o fobia a la sangre se dividen en dos fases. En la primera fase se da un aumento del ritmo cardíaco, de la presión arterial y de la respiración. Seguidamente, en la segunda y última fase, se produce una disminución rápida de estos tres aspectos ya mencionados, en especial del ritmo cardíaco y de la presión arterial. Esta disminución brusca es la que puede conducir a las personas al mareo y, en ocasiones, al desmayo por ver sangre.

8. Brontofobia

Otro de los tipos de miedos más comunes es la brontofobia. ¿Cuál es el significado de brontofobia? La brontofobia hace referencia al miedo a los fenómenos meteorológicos, tales como las tormentas, los truenos y los rayos. En casos de miedo no excesivo, las personas pueden sentir ansiedad y/o malestar. Sin embargo, en casos extremos de miedo a los fenómenos meteorológicos, se puede ver interferida la vida diaria de las personas, ya que en épocas del año en que son más comunes estos fenómenos, las personas pueden sentir una desprotección absoluta, hecho que les lleve a ser incapaces de realizar actividades corrientes de su día a día, como por ejemplo, levantarse e ir a trabajar, salir a comprar el pan, entre otros.

9. Claustrofobia

La claustrofobia es uno de los tipos de miedo más comunes. Consiste en el miedo a estar en un espacio cerrado. Aunque existen diferentes tipos de claustrofobia, en general, las personas claustrofóbicas procuraran escapar o evitar situaciones como las siguientes: estar en habitaciones pequeñas o sin ventanas, usar el ascensor, llevar un casco integral (de los que cubren toda la cara), y otras situaciones en las que se encuentren en sitios cerrados o pequeños que les provoquen la sensación de dificultad para escapar.Las dificultades que presentan las personas que tienen este miedo son dificultades respiratorias, miedo a asfixiarse, la restricción o incapacitación para moverse o salir de un sitio, miedo a tener un ataque de pánico, miedo a hacerse daño debido a los nervios, miedo a perder el control o volverse loco, entre otros. Además, estas personas también suelen realizar conductas defensivas para disminuir la intensidad de su miedo, como por ejemplo, dejar una ventana abierta, no poner el pestillo de la puerta, etcétera.

10. Escotofobia

La escotofobia es definida como el miedo a la oscuridad. Se trata de un miedo muy común en la etapa infantil, aunque también puede sufrirse en edad adulta. Si el miedo es muy persistente puede llegar a interferir de forma significativa en el desarrollo del individuo y afectar considerablemente al funcionamiento familiar, sobre todo, cuando se trata de un miedo a la oscuridad en edad infantil, ya que, en algunas ocasiones, con tal de conseguir que el niño pueda dormir, se llevan a cabo soluciones inadecuadas, como por ejemplo, dejar que el niño duerma con los padres.

11. Hidrofobia

Otro de los tipos de miedos más comunes es la hidrofobia. El significado de hidrofobia consiste en experimentar miedo al agua. No se trata del agua como bebida, sino del agua del mar o de la piscina, donde las personas puedan nadar. Las personas con este tipo de miedo se muestran temerosas por caer dentro del agua, por ser empujadas, por no ser capaces de nadar y atragantarse o ahogarse si tragan agua, entre otros. Por esta razón, las personas que tienen miedo al agua, evitan ir a la playa o a lugares donde se puedan encontrar ante una piscina. No obstante, en los casos en los que se encuentran frente a una situación temida, las conductas que habitualmente suelen realizar para disminuir su miedo son: llevar un flotador o hinchable que les permita no ahogarse, ir acompañados de una persona de confianza, no entrar en el agua y permanecer en la orilla.

12. Aerofobia

El miedo a volar en aviones es llamado comúnmente aerofobia o miedo a volar. Entre las personas que tienen miedo a volar se pueden diferenciar dos tipos: las personas que evitan volar y las personas que lo hacen con un intenso y considerable malestar. Dentro de este miedo se pueden encontrar otros temores que varían en función de cada persona, como por ejemplo, pensar en la posibilidad de tener un accidente (por lo tanto, miedo a hacerse daño morir en el accidente), estar encerrado durante determinado tiempo en un espacio pequeño, mareos y náuseas debidos a la inestabilidad del avión, la altura, no tener el control o perderlo (por ejemplo, gritando), entre otros.

