Compartir

Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla

 
Por Irene Alabau. 20 agosto 2019
Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla

Las bases biológicas de la felicidad son necesarias para facilitar el bienestar psicológico y el equilibrio emocional. En nuestro organismo tenemos sustancias químicas que están muy relacionadas con la felicidad y nuestro cerebro es capaz de generarlas. Concretamente, una de estas sustancias es la comúnmente conocida como la hormona de la felicidad. Además, esta hormona de la felicidad se puede aumentar de forma natural en nuestro cuerpo. Si quieres saber cómo se llama la hormona de la felicidad y qué puedes hacer para aumentar sus niveles, sigue leyendo nuestro artículo de Psicología-Online: Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla.

También te puede interesar: Endorfinas: qué son, función y tipos

¿Qué es la felicidad?

Antes de saber cuál es la hormona de la felicidad, es importante conocer brevemente qué es la felicidad. La felicidad es objeto de estudio de la filosofía desde la antigüedad. Diversidad de pensadores y pensadoras han intentado generar una definición universal de este concepto, así como establecer los aspectos característicos de la felicidad. Sin embargo, actualmente se concibe la felicidad como una emoción subjetiva y relativa, también se reconoce que la cultura y la sociedad tienen un gran peso en la idea de felicidad que desarrollamos las personas. Desde la psicología, la felicidad es una emoción positiva, un estado emocional positivo relacionado con la satisfacción, motivación y la consecución de metas y objetivos. Se trata de un bienestar subjetivo, que tiene una gran influencia sobre nuestros pensamientos, actitudes y conductas. La psicología positiva incide en la idea de que la felicidad es el resultado del conjunto de actividades positivas y emociones positivas, tales como alegría y tranquilidad.

¿Cuál es la hormona de la felicidad?

La felicidad también puede analizarse desde un punto de vista biológico. Desde la biología, la felicidad es la actividad cerebral fluida que estimula de forma positiva el sistema límbico, la parte del cerebro que se relaciona con los estados emocionales. En nuestro cuerpo, además, poseemos sustancias químicas ligadas a un estado emocional positivo.

El nombre de la hormona de la felicidad es serotonina. La serotonina (5-HT) es una sustancia química que produce nuestro cuerpo de forma natural tanto en el cerebro como en los intestinos. Es un neurotransmisor, lo que quiere decir que posibilita la conexión entre neuronas, influyendo así en la actividad de nuestro sistema nervioso central. Se considera un neurotransmisor hormonal, ya que no solo actúa en el cerebro, sino también en otras regiones corporales. Esta sustancia juega un papel en la regulación del estado de ánimo, esencialmente en el bienestar psicológico y el equilibrio de las emociones. Es por ello que es comúnmente apodada como la hormona de la felicidad.

Serotonina hormona de la felicidad

La serotonina resulta fundamental en la regulación del estado de ánimo y las emociones, ya que es capaz de generar las reacciones químicas necesarias para incrementar nuestros niveles de bienestar. Asimismo, ayuda a afrontar el estrés y las exigencias del día a día. El aumento de esta sustancia química en nuestro organismo, genera casi automáticamente sensaciones de bienestar, relajación y positivismo. Es por ello que cantidades normales o equilibradas de serotonina en nuestro organismo producen beneficios en nuestra salud emocional y promueven el equilibrio psicológico.

La serotonina facilita la regulación de la ansiedad, la angustia y la agresividad, así como es una gran aliada para combatir los estados de tristeza y de irritabilidad. Sin embargo, un desequilibrio en esta sustancia puede conducir a experimentar malestar, enfado, tristeza etc. Niveles significativamente bajos de esta sustancia se relacionan directamente con la depresión. La relación entre la serotonina y la depresión es compleja; ya que el déficit de esta sustancia debido a la baja producción de esta por el cerebro, conduce a este trastorno del estado de ánimo, mientras que el desarrollo de un trastorno depresivo a causa de algún factor externo conlleva la disminución de los niveles de serotonina en nuestro organismo.

Los déficits de serotonina también se han asociado a estados agresivos, ansiedad y al trastorno obsesivo compulsivo (TOC). De hecho, la farmacología mayoritariamente empleada para ayudar en el tratamiento psicológico de esta sintomatología y patologías, son los antidepresivos ISRS, que bloquean la recaptación de la serotonina para aumentar su cantidad y disponibilidad en el cerebro, con el objetivo de mejorar el estado anímico. El abuso de antidepresivos puede producir un exceso de serotonina, por lo que aparecen síntomas de nerviosismo y agitación.

