menu
Compartir

La familia de tu pareja no es tu familia: ¿por qué es importante recordarlo?

 
Por Sara Sanchis. 29 diciembre 2023
La familia de tu pareja no es tu familia: ¿por qué es importante recordarlo?

Reconocer que la familia de tu pareja no es tu familia es importante porque significa respetar su autonomía, lo que reduce la probabilidad de conflictos innecesarios y fomenta la independencia emocional y financiera en la relación. Los lazos familiares son una red social importante de cada persona. A su vez, la familia puede crear modos de funcionamiento estereotipados, lo que puede provocar conflictos a la hora de aceptar persona externas que se incorporan a la familia.

Por este motivo, pueden surgir problemas al empezar a formar parte de la familia de nuestra pareja. En este artículo de Psicología-Online hablaremos sobre por qué es importante recordar que la familia de tu pareja no es tu familia, para frenar y evitar malestares o conflictos mayores.

También te puede interesar: Planes para hacer con tu pareja en Navidad

Por qué tener en cuenta que la familia de tu pareja no es tu familia

La idea de que la familia de tu pareja no es tu familia se basa en la comprensión de que cada persona tiene su propia red familiar y que, aunque estés en una relación cercana con tu pareja, sus familias de origen son entidades separadas.

En dinámicas familiares rígidas pueden suponer un problema para los que pretenden integrarse como nuevos miembros de la familia. La persona nueva puede resultar "presionada" a actuar bajo la normativa familiar establecida, aún a pesar de no compartirla. En estos casos es importante recordar que la familia de tu pareja no es tu familia. Aquí profundizamos sobre las principales razones por las cuales es importante tener en cuenta esta distinción:

  • Respetar la individualidad: cada persona tiene su propia historia, antecedentes y relaciones familiares. Reconocer que la familia de tu pareja es diferente a la tuya es un acto de respeto hacia la individualidad y la identidad de cada uno.
  • Evitar conflictos innecesarios: al entender que la familia de tu pareja no es tu familia, puedes reducir la probabilidad de tener conflictos innecesarios. A veces, las diferencias familiares pueden causar tensiones en una relación. Toma cierta distancia sin participar activamente de lo dictaminado y establece límites claros para evitar malentendidos o resentimientos.
  • Fortalecer la relación de pareja: al reconocer y respetar las diferencias entre las familias, puedes centrarte en construir y fortalecer tu relación de pareja. Esto implica trabajar juntos para establecer vuestras propias tradiciones, valores y formas de abordar los desafíos.

En todo momento, es importante actuar de manera respetuosa y comunicar las decisiones personales de manera afectiva.

Cómo relacionarte con la familia de tu pareja

El modo de relacionarte con la familia de tu pareja va a depender, principalmente, de como consiga encajar tu personalidad con el patrón familiar, en general, y con sus diferentes miembros, en particular. Lo ideal es que la familia facilite la entrada del nuevo miembro, y que ambas partes adopten una actitud abierta, motivada y respetuosa. Aquí tienes algunos consejos para establecer y mantener buenas relaciones con la familia de tu pareja:

  • Muestra respeto: el respeto es fundamental en cualquier relación. Trata a la familia de tu pareja con cortesía y consideración, independientemente de las diferencias que puedan surgir.
  • Sé auténtico/a: no trates de ser alguien que no eres. La autenticidad es clave para construir relaciones sólidas. Muestra tu verdadero yo y permite que la familia de tu pareja te conozca tal como eres. Descubre Cómo ser auténtico en este artículo.
  • Comprende las dinámicas familiares: cada familia tiene su propia dinámica y normas. Trata de entender cómo funciona la familia de tu pareja y adapta tu comportamiento según sea necesario. Respeta las tradiciones y valores familiares. No juzgues dichos funcionamientos familiares y adopta una actitud de motivación, curiosidad e interés.
  • Sé paciente: la construcción de relaciones lleva tiempo. No esperes establecer una conexión profunda de inmediato. Sé paciente y permite que las relaciones se desarrollen de manera natural. Adopta una mirada bondadosa e intenta crear momentos tranquilos y conciliadores en todo momento.
  • Maneja los conflictos con madurez: es normal que surjan conflictos en las relaciones familiares. La clave es manejarlos con madurez y respeto. Si surgen desacuerdos, aborda la situación de manera calmada y constructiva. Cuando puedas, evita dichos momentos sin que ello suponga dejar de formar parte de la interacción familiar. Ante estas situaciones, no alimentes malos pensamientos y rencores y retoma una interacción positiva.
  • Haz un esfuerzo por conocerlos: investiga sobre los intereses y pasiones de la familia de tu pareja. Hacer preguntas y mostrar interés genuino puede ayudar a fortalecer los lazos. Es importante que mantengas las formas en todo momento.
  • Expresa aprecio: expresa tu agradecimiento por las cosas positivas que la familia de tu pareja aporta a tu vida y a la vida de tu pareja. El reconocimiento puede fortalecer las relaciones. Es recomendable disfrutar de la experiencia y alimentar el enriquecimiento personal mutuo.
La familia de tu pareja no es tu familia: ¿por qué es importante recordarlo? - Cómo relacionarte con la familia de tu pareja

Qué hacer cuando la familia de tu pareja no te quiere

Cuando te encuentras en la difícil situación de que la familia de tu pareja no te quiere, es importante abordar la situación con paciencia, empatía y estrategia. En primer lugar, es fundamental reflexionar sobre la razón detrás de su actitud. Puede ser resultado de malentendidos, diferencias culturales o simplemente una resistencia inicial al cambio. Comprender sus preocupaciones puede ser el primer paso para encontrar soluciones.

Otra estrategia efectiva es demostrar respeto y amabilidad constante. Aunque pueda ser complicado, mantén una actitud positiva y muestra interés en su familia. Participa en conversaciones, escucha sus opiniones y trata de encontrar puntos en común. Esto puede ayudar a construir puentes y demostrar que estás dispuesto/a a ser parte de su círculo familiar de manera positiva. Aquí te damos la claves sobre Cómo tener actitud positiva en momentos difíciles.

Vivir la situación de que la familia de tu pareja no te quiere no es fácil, pero no debes rendirte. Con un buena actitud y proceder podrían cambiar de opinión. Para tú integración en la familia, sé más positiva. Además, la comunicación abierta y honesta con tu pareja es esencial en esta situación. Asegúrate de que está al tanto de cómo te sientes y discutid juntos cómo abordar la situación. Juntos podéis encontrar maneras de aliviar las tensiones y fomentar una mejor comprensión mutua.

Por desgracia, en los casos en los que no consigas congeniar con la familia de tu pareja, lo mejor en mantener las distancias y trabajar internamente tu fuerza personal para mantener la calma en los momentos en los que te veas obligado/a a mantener cierta interacción familiar. En estos casos, es muy importante cuidar la relación de pareja para que la no aceptación de la familia no la estropee.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a La familia de tu pareja no es tu familia: ¿por qué es importante recordarlo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sentimientos.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
La familia de tu pareja no es tu familia: ¿por qué es importante recordarlo?
1 de 2
La familia de tu pareja no es tu familia: ¿por qué es importante recordarlo?

Volver arriba