Compartir

Desaparición de la sensibilidad al dolor: qué es y por qué ocurre

 
Por Zoraida Luque. 10 septiembre 2020
Desaparición de la sensibilidad al dolor: qué es y por qué ocurre

En Psicología-Online queremos hablarte de una enfermedad tan interesante como infrecuente. Tanto que se da un caso por cada millón de personas: la insensibilidad al dolor. ¿Qué es la desaparición de la sensibilidad al dolor? ¿Por qué ocurre?

Quien la padece lo hace desde el nacimiento y no siente dolor físico en ninguna parte de su cuerpo ni siquiera cuando se lesionan o sufren accidentes graves. Pero no todo son buenas noticias: el dolor emocional queda intacto en estos casos.

¿Te gustaría no sentir dolor cuando te caes o te quemas? No respondas hasta que leas el artículo, porque la insensibilidad al dolor puede resultar un caramelo envenenado. Esta enfermedad ha causado terror durante muchos años. Sigue leyendo y te contamos qué es y por qué se da esta extraña condición de no sentir dolor físico.

También te puede interesar: ¿Qué es el GABA y para qué sirve?

Qué es la insensibilidad al dolor

La insensibilidad al dolor, también llamada analgesia congénita, es una condición que se da desde el nacimiento. Quien la padece no siente dolor físico ni siquiera cuando se rompe un hueso o sufre una herida grave. En cuanto a la temperatura, si no hay una alteración importante, pueden diferenciar perfectamente entre el frío o el calor y sin embargo son incapaces de notar cuando algo está demasiado caliente y les quema, con el peligro que eso conlleva.

Desde un punto de vista superficial, podría parecer que la analgesia congénita es una bendición, porque ¿quién no desearía no sentir un dolor de muelas o el dolor de una fractura? Es como si fuera un superpoder que todos deseamos tener. Pero, detrás de esa fantasía, existen muchos y graves peligros.

Consecuencias de la insensibilidad al dolor

Teniendo en cuenta que el dolor es una respuesta de nuestro organismo a algo que nos perjudica y, en general, una señal de alerta de que algo va mal, ¿qué ocurre cuando no hay dolor? Pues que no tenemos forma de saber que estamos en peligro.

Por lo tanto, una persona que no siente dolor no sabe que ha sufrido una lesión grave, que se ha mordido la lengua al masticar, que tiene una infección en la muela o que el té le quema al dar un sorbo. Y esto es lo que suele ocurrir en pacientes con esa condición. Por una parte, son más propensos a sufrir accidentes. Y por otra, pueden estar gravemente heridos y no darse cuenta. De hecho, la esperanza de vida es muy baja en estos casos por esa razón.

Y la cosa no queda ahí. Hasta ahora hemos hablado de jóvenes o adultos que no notan cuando algo les duele. A partir de cierta edad, esto se puede compensar extremando las precauciones, estando informados o haciéndose reconocimientos médicos frecuentemente. Pero, el mayor peligro está en los bebés. Un bebé ya tiene dificultades para comunicar que algo le molesta o le duele hasta que comienza a hablar, pero si no le duele porque presenta analgesia congénita, es prácticamente imposible saber que algo está causando daño en su cuerpo. Tanto es así que son muchos los casos en los que los niños presentan heridas en la lengua o en las manos cuando comienzan a salirles los dientes.

Desaparición de la sensibilidad al dolor: qué es y por qué ocurre - Consecuencias de la insensibilidad al dolor

Síntomas de la insensibilidad al dolor

La insensibilidad al dolor es difícil de detectar hasta que las heridas sin quejas se acumulan. Lo más difícil en este caso es el diagnóstico a un bebé o a un niño. Sin embargo, hay algunos síntomas que nos pueden alertar de esta inusual condición:

  • Pérdida del olfato en algunos casos.
  • Ausencia de dolor ante estímulos que suelen producirlo.
  • Heridas, moratones, roturas de huesos frecuentes.
  • Heridas en la boca o en la lengua por quemaduras o mordeduras.
  • Heridas causadas por sus propias mordeduras en niños (dedos, manos, boca).

Hasta ahora no existe un protocolo oficial para el diagnóstico, pero si existen sospechas de la presencia de analgesia congénita, un profesional hará una historia detallada del paciente que incluya todo lo relacionado con heridas y lesiones. Un examen físico para comprobar por un lado la insensibilidad al dolor y por otro la gravedad de las heridas o lesiones que pueda presentar en ese momento. Una biopsia de la piel y una prueba genética para comprobar la mutación en los genes que puedan estar afectados.

¿Por qué hay personas que no sienten dolor?

¿Cuál es la causa de la desaparición de la sensibilidad al dolor? Según se ha podido comprobar, en esta enfermedad de no sentir dolor, hay mutaciones en varios genes. En la mayoría de los casos, la causa de la insensibilidad congénita al dolor son las mutaciones en el gen SCN9A o en el gen NTRK1. En algunos casos las mutaciones se presentan en el gen PRDM12. En pocas ocasiones, la enfermedad puede ser causada por mutaciones en el gen CLTCL1, en el gen NGF, o en el gen SCN11A.

La insensibilidad al dolor afecta a una la parte de nuestro organismo relacionada con el tacto, el dolor y el olfato. Es por eso que quien la sufre, además de no sentir dolor, pueden ver alterado su sentido del olfato y la percepción de temperatura en algunos casos. También puede verse alterada la producción de sudor o de lágrimas.

¿No sentir dolor es una enfermedad?

Efectivamente, la insensibilidad al dolor, se considera una enfermedad en cuanto a que es “una alteración del funcionamiento normal de un organismo o de alguna de sus partes”. Forma parte de un grupo de enfermedades llamadas neuropatías sensitivas y autonómicas hereditarias.

Si bien está considerada una enfermedad, no existe un tratamiento específico para paliarla o revertirla y conseguir sentir dolor. El tratamiento entonces se centra en los síntomas (las heridas que sufre el paciente) y en la prevención de estas teniendo especial atención en:

  • Cuidado de los dientes: prevenir caries, buena higiene bucodental, suavizar los bordes y la extracción en algún caso.
  • Cuidado de los ojos: sobre todo si está afectada la capacidad de producir lágrimas.
  • Cuidado de la piel: hidratación, prevención de infecciones, desinfección de heridas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Desaparición de la sensibilidad al dolor: qué es y por qué ocurre, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Escribir comentario sobre Desaparición de la sensibilidad al dolor: qué es y por qué ocurre

¿Qué te ha parecido el artículo?

Desaparición de la sensibilidad al dolor: qué es y por qué ocurre
1 de 2
Desaparición de la sensibilidad al dolor: qué es y por qué ocurre

Volver arriba