menu
Compartir

Personas con doble vida: personalidad y consecuencias

Personas con doble vida: personalidad y consecuencias

La infidelidad, los triángulos amorosos y la doble vida son temas muy controversiales y constituyen uno de los motivos de consulta más frecuentes en atención de pareja, y uno de los puntos de sufrimiento más grandes que se abarcan en el análisis individual, cuando trabajamos con alguno de los involucrados.

Está lleno de estudios por todas partes, pero sigue siendo un misterio por qué las personas son infieles. Si la infidelidad es algo natural o un ideal inalcanzable. El tema está lleno de diferentes opiniones y mitos al respecto que intentaremos derribar en este artículo. El misterio de la infidelidad se hace más complejo cuando nos damos cuenta que coexisten personas capaces de ser fieles y monógamas junto a otras que no pueden o no quieren serlo y de esto devienen muchas preguntas como: ¿Cuál es la personalidad de las personas que mantienen una doble vida? ¿Qué es lo que los lleva a buscar fuera de la relación? ¿Por qué lo hacen? ¿Este tipo de personas puede cambiar? ¿Qué es lo que les falta y cuáles pueden ser las consecuencias de que una persona lleve una doble vida, para ellos y para sus parejas?

En este artículo de Psicología-Online, hablaremos sobre las personas con doble vida, su personalidad y las consecuencias.Veremos las posibles razones que pueden llevar a alguien a buscar fuera de la relación e intentaremos entender un poco lo que hay tras esa necesidad.

También te puede interesar: Consecuencias de una relación tóxica

Perfil de persona que lleva una doble vida amorosa

A continuación, haremos una lista de comportamientos para poder elaborar un completo perfil psicológico de una persona con una doble vida amorosa:

  • Son personas que esconden una inmadurez emocional y que poseen carencias afectivas que les dificultan la conexión y la capacidad de establecer vínculos íntimos, profundos y estables.
  • Realmente, no están disponibles afectivamente. Son personas que no están listos para comprometerse, con todo lo que eso implica, ni para ser responsables afectivamente con sus parejas.
  • Son inseguros de sí mismos y poseen una baja autoestima. Pese a demostrar todo lo contrario hacia el exterior, tras el cascarón de seguridad y poder, se esconde una persona con muchas inseguridades.
  • Suelen tener problemas de comunicación y ser personas que evitan el conflicto amoroso; ya sea porque les hace sentir incómodos, porque no saben qué hacer o porque no tienen las herramientas necesarias. Suelen apartarse cuando algo no les gusta o buscar lo que necesitan por fuera, antes de solicitarlo a su pareja.
  • Desconocen sus necesidades y esperan que su pareja las identifique y se las comunique o las satisfaga.
  • Tienen expectativas irreales en la relación con el otro. Les cuesta ver al otro, como un “otro” y le piden inconscientemente que sea o se comporte como una extensión de sí mismos. Cuando el otro actúa de forma diferente a ellos (desde su “otredad”; con valores, formas de ser y creencias diferentes) se sienten decepcionados.
  • Son excesivamente demandantes. Son personas que tienen una falta o necesidad no cubierta en la infancia y que buscan llenarla sin saber cómo. A nivel de pareja pareciera que nunca logran sentirse satisfechos y siempre falta algo en la relación.
  • Tienden a idealizar y devaluar. Les cuesta percibir al otro con lo bueno y lo malo y tienden a fijarse en ocasiones en lo muy bueno y en otras ocasiones en lo muy malo de la relación.
  • Necesitan reafirmarse constantemente a través de los otros, ser queridos, aceptados, gustar y seducir para sentirse bien consigo mismos.

¿Por qué hay personas que mantienen relaciones paralelas?

Veamos las posibles causas de llevar una doble vida amorosa:

  • La fidelidad no es natural. Primero que todo, creo que es importante mencionar que no es tan fácil ser fiel, ya que no es algo que se nos dé natural. La fidelidad es una decisión que se sostiene con gran esfuerzo y no todas las personas tienen claro lo que quieren (creen tenerlo claro pero no siempre es tan así) y cuando no sabemos bien lo que queremos, se vuelve mucho más difícil sostener nuestras decisiones y ser consecuentes y coherentes con ellas, lo que nos hace más proclives a dudar o caer en tentaciones.
  • El ser fiel a un otro, a veces, no va en consonancia con ser fiel a uno mismo. Si vemos una relación como una construcción continua, con altos y bajos que se presentan de forma permanente, nos encontramos con que habrá en algunos momentos ciertas ocasiones en donde nuestros deseos no estarán en concordancia con los compromisos que se adquieren al estar en pareja y habrá que optar, y en este proceso hay quienes optarán por seguir siendo fieles a sí mismo, quienes decidirán ser fieles a su pareja y otros que encontrarán estrategias para poner en equilibrio ambas.
  • El deseo sigue existiendo. Como dice Rolon se pone en juego la fuerza del deseo, que existirá siempre, por más enamorados que estemos. Siempre aparecerá en algún momento una persona que nos genere deseo y en este sentido el “amante fiel” tiene que librar una batalla con sus propias tentaciones en pos de algo que considera mejor para él.
  • La premisa de estabilidad psicoemocional. El poder establecer vínculos fieles, sanos y permanentes a lo largo del tiempo, requiere un “backup” que no todos logramos alcanzar satisfactoriamente en nuestra infancia. Las personas que mantienen relaciones paralelas son personas con muchas faltas y carencias y también personas que no aprendieron lo necesario para poder responder con la fidelidad antes que con la infidelidad.
  • Las experiencias vividas. Nuestra historia condiciona nuestro tipo de elecciones y el tipo de dinámicas que establecemos con otros. Una persona que sostiene una doble vida ha aprendido muchas de esas cosas que hoy repite de forma inconsciente y compulsiva y por eso es muy posible encontrar en su historia un historial de infidelidades o de los rasgos asociados como falta de límites, incapacidad para comunicarse y ser atendido y entendido, dificultad para resolver satisfactoriamente los conflictos con un otro, necesidades silenciadas, etc. Es por eso que podríamos decir que la infidelidad por una parte se elige y por otra se padece, y por ende debemos hacernos cargo, a nivel consciente, de todo lo que arrastramos.

