Compartir

Mi pareja no quiere a mi familia: soluciones

 
Por Zoraida Luque. Actualizado: 11 marzo 2020
Mi pareja no quiere a mi familia: soluciones

Cuando empiezas una relación de pareja puedes pensar que nada podría influir en vuestro amor porque una relación es cosa de dos. Sin embargo, cada uno o cada lleva una mochila a la relación que contiene experiencias pasadas, entorno, amigos, familia… En Psicología-Online queremos hablarte delo que sucede cuando tu pareja no quiere a tu familia porque puede influir en el desarrollo de la relación.

También te puede interesar: Odio a mi familia: ¿qué puedo hacer?

Mi pareja no se lleva bien con mi familia

Entre los problemas que pueden surgir en una relación de pareja es un caso que se repite con más asiduidad de la que nos gustaría: que haya conflicto entre uno de los miembros de la pareja y su familia política. Las circunstancias más frecuentes son:

  • Tu pareja no soporta a tu familia porque apenas tienen cosas en común. Quizás los valores, las creencias y los comportamientos en general sean tan distintos que choquen.
  • Tu pareja no soporta a tu familia porque piensa que se meten demasiado en vuestra relación. Esto suele suceder cuando los padres o madres son sobreprotectores o autoritarios. De una forma u otra están acostumbrados a opinar e incluso decidir en todas las cuestiones relacionadas con su hijo o hija y eso incluye su relación de pareja.
  • A tu familia no le agrada tu pareja o no les parece lo suficientemente buena para ti y eso acaba notándose en la forma en que la tratan. Tu pareja, al sentirse juzgada, criticada o ninguneada, rechaza pasar tiempo con tu familia. Aquí encontrarás más información sobre qué hacer si tu madre no acepta a tu pareja.

Qué puedo hacer para que la relación mejore

Si no quieres que la mala relación de tu pareja con tu familia afecte a vuestra relación puedes seguir estas recomendaciones:

  • Habla con tu pareja y explícale lo importante que es tu familia para ti y lo mucho que te agradaría que hubiera por lo menos una relación cordial. Pídele que se ponga en tu lugar para comprenderte.
  • Si el problema es cómo tu familia trata a tu pareja o incluso sus intromisiones en vuestra relación te toca actuar a ti. Habla con tu familia sobre cómo te está afectando su comportamiento. Pon límites cuando se metan en asuntos que solo competen a la pareja. Hazles entender que tu pareja es importante para ti, que has elegido tener una relación con ella o él y que significaría mucho para ti que lo aceptaran e hicieran un esfuerzo por ser agradables o cordiales.

Aquí encontrarás otros trucos para mejorar la convivencia con la familia política.

Qué puede hacer tu pareja para mejorar la relación

En el caso de que tu pareja quiera tomar acción para mejorar la relación con tu familia e impedir así que afecte a vuestra relación de pareja puede intentar lo siguiente:

  • Buscar aficiones comunes con algunos miembros de tu familia y organizar un encuentro en torno a eso. El acercamiento es más fácil en momentos de ocio, los participantes suelen estar más receptivos. Cuando hacemos cosas que nos gustan estamos de buen humor y eso influye en nuestra forma de comunicarnos y en lo que transmitimos.
  • Podría hablar con tu familia y explicarles lo importante que eres para él/ella. Quizás así tu familia comprenda que está dispuesto/a a hacer lo necesario para hacerte feliz y eso cambiará su opinión sobre tu pareja.

A pesar de hacer un esfuerzo e intentar mejorar las relaciones con la familia política tu pareja debe ser él mismo o ella misma en todo caso y poner los límites que considere infranqueables.

Qué hacer si nada parece funcionar

Si por mucho que habéis puesto de vuestra parte la relación no mejora o incluso se vuelve insoportable quizás sea recomendable que los encuentros pareja-familia se reduzcan a lo estrictamente necesario (bodas, navidades y similar). Eso no quiere decir que no veas a tu familia, puedes seguir pasando tiempo con ellos, pero no es necesario que tu pareja esté siempre. Además, si reducimos al mínimo el roce es posible que en las pocas ocasiones en las que se vean las cosas estén más calmadas y los rencores hayan ido disminuyendo con el paso del tiempo.

La situación se complica si tienes hijos con tu pareja, ya que ellos tienen derecho a pasar tiempo con sus abuelos, tíos, primos, etc. En estos casos puedes ir con tus hijos a ver a tu familia y mientras tu pareja puede hacer otros planes con su familia, por ejemplo.

¿Elegir entre tu pareja y tu familia?

Si llegas al punto de tener que elegir entre tu pareja o tu familia es que las cosas no se han hecho muy bien y la situación se ha complicado más de la cuenta.

Como he comentado en el apartado anterior, si la relación de tu pareja con tu familia es insostenible puedes acordar con él/ella que pasarás tiempo con la familia por tu cuenta. No creo que sea necesario renunciar a tu familia ni renunciar a tu pareja.

A veces hay ser consciente de las cosas que podemos cambiar y de las que no podemos cambiar y en el segundo caso, aceptarlas será lo mejor para nosotros. Por mucho que pongas de tu parte, el pensamiento y el comportamiento de los demás no depende de ti. Tanto tus familiares y tu pareja son personas adultas y responsables de sus propios actos. Tú no tienes la culpa de que decidan no poner de su parte para contribuir a un buen ambiente para poder mantener una relación cordial.

 

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi pareja no quiere a mi familia: soluciones, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Conflictos familiares.

Escribir comentario sobre Mi pareja no quiere a mi familia: soluciones

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi pareja no quiere a mi familia: soluciones
Mi pareja no quiere a mi familia: soluciones

Volver arriba