13. Acrofobia

Otro de los tipos de miedos más comunes es la acrofobia. La acrofobia se caracteriza por ser el comúnmente llamado miedo a las alturas. Existen distintos aspectos que puedan fomentar este tipo de miedo en las personas, tales como la distancia en la que se encuentran del suelo, suelo transparente o con rejillas (suelo no sólido), la falta de barandillas, dirigir la mirada hacia abajo, ciertas atracciones de parques temáticos, asomarse a un balcón o una ventana, entre otros.

Las personas con miedo a las alturas, como en tantos otros miedos, suelen evitar encontrarse en situaciones donde se sitúen a un cierto desnivel en relación al suelo. No obstante, cuando las personas no pueden evitar estas situaciones, suelen responder a ellas con malestar psicológico y una sintomatología propia de la ansiedad. En este artículo encontrarás cómo superar el miedo a las alturas.

14. Carcinofobia

La carcinofobia o miedo a padecer cáncer, se caracteriza por la presencia de ansiedad ante pruebas médicas, la búsqueda de información sobre la enfermedad, entre otros. En este sentido, la carcinofobia puede afectar negativamente al bienestar y a la calidad de vida de las personas que sufren este miedo. Por un lado, se puede tratar de un miedo a desarrollar una recaída o la reaparición de un tumor de una enfermedad ya padecida con anterioridad. Por otro lado, se puede tratar de un miedo a desarrollar la enfermedad sin nunca antes haberla sufrido.

15. Tanatofobia

Otro de los tipos de miedo más comunes es la tanatofobia. La tanatofobia es conocida como el miedo a la muerte, causado por la presencia o la anticipación de objetos o situaciones relacionadas con la muerte (ataúd, coche fúnebre, tanatorio, funeral,…). El hecho de presenciar situaciones u objetos relacionados con la muerte provoca ansiedad en las personas con tanatofobia. Es habitual que estas personas procuren evitar situaciones de este tipo. Normalmente las personas que sufren miedo a la muerte son personas que se encuentran en un período vital cercano al final de la vida.

Así pues, habitualmente son las personas ancianas o las que padecen una enfermedad grave e incurable las que suelen sufrir este tipo de miedo. Por lo tanto, se podría decir que la tanatofobia se ve muy relacionada con la carcinofobia (miedo a padecer cáncer) o con el miedo a caer enfermo, ya sea por un cáncer o por cualquier otro tipo de enfermedad grave que ponga en peligro la vida de la persona.

16. Glosofobia

Glosofobia o miedo a hablar en público, es uno de los tipos de miedo más comunes entre adultos y adolescentes estudiantes que se dedican a hacer conferencias, exposiciones y demás. Las personas con este tipo de miedo consideran que el hecho de tener que mostrarse ante un público y hablar es una de las situaciones más difíciles a las que se exponen. El miedo a hablar en público es una respuesta de ansiedad ante distintos aspectos (la reacción del público, la evaluación del profesor, etcétera). En este artículo puedes encontrar cómo perder el miedo a hablar en público.

17. Amaxofobia

La amaxofobia se define como el miedo a conducir, tanto durante como antes de conducir, es decir, el miedo también aparece de forma anticipada a la acción. Estas personas pueden demostrar tener un gran temor a tener un accidente, herirse, hacer cola en un atasco con la sensación de quedar atrapado, aspectos propios de la carretera (curvas, baches, pendiente…), velocidad, entre otros.

Cabe destacar que las personas que sienten ansiedad a la hora de coger el coche pero logra conducirlo no sufre una amaxofobia, simplemente se trata de un miedo ligero a conducir pero de fácil superación. En cambio, cuando las personas sufren un miedo excesivo e incapacitante, sí que se puede considerar amaxofobia.

18. Tripofobia

La tripofobia es caracterizada por el miedo a la sucesión repetitiva de figuras geométricas muy juntas y en grandes cantidades, en especial si se trata de pequeños huecos y/o agujeros (por ejemplo, un panal de abejas). Se trata de patrones de formas geométricas que tienen un aspecto asimétrico. Las personas que tienen este tipo de miedo, demuestran expresar repulsión y/o ansiedad ante este tipo de patrones.

