Compartir

Cómo recuperar las ganas de hacer cosas

Cómo recuperar las ganas de hacer cosas

Existen distintas circunstancias antes las que podemos sentirnos menos receptivos ante los planes y proyectos. En muchas ocasiones, este estado emocional es el resultado de una etapa previa de exceso de actividad que ha llevado a la persona al agotamiento físico y mental. En otras ocasiones, este malestar puede estar asociado a una tristeza profunda. La decepción de un fracaso o el desamor son estados emocionales que pueden estar asociados a esta situación personal. En Psicología-Online te contamos las claves de cómo recuperar las ganas de hacer cosas si te encuentras en una de estas dos situaciones para volver a conectar con el estado vital de la alegría más allá de esa apatía inicial que produce una sensación de estancamiento.

También te puede interesar: Cómo recuperar la dignidad y el amor propio

Cómo recuperar las ganas de hacer cosas después de un desamor

Una experiencia de desamor es una de las que toca el corazón de cerca. El dolor debilita a quien sufre esta experiencia. Por esta razón, siente que no tiene las mismas ganas de antes de emprender nuevas actividades. ¿Qué hacer entonces?

  1. Practica la auto-motivación. Uno de los aspectos más importantes para romper con este círculo de negatividad es comprender que la motivación por un plan no siempre está al principio de la acción. En muchos momentos, es la consecuencia de haber realizado un plan. Es decir, aunque de entrada prefieras quedarte en casa, piensa que, sencillamente, te sentirás mejor si sales a dar un paseo, vas al cine, quedas con amigos o emprendes un nuevo proyecto personal.
  2. La apatía atrae la apatía. Esta es una de las razones por las que la pereza que perdura en el tiempo no produce descanso, sino más cansancio. Produce un estado de letargo. Por el contrario, cuando rompes esa inercia y conectas tu mente y tu decisión con una acción concreta, generas el principio de un nuevo hábito tras haber roto la dinámica de las sensaciones previas.
  3. Elige alguna actividad que te guste, ese hobby que siempre te encantó pero que hace tiempo que no practicas o, simplemente, este también puede ser un buen momento para hacer algún curso de una temática nueva. También puedes hacer un viaje aunque sea de un fin de semana a un destino próximo a tu domicilio. Un viaje es un punto de anclaje importante para marcar un punto de inflexión respecto de la rutina cotidiana.
  4. Ajusta tus expectativas. Vivir una nueva experiencia, conocer gente nueva, salir un rato de casa o darte la oportunidad de vivir el presente son motivos muy valiosos para emprender una nueva actividad. Sin embargo, toma estos propósitos como un deseo que para que sean posibles debes darte la oportunidad de intentarlos. La principal expectativa ahora mismo es la de romper con la inercia de inactividad. Este es el paso definitivo.
  5. Márcate un plazo. Existen fechas específicas que pueden ser significativas en el calendario para marcar ese comienzo de un nuevo ciclo. Por ejemplo, el inicio de una nueva estación, tu cumpleaños, un lunes cualquiera o el inicio de un nuevo mes.

En este otro artículo te contamos cómo ser más feliz cada día para que tengas en cuenta algunos tips que te ayudarán a volver a sentir las ganas de vivir.

Cómo recuperar las ganas de hacer cosas - Cómo recuperar las ganas de hacer cosas después de un desamor

Cómo recuperar las ganas de hacer cosas tras un fracaso

Algunos fracasos debilitan la voluntad que se protege por medio de una coraza que lleva al protagonista a posicionarse en una zona de confort previsible. Cuando una decepción produce dolor, supone la muerte de una ilusión previa. De este modo, la persona puede vivir un periodo de duelo interior. ¿Cómo recuperar la ilusión para hacer cosas después de un fracaso?

  1. Busca tiempo cada día para concentrarte en algo que te encanta, una actividad con la que tu mente se evade de cualquier preocupación. Por ejemplo, si te encanta leer, disfruta de buenas historias. El placer emocional es uno de los ingredientes más importantes en la receta de la felicidad. Por esta razón, estos instantes alimentan tu motivación para hacer cosas nuevas.
  2. Analiza el porqué de esta situación de estancamiento. En este punto, no solo es importante que identifiques la situación en concreto, sino también, tu diálogo interior a partir de ese hecho, es decir, la interpretación que tú has dado a esa realidad. Porque es en este plano en el que reside el verdadero bloqueo. Tal vez este sea un buen momento para generar pensamientos alternativos en torno a ese asunto. Cambia esas ideas negativas y limitantes por otras reflexiones propias de una mentalidad de crecimiento.
  3. No te pongas excusas. Simplemente, márcate una meta sencilla y próxima en el tiempo. De este modo, vences ese estado emocional previo. El primer paso es el más difícil, pero a partir de ese momento, todo fluye. Además, haz partícipes de tu propósito a otras personas de tu entorno más cercano. Así, experimentas ese efecto contagio que sientes cuando recibes el feedback positivo de otras personas que se alegran con tus propias ilusiones.
  4. Empieza hoy. Cuando una persona vive un periodo de decepción por un fracaso, suele pensar que cualquier otro momento futuro es mejor que este para emprender una nueva acción. Cambia este pensamiento. El mejor instante para disfrutar de la vida es el día de hoy. ¿Qué vas a hacer en el día de hoy en beneficio de tu propio bienestar? ¿Y qué vas a hacer para que el paso que des hoy te acerque al lugar en el que quieres estar mañana?
  5. Proceso de coaching. Esta experiencia es significativa a nivel personal puesto que, por medio de las preguntas poderosas del coach, el cliente profundiza en sí mismo y toma conciencia de cómo tiene el poder de proyectar cambios significativos en su vida a partir de decisiones específicas. Uno de los riesgos de la apatía que surge después de un fracaso que ha derivado en estancamiento es que la persona queda enredada en el plano teórico pero le cuesta dar el paso al plano de la acción. Un proceso de coaching es una iniciativa positiva para acotar esas decisiones en la realidad. Así como tras las vacaciones de verano es recomendable retomar la rutina de forma gradual, en este momento, también puedes definir un plan de acción que va de menos a más en intensidad.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo recuperar las ganas de hacer cosas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Escribir comentario sobre Cómo recuperar las ganas de hacer cosas

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Nereida
Tomo medicación para la depresión y a pesar de eso no siento ganas más que de estar tumbada o de dormir.
Maite Nicuesa
Muchas gracias por tu comentario. Comenta tus dudas con tu médico.

Cómo recuperar las ganas de hacer cosas
1 de 2
Cómo recuperar las ganas de hacer cosas

Volver arriba