Compartir

Cómo vivir más tranquilo

Cómo vivir más tranquilo

A día de hoy son muchas las personas que nos encontramos en estados de agotamiento físico y mental, con angustia y depresión, estresadas o frustradas o confusas e inseguras. Todo ello es consecuencia del sistema social en el que vivimos en el que se nos crean necesidades superficiales a cambio de someternos a vidas deshumanizadas con ritmos acelerados y con poco tiempo para dedicarnos a las cosas realmente importantes. En este contexto, vivir tranquilos resulta difícil y, muchas veces contrario a las demandas sociales preestablecidas.

¿Cómo vivir feliz y tranquilo? ¿Se puede vivir en calma sin tantas preocupaciones? ¿Qué hábitos te pueden ayudar a vivir en paz y relajado/a? ¿Qué características tiene una persona tranquila? Tendremos respuestas a continuación. En este artículo de Psicología-Online os ofrecemos 10 recomendaciones sobre cómo vivir de manera más tranquila, lo que nos permitirá recuperar la alegría interior, la paz y la verdadera prosperidad.

También te puede interesar: Cómo ser más feliz cada día

Escuchar nuestra intuición

Nos encontramos en una sociedad en la que se sobrevalora el raciocinio, el consumo y los placeres superficiales. Todo ello, nos lleva en la mayor parte de los casos a tener nuestra mente continuamente activada, a necesitar consumir continuamente y a buscar llenar nuestro desasosiego interno, resultado de vivir de esta manera, con placeres pasajeros.

Vivimos de este modo por estar profundamente desconectados de nuestro interior. Debido a ello, son muchas las situaciones de angustia, estrés, ansiedad, depresión, agresividad, ira contenida, frustración, etc. Es normal que te preguntes cómo tranquilizarse, cómo relajarse o cómo controlar los nervios.

El primer paso para recuperar la paz interna y poder vivir tranquilos es escuchar nuestra voz interna, nuestra intuición. Aunque es algo ajeno a nuestro funcionamiento diario, reconectarnos con nuestra voz interior nos permitirá autorregular nuestros ritmos y necesidades de una manera mucho más efectiva y, con ello, vivir mucho más tranquilos y relajados.

Ser positivo y rechazar la negatividad

En nuestro interior funcionan dos partes:

  • Una positiva que nos alienta a andar tranquilos nuestro camino, acentúa la parte buena de las personas y las situaciones que vivimos, nos anima a relacionarnos cordialmente con los demás y con nosotros mismos, etc.
  • Otra negativa que, basada en el miedo y en protegernos de él, nos empuja a pensamientos, emociones y conductas negativas que provocan daño en nosotros mismos, en los demás o en el mundo.

Ser positivo implica vivir en la alegría, la bondad, la belleza, etc. y todo ello es posible cuando, como indicábamos en el apartado anterior, escuchamos nuestra voz interior, la voz de nuestro corazón, que está conectada a todo el universo, a toda la vida. Desde aquí, uno puede vivir tranquilo, en paz, siguiendo sus dictámenes internos que, basados en una conciencia universal, nos llevarán en todo momento a actuar de manera respetuosa con todo el mundo. Esta es la verdadera manera de estar tranquilo y en paz y vivir tranquilamente en cualquier situación independientemente de lo que ocurra en nuestro exterior.

Son muchos los beneficios de estar tranquilo/a. Vivir de este modo aporta a uno mismo y, de manera más global, a toda la sociedad:

  • Conducta calmada y reflexiva
  • Pensamientos constructivos y orientados a la acción
  • Emociones positivas y que alimentan el espíritu
  • Relaciones cordiales
  • Sobriedad
  • Resultados positivos de nuestras acciones

Discernir y priorizar

Para poder vivir de manera tranquila, positiva y conectados a nuestra voz interna como guía fundamental de nuestro camino, resulta imprescindible discernir qué acciones, pensamientos y emociones alimentan un estado de tranquilidad o, por el contrario, un estado de confusión, decaimiento, angustia y estrés.

Tal y como comentábamos, vivimos en un mundo que fomenta en exceso valores alejados del modo de vida auténtico y arquetípico del ser humano, una vida tranquila, serena, respetuosa y en paz. En nuestra sociedad, muchas de las acciones que realizamos diariamente nos agotan física y psicológicamente consiguiendo, como resultado de ello, que muchos de los pensamientos y emociones que tengamos sean negativos y, por tanto, alejados de un verdadero estado de tranquilidad y paz interna.

Por todo ello, se vuelve fundamental aprender a discernir qué acciones, externas e internas, de nuestro día a día fomentan nuestra calma, que prioricemos entre estas las más importantes y, finalmente, que mantengamos una lucha constante contra todas aquellas cosas que nos empujan hacia estados opuestos a nuestra tranquilidad.

Ser flexible

Para poder conseguir todo lo que hemos comentado hasta el momento y tener una vida tranquila resulta necesario que seamos personas flexibles. La flexibilidad supone la adaptación a las fluctuaciones naturales de la vida. La vida es constante movimiento y la rigidez y estancamiento nos aleja de vivir en contacto con el ritmo real de la vida. Si observamos a las personas tranquilas, veremos que tienen esa capacidad de flexibilidad y adaptación al cambio. Tener flexibilidad es esencial para tomarse la vida con calma.