 

19. Harpaxofobia

Otro de los tipos de miedos más comunes es la hapaxofobia. La hapaxofobia es el miedo a que entre alguien en casa, miedo a los ladrones o a que nos roben. La delincuencia se percibe como una amenaza que hace que las personas se sientan inseguras y/o indefensas respecto a posibles agresores. En este sentido, el miedo a los ladrones o a que nos roben va más allá, ya que está estrechamente relacionado con el miedo a la posibilidad o a la percepción de las personas de ser agredidas con violencia. Por lo tanto, puede estar muy relacionado con la vivencia de experiencias previas, en función de si anteriormente nos han robado con o sin violencia o, por lo contrario, si no nos han robado nunca o, nos creamos ideas relacionadas con películas, experiencias de amigos o familiares, entre otros.

20. Coulrofobia

La coulrofobia es el nombre que denomina el miedo a los payasos. Este tipo de miedo puede ser objeto de burla por otras personas, sobre todo cuando se trata de niños, pero las personas que sufren este miedo realmente pasan por situaciones desagradables y negativas cuando ven la figura de un payaso. Estas personas generalmente experimentan ansiedad, temblores, malestar, sensación de miedo intenso, taquicardias, aceleración del ritmo cardíaco, dificultades para respirar, entre otros. Las personas con miedo a los payasos procuran evitar encontrarse en situaciones en las que puedan toparse con tal figura, pero en la población infantil es más difícil de evitar, ya que es una figura muy común en las fiestas de cumpleaños.

Superar el miedo: tratamiento

Existen tratamientos psicológicos para superar el miedo, el más común: la exposición, una técnica cognitivo-conductual que ha demostrado buenos resultados en el tratamiento de las fobias. ¿Cómo saber si es necesario acudir a un especialista? Los diferentes tipos de miedos psicológicos requieren ser tratados por especialistas cuando estos:

  • Se experimentan de forma desproporcionada: miedos intensos y excesivos, que pueden llegar a incapacitar a la persona.
  • No tienen una explicación lógica: los pacientes son conscientes de lo absurdo que puede llegar a ser su miedo pero, aun así, se ve incapaz de superarlo.
  • Son incontrolables: cuando los miedos se encuentran fuera del alcance del paciente y este es incapaz de controlarlos voluntariamente.
  • Se intentan evitar: cuando los pacientes comprenden que la única manera de sentirse bien es evitando sus miedos y todo aquello que los pueda provocar.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a 20 tipos de miedos más comunes y sus características, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. DSM 5. 5ª Edición. EEUU: Panamericana
  • Bados, A. (2009). Fobias específicas. Universitat de Barcelona, Facultat de Psicologia, Departament de Personalitat, Avaluació i Tractament Psicològics.
  • Borda, M. (2001). Hematofobia: sincronía en el triple sistema de respuestas. Revista de Psicología y Psicología Clínica, 6(3), 179-196.
  • Borda, M., Pérez, M.Á., y Avargues, M.L. (2011). Tratamiento cognitivo-conductual en un caso de fobia a la muerte. Revista Análisis y Modificación de Conducta, 37(155-156), 91-114.
  • Carmilo, L., Ropero, F.J., y Garcia, M. (2005). Estudo no contexto brasileiro de três questionários para avaliar aracnofobia. Avaliação Psicológica, 4(2), 125-139.
  • Lechner, N. (1998). Nuestros miedos. Revista Perfiles Latinoamericanos, 7(13), 179-198.
  • Maldonado, I., y Reich, M. (2013). Estrategias de afrontamiento y miedo a hablar en público en estudiantes universitarios a nivel de grado. Revista Ciencias Psicológicas, 7(2), 165-182.
  • Reguillo, R. (2006). Los miedos: sus laberintos, sus monstruos, sus conjuros. Una lectura socioantropológica. Etnografías Contemporáneas, 2(2), 45-72.

Escribir comentario sobre 20 tipos de miedos más comunes y sus características

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
beto

me encanta tu articulo. pero para la Harpaxofobia y Tanatofobia. No creo que el método de exposición sea una solución.
Ademas yo vivo en México en uno de los Estados mas violentos y tener miedo al crimen pues es algo que no se podría evitar.
Nerea Babarro Rodríguez
Hola Beto,

Existen distintos tratamientos para superar el miedo, no obstante, en este artículo hemos explicado el más común. En función del miedo y de la persona y su situación, el especialista deberá decidir cuál es el tratamiento más adecuado.

¡Muchas gracias por tu comentario!

20 tipos de miedos más comunes y sus características
20 tipos de miedos más comunes y sus características

Volver arriba