Compartir

Diferencias entre asertividad y empatía

 
Por Marissa Glover. 12 marzo 2018
Diferencias entre asertividad y empatía

Sin duda ambos términos como lo son la asertividad y la empatía suelen confundirse muy a menudo debido a que se trata de habilidades sociales que podemos desarrollar las personas y que nos ayudan a mejorar nuestra relación con los demás. ¿Quien no ha conocido a una persona que sabe como hacer peticiones a los demás de manera segura sin necesidad de llegar a discusiones? O ¿quien no ha conocido a una persona que suele caer bien a muchas personas por su capacidad de escucha y comprensión?

Existen muchas personas que tienen muy desarrolladas este tipo de habilidades sociales que sin duda les son de gran ayuda para poder tener éxito en casi cualquier área de su vida. Es necesario señalar que todos y cada uno de nosotros si así lo queremos, podemos desarrollar este tipo de habilidades, lo único que se necesita es cambiar de hábitos en nuestra manera de actuar y de interactuar con los demás y mucha práctica y constancia. En este artículo de Psicología-Online, vamos a conocer cuáles son las diferencias entre asertividad y empatía, para ello definiremos ambos conceptos y te brindaremos algunas recomendaciones para desarrollar estas habilidades.

Asertividad y empatía

Comenzaremos definiendo cada uno de estos términos y brindaremos algunos ejemplos que van a ayudar a aclarar las diferencias entre ambas.

Qué es la asertividad

La asertividad es una habilidad social que permite a la persona expresar sus gustos, deseos e intereses de la manera más adecuada y en el momento oportuno. Esto lo hace basándose en el respeto hacia sí misma y a los demás y sin sentir algún tipo de incomodidad o ansiedad. La persona asertiva es clara, sincera y directa ya que expresa realmente lo que desea pero sin llegar a herir los sentimientos de los demás, con el único fin de hacer valer sus derechos personales.

Un claro ejemplo de asertividad sería una persona que no desea hacer algo que otra quiere que haga y no tiene dificultades para decirle que no, sin embargo lo hace de manera acertada y pacífica, sin necesidad de mentir o discutir. Otro ejemplo es el de una persona que es atacada verbalmente por su jefe o por algún compañero de trabajo, esta persona no tendrá problema en reconocer y defenderse de manera adecuada, sin insultar, gritar o por el contrario actuar de manera pasiva, le hará saber su desacuerdo y hará valer sus derechos como persona.

Qué es la empatía

La empatía es también, como ya vimos, una habilidad social que permite comprender y reconocer las opiniones y sentimientos de las demás personas, sin necesidad de sentirse identificado con ellos o de adoptar los mismos. Una persona empática sabe escuchar y ponerse en el lugar del otro, conociendo su manera de pensar y de percibir las cosas. Esto lo hace sin juzgar y sin que intervengan sus opiniones o preferencias, lo cual hace que la otra persona se sienta realmente comprendida y tomada en cuenta. Esta es la razón por la que las personas empáticas hacen “click” más fácilmente con otras ya que hacen que se sientan reconocidas y valoradas a pesar de no coincidir en gustos, creencias y/o preferencias.

Un ejemplo de empatía es la labor de los psicólogos, los psicólogos evidentemente tienen que ser empáticos con sus pacientes ya que tienen que escucharlos y ponerse realmente en el lugar de ellos para poder ayudarlos a encontrar las soluciones más adecuadas para su situación personal, basándose únicamente en las creencias y principios de la persona sin imponer las suyas. El psicólogo tiene que respetar las diferencias personales de cada quien y actuar en base a ellas, nunca puede anteponer las suyas propias ya que esto nunca generaría comprensión sino más bien imposición.

Otro ejemplo sería el de aquellas personas a las que se les cuenta un problema o una situación que nos esté generando mucha preocupación y que al terminar de hablar con ella nos quedemos con esa sensación de haber sido realmente escuchados y comprendidos, como si esa persona supiera realmente como nos sentimos, lo que provoca que su compañía nos agrade.

En este otro artículo te descubrimos algunos rasgos de una persona con poca empatía.

Diferencias entre asertividad y empatía - Asertividad y empatía

Diferencias entre asertividad y empatía

Después de haber detallado en qué consiste cada una de estas habilidades sociales tan importantes, vamos a conocer a grandes rasgos que es lo que las hace distintas.