Consecuencias psicológicas de una doble vida

Las personas que mantienen una doble vida y son descubiertas o por alguna razón llegan a confesar su infidelidad tienen que enfrentarse a la realidad y eso implica tomar consciencia de sus actos y las consecuencias de ellos. Todo tiene un costo y el hecho de quebrar el acuerdo de la pareja genera un daño importante en cada una de las partes y en la relación.

La persona que ha sido infiel debe aceptar y hacerse cargo a nivel consciente de que sus actos tienen consecuencias y entre ellas aceptar que daño a su pareja y que producto de esto, lo más probable es que la relación se termine o se vea fuertemente afectada la confianza y su propia dignidad se ponga en juego. Esta es una de las razones por las cuales muchas de las personas que son infieles deciden luego guardar el secreto, antes que asumir todo lo que puede significar el hecho de decir la verdad.

“Una persona tiene que convivir con las decisiones que toma y es muy peligroso tomar decisiones que después nos van a angustiar o que van a poner en juego nuestra dignidad, porque después va a haber que convivir con eso todo el tiempo y si yo voy a sentirme culpable por hacer algo y eso me va a tener todo el tiempo angustiado eso no es disfrutable” (Rolon. G)

La pareja afectada por esta infidelidad, también experimentará consecuencias psicológicas. Primero la experiencia generará mucho dolor, ya que implica incorporar y aceptar una realidad diferente a la que imaginaba y esto será un golpe fuerte a la confianza y autoestima que también afecta su identidad como persona, pero también afecta la identidad de la pareja.

A nivel del vínculo de pareja, esto también se verá afectado ya que la confianza en la relación se verá gravemente lesionada. En la mayoría de casos, la relación se termina, pero algunas veces la parejas deciden continuar y ahí es necesario mucho tiempo, trabajo y esfuerzo para lograr recuperar la confianza y reconstituir lo que se quebró, es importante hacer este proceso con la ayuda de un profesional para evitar generar de forma inconsciente más daño a cualquiera de las partes afectadas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Personas con doble vida: personalidad y consecuencias, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Terapia de pareja.

Bibliografía
  • Rolon G. (2012). Encuentros. El lado b del amor. Argentina: Planeta
  • Vrij. A, Anders. P, Porter. S. (2011). Pitfalls and opportunities in nonverbal and verbal lie detection. APS. Estados Unidos: SAGE
  • Figueroa L. (2015). Investigación de casos: La infidelidad una descripción psíquica desde un enfoque psicoanalítico. Antioquía.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Raquel Bernardo Zaragoza
Que debo pensar si encuentro una serie de llamadas que mi pareja realiza a un número constantemente y descubro que es a una mejer que es 15 años mayor que el y que al confrontarlo solo me dice que es una amiga y que solo le hace llamadas para saludarla, lo que ami no me conbense es que las llamadas son constantes de cada tercer día, in cluso en un día le a llamado 2 veces, y las llamadas Durán más de media hora y le preguntó de qué habla con esa persona y no me da respuesta lógica, solo me responde que de cosas y esa es toda su explicación y yo estoy con el alma rota decepcionada y frustrada yo tengo 38 años y no me cabe en la cabeza que el pueda tener una relación con una mujer de mas de 60 años, ayúdenme no se que hacer ni que pensar y el solo dice que no es lo que yo pienso 😭😭
Catalina Aguayo
Hola Raquel,
Me gusta mucho que te haya servido nuestro artículo.

Estaba leyendo lo que me comentas y más allá de lo que te reconozca o no tu pareja, deberías preguntarte: ¿Por qué te esta costando tanto trabajo creerle? y ¿Qué de la situación te genera tantas dudas?

Respecto a él, independiente de lo que sea verdad o no, quizás podrías decirle que has notado que por alguna razón la situación te esta afectando y te cuesta creerle, poner en claro que tu intención no es cuestionar su verdad (para evitar resistencias) pero que te gustaría que tratarán de resolver el problema juntos. Hay varias opciones desde terapia en adelante....

Espero que nuestra respuesta te sea de ayuda y te invitamos a leer más artículos.

Te recordamos que en psicología-online no tenemos la facultad de establecer diagnósticos y todo lo escrito es meramente informativo y basado en la información que se extrae de lo que suele recomendarse en parejas que se encuentran en conflictos. No abordamos casos particulares ya que no es posible intervenir, ni tener todos los antecedentes del caso.

Personas con doble vida: personalidad y consecuencias
Personas con doble vida: personalidad y consecuencias

Volver arriba