Compartir

Abandono paterno: consecuencias y cómo superarlo

 
Por Bryan Longo. 20 abril 2020
Abandono paterno: consecuencias y cómo superarlo

El entorno que rodea al niño o niña juega un papel fundamental, ya que este está en proceso de crecimiento y maduración psíquica, de allí la importancia que tienen los adultos que cumplen la función materna y paterna. Se muestra la importancia de la función materna ya desde la gestación, de las interacciones tempranas madre-bebé, brindándole las primeras experiencias de placer y displacer. Así como el papel de la función paterna, que oficia como corte, permitiendo la separación de la díada madre-hijo, de forma que el niño logre constituirse como un otro independiente. A partir de esto se piensa, cómo afecta la ausencia de uno de los progenitores en esta etapa vulnerable, donde se está construyendo el psiquismo infantil. En este sentido el siguiente artículo de Psicología-Online plantea algunas consecuencias del abandono paterno y cómo superarlo.

Consecuencias psicológicas del abandono paterno

Arredondo (1998) decía que el abandono paterno representan lesiones psicológicas no accidentales ocasionadas por los responsables del desarrollo, que son consecuencia emocionales o sexuales, de comisión u omisión y que amenazan el desarrollo físico, psicológico y emocional considerado como normal para el niño.

Por tanto, el abandono paterno puede llegar a ser tal y como lo describe Arredondo (1998), un maltrato infantil en donde hay abandono físico y emocional.

En niños o adolescentes que han sido abandonados por alguno o ambos padres se pueden presentar algunas de las siguientes consecuencias:

  • Son propensos al abandono o inestabilidad escolar, es uno de los motivos de fracaso escolar.
  • Les es muy difícil adaptarse al mundo y a la realidad.
  • Miedo constante al abandono.
  • Comportamiento agresivo hacia los demás.
  • Relaciones sociales desinhibidas (por ejemplo, un comportamiento verbal o físico demasiado familiar, recurre poco o nada al padre que está a cargo o a los tutores a cargo, disposición de irse con adultos extraños.
  • Apego reactivo (muy raras veces busca consuelo cuando siente malestar.
  • Poca o nula inteligencia emocional.

Las personas que han atravesado un abandono paterno y llegan a ser adultos con frecuencia sobrellevan las siguientes consecuencias en la edad adulta:

1. Poca o nula inteligencia emocional

Es decir, se estresan con facilidad, muy raras veces son asertivos (son incapaces de establecer límites), poco empáticos, un vocabulario emocional limitado (no sabe identificar sus emociones y definen su estado de ánimo como bien o mal), predispuestos a asaltos límbicos (al borde de sus emociones).

2. Dificultad de adaptación

Dificultades para adaptarse a los cambios que se presentan en su vida (cambios de trabajo, vivienda, ciudad de residencia), sufriendo mucho y de forma prolongada cuando estos se presentan. Los cambios generalmente le provocan mucha ansiedad.

3. Apego a objetos

Dificultades para deshacerse de objetos materiales (vehículos, un teléfono móvil, libros, documentos o cualquier otro objeto con un significado especial o no para ellos). Generalmente estos objetos en psicoanálisis representan el sufrimiento del abandono: proyectan su abandono y le atribuyen sus propias emociones a los objetos (por ejemplo, dicen que el vehículo se sentirá muy triste cuando lo tenga que vender y dejarlo solo con un extraño). Incluso sufren mucha ansiedad cuando se tienen que separar temporalmente de algún objeto (un préstamo por ejemplo).

4. Vulnerabilidad a la adicción

Son personas con mucha susceptibilidad a volverse adictos a cualquiera de las siguientes actividades, objetos o personas: a las relaciones amorosas, al consumo de sustancias de uso recreativo y terapéutico, al trabajo, al sexo, a la pornografía, a personas que les brinden un poco de atención, a cualquier persona que represente a su figura paterna ausente, a parejas y amigos. En el siguiente artículo encontrarás los diferentes tipos de adicciones y sus consecuencias.

5. Pasividad en las relaciones

Son personas que con frecuencia se muestran muy complacientes o condescendientes con todos (incluso con las personas que no conoce). Ignora o hace a un lado sus prioridades o intereses para poder complacer a los demás, las personas cercanas lo describen como una persona muy buena (que escucha y ayuda a los demás sin intereses propios). Este comportamiento puede ser un intento obsesivo por hacer que ninguna persona lo abandone o se desinterese de él.

6. Malestar psicológico

Con frecuencia refieren sentirse vacíos o sin un propósito de vida. En el siguiente articulo se aborda en profundidad el tema del sentido de vida.

7. Vulnerabilidad a la psicopatología

Estadísticamente son personas con mucha más probabilidad que los que no han sufrido un abandono paterno de ser diagnosticadas con algún tipo de patología mental. Por ejemplo, un trastorno del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, del comportamiento, del sueño, de la conducta alimentaria, de síntomas somáticos, de traumas o relacionados a factores de estrés o un trastorno de personalidad.

