Compartir

Comportamiento pasivo agresivo: qué es, ejemplos y tratamiento

 
Por Gemma Adsuara Arrufat. 23 enero 2020
Comportamiento pasivo agresivo: qué es, ejemplos y tratamiento

- ¿Qué te pasa?

- Nada.

- Va, dime que te pasa.

- No me pasa nada.

- Sé que algo te ha molestado.

- De verdad, que no me pasa nada. – Una mirada de desprecio recorre su cara.

¿A cuantos de vosotros os suena esta situación? ¿Cuántas veces teníamos claro que algo le estaba pasando, pero esta solo actuaba con indiferencia haciéndonos la ley del silencio? Pues os presento un comportamiento típico del pasivo agresivo. Una persona la cual es capaz de dañar a los que le rodean, pero de las formas más sutiles y secretas que puedas llegar a pensar.

Estas personas tienen lo que se reconoce en el DSM-IV como trastorno de la personalidad pasivo-agresivo. Y, hoy en este artículo de Psicología-Online, queremos que descubráis un poco más sobre este trastorno el cual ocupa un 16% de los trastornos de personalidad diagnosticados en la actualidad.

También te puede interesar: 11 características de una persona agresiva

Qué es el comportamiento pasivo agresivo con ejemplos

El trastorno de personalidad pasivo-agresivo se caracteriza por un patrón de comportamiento de oposición y respuestas pasivas hacia aquellas demandas que exigen un rendimiento adecuado de la persona. Suele tener su inicio al principio de la edad adulta.

A continuación, os presento resumidamente los síntomas que podemos observar en una persona pasivo agresiva:

  1. Resistencia pasiva a rendir en la rutina social y en las tareas laborales.
  2. Quejas de incomprensión y de sentirse despreciado por los demás.
  3. Hostilidad y facilidad para discutir.
  4. Crítica y desprecio irracional hacia la autoridad.
  5. Muestras de envidia y resentimiento hacia los compañeros aparentemente más afortunados que él.
  6. Quejas abiertas o exageradas por su mala suerte.
  7. Alternancia de amenazas hostiles y arrepentimiento

Casos donde observar el comportamiento pasivo-agresivo

Al lado de cada síntoma relacionado con el trastorno, encontraréis entre paréntesis el número al cual corresponde:

Vanesa, una joven de 22 años, la cual es estudiante universitaria. En la actualidad se siente estancada por no poder superar los últimos exámenes. Reside en la casa familiar junto a sus padres y sus dos hermanos mayores, fuera del domicilio tiene pocos amigos. Vanesa no sabe decir que no a las solicitudes que le realizan, sin embargo muchas de las veces no llega a cumplir lo requerido y se queja de la obligación contraída (1). En situaciones en las que percibe que no ha cumplido con su obligación se enfurece, lo cual le trae consecuencias negativas (3), sobre todo en lo relacionado con sus relaciones interpersonales. Para expresar su ira, la joven actúa vengándose manera pasiva e indirecta, como por ejemplo saboteando actividades (7). Las personas que la rodean tienden a no realizarle solicitudes ni a contar con ella, pues saben que aceptará, pero después no cumplirá lo propuesto e incluso obstaculizará su realización.

Mar, una joven de 20 años, estudiante universitaria la cual reside en un piso junto a su novio y una amiga. En cuanto a sus relaciones intrafamiliares, la joven refiere tener una ausente relación con su padre y una mala relación con su madre a consecuencia de, según ella, un maltrato tanto psicológico como físico en la infancia (4). No obstante, con sus dos hermanas menores se lleva bien. En lo que respecta a sus relaciones sociales, la joven indica tener problemas a la hora de relacionarse. Relata que en la actualidad tiene problemas con su pareja y que incluso ha habido flirteo con otras personas (1). Suelen tener bastantes discusiones de pareja lo cual, según refiere, ha disminuido su autoestima y dignidad, sintiéndose más irritable y de mal humor (3). En cuanto a su compañera, cuenta que tienen una relación de amor-odio, debido a la personalidad egoísta y dictadora de su amiga por la cual tiende a querer ser mejor que Mar en todos los aspectos (5).

Centrándose en su persona, se describe como alguien con poca seguridad en sí misma y con unas emociones muy cambiantes rápidamente. Comenta que no se siente comprendida y aceptada por los demás (2) y que su comportamiento a veces podría ser descrito como el de alguien infantil. Comenta que suele tener conductas evitativas con las personas que le rodean para que, de esta manera, no puedan realizarle solicitudes que con posterioridad no realizará (1), y que, por ende, le traerán problemas con dichas personas.

Comportamiento pasivo agresivo en niños y niñas

Los infantes son sujetos en continuo aprendizaje para los cuales la aceptación positiva de sus superiores (normalmente progenitores y profesores) es sumamente importante. A consecuencia de esto, aquellos los cuales son caracterizados por patrones de personalidad pasivo-agresiva tienden a entrar en confrontación consigo mismos, pues quieren expresar la ira y el enfado que sienten, pero a la vez le temen al castigo y a la desaprobación de los adultos.