Cabe diferenciar, no obstante, entre flexibilidad y adaptación a los movimientos que se dan de manera natural en la vida y en nuestros ritmos internos de la aceptación y sometimiento a cambios impuestos externamente pero que van en contra de nuestra salud física, mental y espiritual. Para ello, resultará muy importante trabajar el discernimiento que nos permitirá reconocer en cada momento en qué situación nos encontramos.

Tener una dieta saludable

Nuestro cuerpo es un sistema sensible a sus funcionamientos internos y estos vienen muy condicionados por el tipo de alimentación que tenemos. Una dieta saludable basada en el consumo de alimentos antioxidantes nos aportará los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo se autorregule de manera eficaz. De este modo, nuestra salud física, psicológica y emocional se mantendrá en un estado equilibrado de calma y tranquilidad.

Alimentaciones poco nutritivas, ácidas, con tóxicos, etc. perturbarán nuestro equilibrio interior y nuestro organismo empezará a mostrar síntomas de insalubridad a través de enfermedades físicas, síndromes psicológicos y malestar general. Es importante practicar el autocuidado y atender nuestra salud para poder tener una vida tranquila y vivir en paz y con bienestar.

Practicar ejercicio regular y moderado

Al igual que la alimentación, otro de los aspectos que contribuyen de manera determinante en nuestra salud bio-psico-emocional y, por ello, en nuestra tranquilidad mental es el ejercicio. La práctica de una actividad suave o moderada de manera continuada y regular junto con la práctica de una respiración profunda y consciente fortalecerá nuestro organismo aportándonos, entre otras hormonas, endorfinas (hormona de la felicidad), que nos mantendrán en estados de alegría, calma y sobriedad.

El ejercicio físico regular y moderado es beneficioso para quitar los nervios, estar tranquilo y relajarse para dormir.

Reconectarnos con la naturaleza

Nuestro origen está totalmente vinculado a la naturaleza. De nuevo, cabe mencionar que los avances tecnológicos y sociales, si bien nos han aportado grandes adelantos, conocimientos y comodidades, es cierto también que nos han alejado de nuestro origen biológico y de conexión con la naturaleza en su totalidad. Es de este modo como, actualmente, algunas personas actuamos con conductas poco respetuosas con la naturaleza: tiramos basuras en parajes naturales, incendiamos bosques por desequilibrios mentales o con fines lucrativos, maltratamos a los animales o los cazamos como actividad de ocio, etc. Reconectarnos con la naturaleza es otro de los aspectos fundamentales que devolverá la paz a nuestro espíritu, permitiéndonos vivir tranquila y felizmente.

En este artículo encontrarás un listado de actividades ecológicas y económicas para realizar en la naturaleza.

Entregar nuestro potencial al mundo

La mayor parte de las personas pasamos nuestra vida trabajando jornadas interminables en trabajos que nos vacían a cambio de una cantidad de dinero que nos permita "pagar" cosas externas que compensen nuestro vacío interior y nos ofrezcan una aparente calma y bienestar. Sin embargo, podríamos vivir de una manera mucho más plena, tranquila y relajada si nos diésemos la oportunidad de indagar en nuestro potencial y capacidades interiores y, desde ahí, planificásemos nuestros proyectos de vida. Entregar como servicio al mundo todo aquello que llevamos dentro con el corazón abierto es una de las mejores maneras de sentirse satisfecho y tener una vida plena, tranquila y sosegada.

Simplificar la vida

Para vivir más tranquilos y tranquilas y con menos preocupaciones es útil adoptar un estilo de vida más sencillo y simplificado. Llevar un estilo de vida minimalista y consciente, alejado del consumismo y de la automatización.

Nuestro malestar (insatisfacción, agobio, cansancio, nervios, estrés crónico...) viene causado muchas veces por la intención de perseguir ideales que representan el éxito. Vale la pena replantearse el sentido de la vida, clarificar nuestros objetivos y nuestros valores para determinar nuestro camino. Si quieres vivir una vida más tranquila, empieza a dejar de malgastar tu tiempo y tu energía en con cosas superfluas. ¿De verdad necesitas tanto?

Vivir en el presente

Por último, para vivir tranquilo o tranquila, calmar los nervios y estar más relajado/a es necesario vivir en el aquí y el ahora. Tomar consciencia de nuestros pensamientos y entrenar nuestra atención para que se enfoque en aquello verdaderamente importante nos permitirá vivir conectados/as con el presente, llevar una vida más consciente, tranquila, verdadera y feliz.

Para conseguirlo, te proponemos practicar mindfulness a través de ejercicios sencillos que puedes incorporar a tu vida diaria.

La práctica continuada y paciente de estas técnicas y hábitos junto con el abandono de conductas y pensamientos tóxicos, nos permitirá adoptar un método de vida respetuoso con nuestros ritmos internos, con las necesidades de los demás y con la naturaleza. No supone un trabajo fácil pero, por ello, os invitamos a persistir a pesar de las dudas, obstáculos y dificultades ya que únicamente de este modo podremos recuperar nuestra tranquilidad interior, vivir en paz y de manera cordial con los demás.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo vivir más tranquilo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Escribir comentario sobre Cómo vivir más tranquilo

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Tini. Benitez. Ramos@gmail.com
Quiero ser Mordenar hacer muchos amigo



Sara Sanchis
Buenas tardes Tini,
No entiendo exactamente tu pregunta. Si me concretas un poco más te indico.
Un abrazo,
Sara s.

Cómo vivir más tranquilo
Cómo vivir más tranquilo

Volver arriba