La serotonina, además de su función en la regulación emocional y su relación con la felicidad, posee otras funciones como la regulación del sueño, de la función intestinal, de la temperatura corporal, del apetito, de la función sexual y de la coagulación.

Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla - Serotonina hormona de la felicidad

Cómo activar la hormona de la felicidad

Como hemos visto, la serotonina tiene un gran papel en la regulación de las emociones. Para aumentar los beneficios psicológicos de esta sustancia, podemos incrementar sus niveles de forma natural. ¿Cómo activar la hormona de la felicidad? De las siguientes formas:

1. Hormona de la felicidad y deporte

Se puede activar la hormona de la felicidad realizando ejercicio físico regularmente. El ejercicio físico tiene beneficios antidepresivos, además de aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, promoviendo las sensaciones de bienestar. Además de la serotonina, el ejercicio favorece la liberación de endorfinas, relacionadas con el placer y la serenidad, así como es positivo para nuestra salud física y estado del organismo. En este artículo encontrarás cómo liberar endorfinas.

2. Hormona de la felicidad y alimentos

Es posible activar la hormona de la felicidad a través de la alimentación rica en triptófano, ya que la serotonina se produce gracias al triptófano, una sustancia que se encuentra en diversos alimentos. Por lo tanto, el consumo de alimentos que contienen triptófano facilitan la producción natural de serotonina. Algunos de estos alimentos son: pollo y pavo, pescado azul, nueces y otros frutos secos, legumbres, queso, chocolate negro, calabaza, espinacas etc.

3. Intentando reducir los niveles de estrés

Los niveles altos de estrés disminuyen los de serotonina. La práctica de ejercicios de respiración y relajación pueden ayudar en el control del estrés, así como acudir a terapia psicológica si fuera necesario.

4. Durmiendo las horas necesarias

El exceso o falta de sueño tienen una influencia negativa en los niveles de serotonina. Los niveles de esta sustancia se restablecen durante el descanso, por lo que una buena higiene del sueño es importante para nuestro bienestar psicológico. Además, la falta de sueño aumenta los niveles de estrés.

5. Buscando la luz solar

Otra sustancia que tiene un efecto en la producción de la hormona de la felicidad es la vitamina D. Esta vitamina aumenta con la exposición solar. La realización de actividades al aire libre o los espacios con luz natural son beneficiosos para el equilibrio emocional.

6. Evitando el exceso de cafeína

El café y otras bebidas estimulantes en exceso aumentan las hormonas relacionadas con el estrés y la excitación nerviosa, la adrenalina y el cortisol. Estas hormonas del estrés dificultan la producción de forma natural de la serotonina.

7. Evitando los alimentos con azúcares refinados

Estos alimentos carecen de los elementos nutricionales necesarios en la alimentación y se digieren muy rápido, por lo que al poco tiempo de consumirlos vuelve el apetito. La alimentación está muy relacionada con la producción de la serotonina, por lo que consumir alimentos saludables y que estimulen su producción resulta beneficioso para nuestro organismo.

En cambio, el consumo de alimentos como bollería industrial, alimentos procesados y artificiales, son negativos para nuestra salud general y para la producción serotoninérgica.

8. Cuidando tu salud emocional

Cuidarse no es únicamente comer bien y hacer ejercicio, también consiste en destinar tiempo a realizar actividades que te resulten placenteras, a socializar con aquellas personas que desees y a dedicar tiempo a ti, a entenderte y escucharte.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Bibliografía
  • Alarcón, R. (2015). La idea de la felicidad. Apuntes de Ciencia & Sociedad, 5(1), 2.
  • Guadarrama, L., Escobar, A., & Zhang, L. (2006). Bases neuroquímicas y neuroanatómicas de la depresión. Revista de la Facultad de Medicina UNAM, 49(2), 66-72.
  • Lacasse, J. R., & Leo, J. (2006). Serotonina y Depresión. Boletines Fármacos, 9(1)

Escribir comentario sobre Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla

¿Qué te ha parecido el artículo?

Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla
1 de 2
Hormona de la felicidad: cuál es y cómo activarla

Volver arriba