  • La asertividad a diferencia de la empatía va más encaminada a dar a conocer nuestra propia opinión, a hacer valer nuestros derechos y a defendernos cuando la situación lo amerita. Esto quiere decir que va mas enfocada a nosotros mismos más que a los demás.
  • La empatía pone el foco principalmente en los demás, en escuchar las opiniones y sentimientos de las otras personas, dejando de lado en ese momento las nuestras, ya que se les escucha sin juzgar.
  • La asertividad no necesariamente va encaminada a construir un lazo más profundo con la otra persona ya que su principal finalidad no es esa sino mirar más bien por uno mismo.
  • La empatía puede generar un vínculo más profundo y cercano con las demás personas al tratar de comprenderlas y de atenderlas con la suficiente atención

Por lo que una persona asertiva no necesariamente tiene que ser una persona empática y por el contrario, una persona empática no tiene por qué ser asertiva. Evidentemente una persona que tiene desarrolladas ambas habilidades seguramente tendrá más facilidad a la hora de interactuar con los demás y podrá desenvolverse en cualquier ámbito. Aunque ambas tengan finalidades distintas, el principal aspecto que las une es que ambas tienen como base el respeto y mejoran la comunicación con los demás.

Consejos para desarrollar la empatía

Como se menciona al principio de este artículo, todos y cada uno de nosotros podemos desarrollar este tipo de habilidades sociales, para ello debemos de practicar y ser constantes en nuestra nueva manera de actuar. A continuación te brindamos algunos consejos para que puedas ir desarrollando la empatía con los demás.

  • Escucha de manera activa a los demás sin juzgarlos ni imponer tus propios opiniones o puntos de vista. Cuando alguien te esté contando algo que le sucede, trata de prestarle la mayor atención posible, enfócate en comprender las razones que tiene que lo hacen actuar así, averigua como se siente, que pensamientos pasan por su cabeza, etc. Deja de anteponer tus pensamientos y emociones propias, has un esfuerzo por “entrar en su mundo” y comprenderlo.
  • Parafrasea lo que dice. Cada vez que te diga algo, una vez que termine la última frase, si aún no has comprendido del todo lo que piensa o siente, puedes repetirle de manera natural la última frase que ha dicho, lo cual provocará que se sienta escuchado y dará pie a que continúe explicándote que es lo que le pasa.
  • Hazle saber la emoción que crees que puede estar experimentando. Después de parafrasear una pequeña parte de lo que ha dicho, puedes añadirle el hacerle saber la emoción que crees que puede estar sintiendo. Por ejemplo: “esto que me dices de que te das cuenta que tu madre te manipula constantemente y deja de hablarte, me imagino que te ha de estar haciendo sentir muy solo(a), ¿verdad?”.
  • No interpongas tus ideas ni juzguez lo que te está diciendo. Si la persona se está abriendo contigo contándote lo que le pasa y su manera de percibir el mundo es porque se siente cómoda y comprendida, dejará de sentirse igual si comienzas a darle consejos basándote en tus propia manera de ver las cosas, se sentirá juzgada y menospreciada. Así que si vas a emitir consejos, básate en lo que te está diciendo únicamente y en lo que está sintiendo y percibiendo.
Diferencias entre asertividad y empatía - Consejos para desarrollar la empatía

Consejos para desarrollar la asertividad

  • Analiza tu comportamiento. Es necesario que analices e identifiques los momentos en específico en donde estás actuando de manera poco asertiva para poder modificarlos, sino nunca sabrás por donde empezar.
  • Habla en primera persona. No digas que las son cosas son o no de una determinada manera porque cada quien tiene una manera distinta de verlas. Mejor utiliza el “yo” en tu conversación, por ejemplo puedes decir “yo pienso que....”, “yo creo que.....”, etc.
  • Identifica tus valores personales. Has un análisis acerca de cuales son tus valores personas más importantes para ti. Por ejemplo, uno de ellos puede ser la lealtad hacia tus seres queridos, otro el compañerismo en tu trabajo, etc.
  • Actúa conforme a tus valores personales. Una vez que hayas identificado tus valores personales, actúa en coherencia con ellos y defiéndelos cada vez que creas que los pones en riesgo.
  • Lenguaje corporal. Es importante que tu lenguaje corporal sea el de una persona segura y con confianza en sí misma. Cada vez que alguien te está hablando, míralo a los ojos, mantén una postura erguida, no bajes la cabeza, etc. de manera que reflejes ser una persona segura de sí misma por medio de tu postura corporal.
  • Identifica tus derechos y hazlos valer. Identifica cuales son tus derechos personales, recuerda que todos tenemos derechos. Una vez que los hayas identificado hazlos valer y marca límites cuando alguien quiera violar esos derechos. Por ejemplo, uno de los derechos que tenemos todas las personas es a decir “no”, por lo que tienes que buscar maneras de hacerlo sin agredir ni mentir. No te sientas culpable por decir que no vas a hacer algo que no quieres, al fin y al cabo estás en todo tu derecho.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencias entre asertividad y empatía, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Personalidad.

Escribir comentario sobre Diferencias entre asertividad y empatía

¿Qué te ha parecido el artículo?

Diferencias entre asertividad y empatía
1 de 3
Diferencias entre asertividad y empatía

Volver arriba