Por ello, es habitual que los niños y niñas no expresen su ira de manera abierta, sino que actúen de una manera secreta y desviada para que no puedan reprenderle por su actitud. También se suele ver como aquellos infantes los cuales se encuentran resentidos con sus padres tienden a tener un rendimiento insuficiente a propósito en la escuela, pues sabe que esto va a herir el orgullo de sus progenitores.

Los infantes con comportamientos pasivo-agresivo tienden a mostrar reacciones extremas y, aunque suelen actuar de manera pasiva y secreta cuando manifiestan tales conductas, un pequeño numero de ellos pueden también actuar de una forma bastante agresiva

Comportamiento pasivo agresivo en la pareja

Desde el punto de vista de las relaciones de pareja, el que uno de los miembros posea comportamientos pasivo agresivos, va a dar a lugar a una gran multitud de conflictos. Se puede decir que esto viene dado por el simple hecho de que la baja autoestima de esta persona no le permite expresarse adecuadamente, por lo que va desarrollando y acumulando sentimientos de ira y rabia.

Al no saber expresar y comunicarle a su pareja las preocupaciones o supuestos que crean en ellos molestias, lo que hacen es manipular y castigar de manera pasiva a la otra persona. Existen una serie de acciones pasivas muy características de las personas con comportamiento pasivo agresivo en las relaciones de pareja se refiere:

  • Uso del silencio, o lo que se conoce como “ley del hielo”. La persona toma distancia de su pareja y actúa como si esta fuera invisible. Pasando por alto sus necesidades o peticiones.
  • Falta de cooperación. Optan por no responsabilizarse de algunas cosas, permitiéndoles esto entrar en una zona de “perfección” desde donde poder criticar al otro miembro de la pareja.
  • Fingen distracción. Saben que el hacer sentir a una persona omitida crea en ella un sentimiento de frustración.
  • Son los maestros del sarcasmo. No dirán que es aquello que les molesta, pero usarán la técnica del sarcasmo para atacar a la otra persona.
  • Se victimizan constantemente. Con ello pretenden hacer creer que nadie les comprende y que por ello son menos atendidos y respetados por el otro miembro de la pareja.

Cómo tratar el comportamiento pasivo agresivo

Desde el punto de vista de la psicología, se recomiendan una serie de pautas o tratamientos los cuales pueden ayudar a reducir este comportamiento pasivo agresivo. Las 4 claves para tratar un comportamiento pasivo agresivo:

  • Técnicas de psicoterapia. A partir de estas, el paciente aprenderá a comprender cuáles son las causas que le generan la ansiedad y empezará a reconocer los motivos por los cuales su comportamiento frente a ellas es desadaptativo.
  • Poner límites. Hay que enseñar a las personas que le rodean a enfrentarse a sus actitudes erróneas para no fomentar una retroalimentación negativa.
  • Las terapias familiares ayudan a la persona pasivo-agresiva a comprender y aprender a integrarse adecuadamente a la sociedad a partir de actitudes positivas.
  • En algunos casos donde la persona tenga síntomas o problemas más graves, es posible que los profesionales de la salud puedan recomendar el uso de fármacos antidepresivos y ansiolíticos.

Cómo defenderse de un pasivo agresivo

¿Cómo tratar a una persona pasivo-agresiva? Si tienes confianza con la persona poseedora de este trastorno o estas actitudes, antes que nada te recomendamos que le aconsejes ir a un profesional, pues se trata de un trastorno bastante complicado.

  • Tranquilidad. En los momentos de ira o de actitudes de comportamiento negativas de la persona, hay que mantener la calma. Son personas que tienden a buscar la discusión y confrontación, por lo que, si no entramos dentro de estas actitudes será más fácil que se den cuenta de lo erróneo que es su comportamiento ante la determinada situación. Si siente que sus palabras y sus actitudes nos afectan tendrá una mayor sensación de poder.
  • Sin atacar. Crea ambientes de comunicación en la que puedan sentirse seguros, pues si se sienten atacados reaccionarán con frustración y enfado.
  • Pregunta. Aunque no vayan a contarlo, pregúntales que es lo que les molesta, pues de esta forma sentirán que para nosotros sus emociones son importantes, al igual que sus pensamientos.
  • Procura no retarles, pues a consecuencia de su baja autoestima no se ven en posición de implicarse en ninguna competición.
  • Recursos para relajar el ambiente. Si la persona ha generado una situación tensa entre ambos, utiliza el humor y las charlas sin importancia para romper ese hielo.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Comportamiento pasivo agresivo: qué es, ejemplos y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Personalidad.

Bibliografía
  • Asociación Americana de Psiquiatría (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV. Barcelona: Masson. 200
  • Aróstegui, Mª.J. Caso clínico sobre un trastorno de personalidad negativista. (Trabajo Fin de Grado). Universidad de Almería. 2018
  • Kernberg, O. F. (1999). Trastornos graves de la Personalidad. México: El manual moderno.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Comportamiento pasivo agresivo: qué es, ejemplos y tratamiento
Comportamiento pasivo agresivo: qué es, ejemplos y tratamiento

Volver arriba