Consecuencias del padre ausente en hombres y mujeres

Escuchamos centenares de referencias sobre personas a las que se les dificulta poder establecer un vínculo sano, es decir, una relación de crecimiento mutuo, de objetivos y conductas aceptadas de manera prestablecida. Estas personas sintiéndose expertas en las relaciones que las dañan, manifiestan conductas que le permitan prolongar y permanecer en ellas. Este tipo de personas descritas con frecuencia son las que manifiestan haber sido abandonas por uno o ambos padres y, aunque este abandono haya acaecido muchos años antes (desde la infancia), continua repercutiendo en su calidad de vida. Las relaciones que mantienen este tipo de personas pueden coincidir con alguno de los ejemplos siguientes:

  • Con personas (amigos, matrimonios, noviazgos y familiares) que anulan constantemente la propia existencia, es decir, que pareciera ser que nunca lo escuchan o casi nunca son conscientes de sus intereses y ponen los suyos como prioridad.
  • Con parejas o amigos con algún tipo de adicción (sustancias y juegos).
  • Con parejas que violan sin ningún tipo de restricción ni consciencia los derechos de los demás.
  • Con parejas que maltratan física y emocionalmente. Aquí puedes ver los tipos de maltratadores y sus características.
  • Con parejas que cometen infidelidad o los someten a un constante temor a que se irán y abandonaran a la pareja.
  • Con parejas o amigos que también fueron abandonados por algunos o ambos padres.
  • Frecuentemente son personas muy posesivas.
  • Con frecuencia tienen miedo de perder algo.

Cómo superar el abandono de un padre

El superar el abandono de un padre será un trabajo bastante relativo debido a las circunstancias en que se haya presentado el abandono, por ejemplo, no será la misma percepción de un padre que antes de abandonar maltrataba física y emocionalmente a su familia.

Quizá es preciso abordarlo desde la aceptación y no desde la superación; el superar algo, implica en el tratamiento profesional de algunos clínicos – lograr olvidar – y superponer el presente a los eventos pasados sin interesarse o eludiendo la premisa psicoanalítica de que todo lo que sucede en nuestra infancia repercutirá en nuestra vida adulta, por tanto requiere un trabajo de reelaboración del trauma ocasionado por el abandono.

A continuación te compartimos algunos puntos pueden servirte si tú has sufrido o conoces a alguien que ha sufrido de abandono paterno:

1. Intenta relatarte a ti mismo los momentos que recuerdas con ese padre ausente

Tómate unos minutos en los que puedas tener privacidad para escuchar tus pensamientos. Si hay recuerdos de maltrato (golpes o insultos) en donde puedan surgir emociones (enojo, ira, tristeza) es importante que las atiendas también; si tienes la sensación de llorar, maldecir o insultar, hazlo. De igual forma, si hay recuerdos apreciados por ti y aunque te puedan parecer contradictorios a lo que sientes en tu presente.

2. Comprende y normaliza tus emociones

Después de permitirte escuchar tus emociones y darle un espacio a los recuerdos es momento de comprenderlos para humanizarte y humanizar aquella figura paterna que tanto has cosificado. Si tú comprendes que tienes emociones y puedes nombrar cada una por las sensaciones corporales que te provocan lograras empatizar con ellas. Aceptar que una pérdida puede provocar tanto dolor evitará que sigas minimizándolo o extrapolándolo con todas las demás personas o situaciones de tu vida presente.

3. Empatiza con tu padre

Las demás personas también experimentan emociones, también tienen alguna percepción cognitiva sobre ellas. Posiblemente nos hayamos culpabilizado a nosotros mismos o aquel padre ausente todos estos años por el abandono. Por ejemplo, si entendemos que papá o mamá pudieron haber experimentado alguna emoción de temor de no saber o no poder hacerse responsable de este cambio en su vida (hijos) y es por esta razón que se han alejado. Claramente, esto no es un hecho para justificar un abandono o cualquier acto de un padre, pero permite que así comprendamos el mundo afectivo en el que vivimos y así permitir entender la equivocación de los demás y las propias.

4. No pretendas olvidar, sino convivir con ello

Recordemos que no sugerimos superar la pérdida, sino de convivir con ella. Se puede llegar a superar la pérdida de un celular incluso, de nuestro juguete favorito, pero superar la pérdida de un padre es imposible. Este punto resalta esa tendencia a convencernos de que la pérdida de nuestros padres no nos va a importar, y estaremos estructurando casas en el aire. Es una falsedad creer que algo con tanta carga emocional no pueda llegar a importunarnos.

5. Aprende a perdonar

Elaborar el abandono de un padre requiere de un perdón individual y sobre todo familiar aunque no es algo tan sencillo de lograr. Si el entorno en el que vivimos castiga constantemente a esa figura de nuestro padre, si observamos un gran dolor en nuestra madre o nuestros hermanos seguramente proyectaremos ese duelo en nuestro interior. En este artículo encontrarás consejos para aprender a perdonar.

6. Tomar consciencia

El ser conscientes de todos estos puntos representan un gran avance, pues lograremos separar el dolor de los demás y el nuestro; las emociones de los demás y las nuestras.

Mi padre me abandonó y ahora me busca, ¿qué hago?

Un padre que nos ha abandonado y que años después reaparece con intenciones de establecer un contacto con nosotros en ocasiones constituye un factor muy sobresaliente de malestares emocionales.

El aceptar nuevamente en nuestra vida a alguien que posiblemente nos ocasionó mucho daño es una decisión trascendental, y por la misma magnitud que implica no es algo que debemos únicamente preguntarle a la almohada. El daño emocional que se tiene no desaparece con la reaparición de su causa, esto muchas veces exacerba el malestar. Indistintamente la decisión que se tome sobre el permitir o no el acercamiento del padre que abandonó el daño psicológico debe ser la prioridad en los dos casos: primero atender toda la alteración afectiva que surgió para posteriormente discernir y atender la decisión tomada.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Abandono paterno: consecuencias y cómo superarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Conflictos familiares.

Bibliografía
  • Valeria Arredondo. (1998). Maltrato infantil: elementos básicos para su comprensión. Viya del Mar. Paicabi.

Escribir comentario sobre Abandono paterno: consecuencias y cómo superarlo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Abandono paterno: consecuencias y cómo superarlo
Abandono paterno: consecuencias y cómo superarlo

Volver arriba