Compartir

Por qué me cuesta hacer amigos

Por qué me cuesta hacer amigos

Existen objetivos que cuando nos los planteamos dependen principalmente de nosotros. Sin embargo, existen otras metas que son más complejas porque implican un grado de reciprocidad. Así ocurre, por ejemplo, con la amistad. El deseo de tener amigos y conocer gente nueva es muy frecuente en personas de distintas edades. Por esta misma razón, cuando alguien siente algún límite en torno a este asunto, se cuestiona cuál puede ser el motivo por el que no consigue afianzar nuevas amistades.

¿Por qué me cuesta hacer amigos? En Psicología-Online, respondemos a esta cuestión y te animamos disfrutar de esta meta como un proceso y no como un fin en sí mismo.

También te puede interesar: Por qué me cuesta tanto hacer las cosas

No tener amigos: causas según la psicología

Existen distintas razones por las que puedes encontrarte en esta situación:

1. Poca vida social

Cuando la rutina personal de un ser humano se reduce al marco previsible de ir del trabajo a casa, entonces, es difícil coincidir con personas interesantes porque cuando esta es tu situación no te das la oportunidad de salir fuera de tu zona de confort. Es cierto que actualmente existen páginas muy prácticas para conocer nuevos amigos online. Sin embargo, incluso en ese caso es importante dedicar tiempo y valorar la posibilidad de concretar un plan presencial en algún momento. Si esta es la causa por la que te cuesta hacer amigos nuevos, entonces, haz algunos cambios en tu agenda para integrar nuevos planes.

2. La edad

Cuando una persona recuerda su historia de vida en relación con la amistad puede observar cómo las etapas del colegio, el instituto y la universidad se definen por una mayor flexibilidad para invertir tiempo en la amistad. Sin embargo, el salto a la etapa adulta está condicionado por los horarios incompatibles. Después de los 30 tal vez necesites darte más tiempo para conocer gente nueva y consolidar nuevas relaciones puesto que en este momento no conoces tanta gente nueva como en el primer curso de carrera, por ejemplo.

3. Timidez

Cada persona debe conocerse a sí misma para hacer hacer amigos nuevos. Las personas tímidas deben respetar su propio ritmo para hacer nuevas relaciones sin compararse con las habilidades de alguien que se posiciona como líder del grupo. Como consecuencia de la timidez extrema en adultos, la persona puede tardar más tiempo en mostrarse ante los demás. Por tanto, si no se dan las condiciones de tiempo para coincidir con ese grupo en más ocasiones, es posible que esos lazos no evolucionen más allá del compañerismo.

4. Egoísmo

Una forma de egoísmo visible en la amistad es el tiempo. Aquellas personas que no dedican tiempo de modo regular a un vínculo, personas que aparecen y desaparece sin dar más explicaciones, entonces, tienen dificultades para construir vínculos estables porque esta actitud aleja a los demás. También puede ocurrir que si otras personas te invitan a planes pero tú siempre los rechazas poniendo excusas y justificaciones, entonces, llegará un momento en el que dejen de contar contigo porque no notan interés por tu parte.

5. Relación de pareja

Algunas personas viven un amor en el que prácticamente todo su tiempo libre gira en torno a esa relación. De este modo, cuando esta dependencia emocional en la pareja no deja espacio a la amistad es muy difícil que la persona pueda construir nuevos encuentros interpersonales con gente interesante. Este hecho es visible cuando se produce la ruptura y, entonces, el afectado sufre por no tener pareja y, también, por la falta de amigos.

Por qué me cuesta hacer amigos - No tener amigos: causas según la psicología

Amigos de verdad hay pocos

Y, sin embargo, más allá de los límites que todos podemos experimentar en este deseo personal de conocer gente nueva y hacer amigos, en realidad, cuando la palabra amistad representa su significado profundo y verdadero, entonces, puedes entender que realmente, hacer amigos es algo que cuesta porque un lazo no crece y evoluciona en un día. El concepto de amistad ha quedado un tanto desvirtuado cuando se utiliza de manera cuantitativa al describir el número de amistades que acompaña a un perfil de una red social.

Sin embargo, la amistad marcada por la diferencia cualitativa, aquella que nace de las conversaciones, la sinceridad, la convivencia y la complicidad del día a día, es una amistad que surge de manera gradual. De lo contrario, corres el riesgo de identificar como amigos a personas con las que tienes un vínculo de compañerismo o conocidos con los que tienes algún tipo de afinidad. Esas relaciones, con el tiempo, tal vez deriven en amistad. Sin embargo, conviene no llamar amigos a quienes no lo son todavía. De lo contrario, corres el riesgo de decepcionarte por haber puesto expectativas excesivas en la relación.

Cómo hacer amigos nuevos de verdad

Si te cuesta hacer amigos nuevos, estos consejos pueden servirte de ayuda para ganar seguridad en ti mismo:

  1. No te obsesiones con este tema pero intenta estar atento a aquellas oportunidades que surgen en el camino. Intenta relajarte porque los vínculos fluyen mejor cuando lo haces.
  2. Valora aquello que tú puedes aportar a tus futuros amigos. Cuando te posicionas a la expectativa de recibir, puedes proyectar una impaciencia que aleja a los otros. Por el contrario, cuando te valoras a ti mismo y eres consciente de tus fortalezas personales, cualidades y talentos, entonces, asumes una posición adecuada para hacer amigos nuevos. Es la actitud que se refleja en este esquema: "Yo estoy bien, tú estás bien".
  3. El poder de la mediación. Si alguien de tu entorno te presenta a algún amigo con el que cree que puedes conectar, entonces, esta persona en común puede ser un punto de apoyo para ambos en la organización de los primeros planes.
  4. Realiza actividades que te gusten porque en torno a los cursos asociados a esas materias tienes nuevas posibilidades de conocer gente interesante que también comparte tu misma afición. Sin embargo, recuerda que esto no siempre pasa cuando tú lo deseas sino que, realmente, las coincidencias surgen en el momento más inesperado. La amistad es una consecuencia natural del propio vivir, por tanto, confía en que tus acciones en algún momento darán sus frutos.
  5. Céntrate en aquellas cualidades que te aportan seguridad en lugar de poner tu atención en aquellos límites que te producen inseguridad. Da espacio al otro. Si tú llenas todos sus vacíos por medio de tus iniciativas, llamadas de teléfono y búsqueda de comunicación, entonces, no dejas que la amistad se consolide porque este es un tema de dos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué me cuesta hacer amigos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Emociones.

Escribir comentario sobre Por qué me cuesta hacer amigos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué me cuesta hacer amigos
1 de 2
Por qué me cuesta hacer amigos

Volver arriba