Compartir

Cómo superar la obsesión por la comida

 
Por Marta Menéndez. 19 septiembre 2018
Cómo superar la obsesión por la comida

La obsesión, los atracones y la adicción por la comida están entrelazados, se superponen, pero son cosas diferentes. El atracón es mental, es el acto de comer más allá del bienestar físico, la persona se siente fuera de control y trata de satisfacer un hambre que no se puede saciar con la comida.

En cuanto a la obsesión por la comida puede ser mental o física y se trata de una fijación por la comida que podría estar relacionada con las dos anteriores. Puede ser mental cuando se sale de la dieta porque se piensa que no se deben comer ciertos alimentos que deseamos desesperadamente y puede ser físico, cuando tenemos hambre y no podemos pensar en otra cosa que no sea comida. En este artículo de Psicología-Online, te explicamos cómo superar la obsesión por la comida y cuáles son algunas de las razones que se genera esa obsesión.

También te puede interesar: Cómo superar la depresión posparto

Adicción a la comida: posibles causas

La obsesión por la comida es probablemente la culminación de varios factores que interactúan dando lugar a los pensamientos obsesivos. Una persona puede desarrollar una obsesión por la comida cómo resultado de razones biológicas, psicológicas o sociales. Las causas biológicas que pueden influir en la progresión de una adicción a la comida pueden incluir desequilibrios hormonales, anomalías en diversas estructuras cerebrales, efectos secundarios del uso de ciertos medicamentos o tener familiares con este tipo de problemas de adicción.

La obsesión por la comida también puede ser el resultado de factores psicológicos. Los factores incluidos en esta categoría serían abuso emocional o sexual, ser víctima o superviviente de un suceso traumático, tener incapacidad para lidiar de manera saludable con situaciones negativas, baja autoestima crónica o experimentar dolor o pérdida.

Factores psicológicos como estos pueden llevar a una persona a usar los alimentos como un mecanismo de defensa para aliviar las emociones dolorosas que se experimentan en determinadas. Por último, hay implicaciones sociales que pueden estar relacionadas con la obsesión por la comida, incluidos factores como las perturbaciones en la unidad familiar, la presión de los compañeros o la sociedad, el aislamiento social, el abuso infantil, la falta de apoyo social y los acontecimientos vitales estresantes.

La adicción a la comida también puede estar asociada con otros trastornos concurrentes, como los trastornos alimentarios (trastorno por atracón) o el abuso de sustancias.

Cómo superar la obsesión por la comida - Adicción a la comida: posibles causas

Obsesión por la comida: síntomas

Para saber cómo superar la obsesión por la comida, es importante saber si realmente estamos padeciendo de este problema. Esta adicción por la comida puede ser reconocida por numerosos signos y síntomas.

La siguiente lista son algunos de los posibles síntomas de la obsesión por la comida:

  • Comer hasta el punto de sentirse enfermo
  • Deseo de cantidades de comida que una persona no puede tolerar físicamente
  • Continuar comiendo ciertos alimentos incluso si no se tiene hambre
  • Comer en secreto
  • Evitar interacciones sociales, relaciones o funciones para pasar tiempo comiendo ciertos alimentos
  • Gastar una cantidad significativa de dinero en comida
  • Disminución de la energía, fatiga crónica
  • Dificultad para concentrarse
  • Trastornos del sueño, como insomnio o sueño excesivo
  • Inquietud
  • Irritabilidad
  • Dolores de cabeza
  • Desórdenes digestivos
  • Ideas suicidas
Cómo superar la obsesión por la comida - Obsesión por la comida: síntomas

Adicción a la comida: tratamiento

Para algunos, la adicción a la comida puede ser una necesidad física y puede estar relacionada con los atracones, ya que a menudo comemos alimentos altamente procesados que pueden producir cambios en el cerebro y llevarnos al antojo. Pero la adicción a la comida también puede ser mental, un “proceso” de adicción derivado de la forma en que hemos aprendido a lidiar con ciertas situaciones/sentimientos.

Rompe con los pensamientos obsesivos

Cuando la obsesión por la comida comienza a sobrepasar los límites debes tratar de cambiar su ubicación física. Esto puede resultar muy difícil para ti. Tan pronto como encuentres fuerzas para romper con la obsesión, te sentirás libre (siempre y cuando la cocina no sea tu destino preferido y no vayas avanzando hacia los atracones).

A veces cuando los pensamientos obsesivos sobre la comida no nos abandonan es bueno realizar cualquier movimiento corporal por absurdo que parezca, incluso levantarse de una silla, para distraer la mente y poder eliminar un pensamiento obsesivo negativo.

Determina si estás hambriento u obsesionado

El siguiente paso es que identifiques si tienes hambre real. Normalmente, hay personas que comienzan a obsesionarse con la comida justo después de haber terminado de comer una comida, se entristecen al pensar que ese momento ha terminado y quieren alargarlo.

Por lo que la mayoría de las veces en las que la obsesión por la comida comienza a tener éxito no hay un hambre real.

Si efectivamente tienes hambre puedes hacer una pequeña autoevaluación sobre lo que tu cuerpo te está pidiendo y aliméntalo.

Si no tienes hambre, haz una pequeña autoevaluación sobre lo que tu cerebro realmente está pidiendo. Si te sientes muy fuera de control, trata de seguir moviendo tu cuerpo y trata de volver a centrar tus pensamientos antes de volver a ingerir alimentos.

Habla sobre ello

Si lo anterior no funciona, puede ser útil hablar de ello. A veces, cuando no podemos romper la obsesión por nuestra cuenta, llamar a alguien que conozca nuestra situación y contarle lo qué está pasando por nuestra cabeza, puede ayudarnos. A veces sacar los pensamientos evita que continuemos en el circulo vicioso de la obsesión.

Si hablar sobre tus pensamientos obsesivos por la comida no te hace sentir cómodo, puedes escribirlos. El objetivo es librarnos de esos pensamientos.

Busca otras fuentes de felicidad

A lo largo de nuestra vida podemos obsesionarnos con todo tipo de cosas. La mayoría de esas cosas se pueden evitar, pero en este caso no es así, porque la comida no podemos evitarla, tenemos que comer. Pero no debemos olvidar que la comida no tiene que ser nuestra única fuente de felicidad. Realmente el intercambio de una obsesión por otra no es adecuado. Pero incluir en tu día a día nuevas actividades puede ayudarte a concentrarte en algo más que en la comida, redirigiendo parte de tu energía y tus pensamientos hacia otra cosa.

Dividir una obsesión gigante en varias actividades gratificantes le dará a tu mente la oportunidad de concentrarse en otras cosas. Hay más cosas en la vida que la comida, pero nuestro trabajo es averiguar qué son esas cosas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo superar la obsesión por la comida, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Cómo superar la obsesión por la comida

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo superar la obsesión por la comida
1 de 3
Cómo superar la obsesión por la comida

Volver arriba