Compartir

Por qué me cuesta abrirme a los demás

 
Por Marta Menéndez. 3 septiembre 2018
Por qué me cuesta abrirme a los demás

Con ser abiertos emocionalmente nos referimos a esos momentos en los que compartimos con otras personas sentimientos íntimos pertenecientes a nuestra esfera personal.

Todos necesitamos amigos en nuestras vidas, ya sea una simple amistad o relaciones de pareja, como seres sociales nos gusta tener personas involucradas en nuestras vidas, pero las relaciones son difíciles y a muchos de nosotros nos cuesta abrirnos a los demás entre otras cosas por vulnerabilidad, inseguridades, traumas emocionales, mentiras, mejores amigos que se convierten en traicioneros, etc. "¿Por qué me cuesta abrirme a los demás?" En este artículo de Psicología-Online, te contamos algunas razones por las cuales abrirte a los demás te puede resultar algo muy difícil.

También te puede interesar: Por qué me cuesta hacer amigos

Por qué te cuesta hablar con la gente

Abrirnos es una especie de invitación a los demás a compartir cosas con nosotros, es algo satisfactorio, pero también puede llegar a ser muy difícil. Nos hace sentir vulnerables, psicológicamente desnudos y generalmente ansiosos. Pero es importante en el sentido que dejamos que otros entiendan cómo realmente pensamos, cómo nos sentimos y en qué creemos.

Algunas razones por las cuales sigues preguntándote "¿por qué me cuesta abrirme a los demás?" son las siguientes:

Miedo a ser vulnerable

La parte difícil de ser emocionalmente abierto viene del miedo producido por la vulnerabilidad. Cuando una persona es abierta y no se construye un nivel adecuado de confianza puede sentir que en un futuro será una presa de situaciones que implican cierta apertura emocional. Sin cierto nivel de confianza, abrirse emocionalmente puede ser una sentencia de muerte. Esto puede deberse en parte a problemas de confianza en relaciones pasadas.

Aquellas personas que tienen miedo a abrirse a los demás tienen dudas sobre si los otros, ya sean amigos o pareja, les van a hacer daño. Para ello hay que mostrarles que realmente cuidarás de ellos y eso se demuestra lentamente, en el transcurso de los meses.

La inseguridad puede ser muy intensa

La falta de disponibilidad emocional es una de las causas principales de la desaparición de cualquier relación. Las personas tienden a cerrarse emocionalmente por sus inseguridades que pueden estar basadas o no en experiencias previas. Cada uno traemos nuestra mochila de experiencias previas y, aunque intentemos que influyan lo más mínimo en el presente, lo hacen. Es importante saber qué hacer ante la inseguridad emocional.

No practicar

Algunas veces la principal razón por la que algunas personas tienen dificultades para abrirse es que no saben cómo. Hay personas que se han criado en hogares donde no era frecuente expresar o compartir emociones entre los miembros de la familia y por esa razón no saben hacerlo. Incluso puede que en algún momento hayan intentado expresarlos por necesidad y hayan sido humillados por sus familiares que lo ven como una debilidad.

Viejos recuerdos

Las personas que han experimentado abuso emocional: juicios negativos, humillaciones… en relaciones anteriores pueden presentar dificultades para confiar y abrirse emocionalmente a otras personas, se trataría como de una especie de mecanismo de defensa.

Por qué me cuesta abrirme a los demás - Por qué te cuesta hablar con la gente

Me cuesta relacionarme con la gente: ¿qué hago?

Si bien es cierto que existen personas que les cuesta relacionarse con los demás, puedes seguir estos consejos para que abrirte emocionalmente te resulte más sencillo:

1. Identifica tus sentimientos

¿Cómo puedes saber lo que estás sintiendo? Toma conciencia de los movimientos y sensaciones de tu cuerpo. ¿Sientes presión en tu pecho? ¿estás sonriendo o frunciendo el ceño? Una vez que notes las sensaciones de tu cuerpo, podrás identificar los sentimientos asociados a ellas.

Busca las palabras adecuadas para describir tus sentimientos. Trata de anotar las palabras varias veces al día y busca un patrón o tendencia.

2. Habla de esos sentimientos

Después de identificar tus sentimientos, puedes elegir compartirlos con tus amigos, pareja o familiares. Si esto es algo nuevo para ti, te sentirás incómodo, pero debes tener en cuenta que es algo normal. Cuanto más practiques compartiendo tus sentimientos, más natural te sentirás.

Si no quieres, siempre existe la opción de no compartirlos, teniendo en cuenta que, al bloquear la expresión de tus sentimientos, estás limitando el nivel de intimidad con tu entorno.

3. Escucha

Compartir tus sentimientos es el punto de partida. También puedes escuchar los sentimientos de los otros. Esto puede ser un gran desafío si es algo que no has hecho antes. Mientras escuchas a otros hablar sobre sus sentimientos no debes estar haciendo otras cosas a la vez y mantén un buen contacto visual.

4. Valida tus sentimientos

Normalmente cuando somos pequeños, nuestra familia nos valida la expresión de los sentimientos, pero puede que en tu caso no se haya producido el mensaje de que está bien sentir y expresar los sentimientos, lo que invalida la capacidad de un niño para definir su propia experiencia y sentimientos. Validar los sentimientos ayuda a la persona a confiar en sus propias emociones.

5. Ten en cuenta que cometer errores es algo normal

Aprende de tus errores del pasado, cada error emocional o de comportamiento es una oportunidad para aprender más sobre ti mismo y los que te rodean. Aprender sobre los sentimientos de los demás es la forma de desarrollar su inteligencia emocional. Cuanto más aprendes, más profunda se vuelve tu intimidad emocional.

Por qué me cuesta abrirme a los demás - Me cuesta relacionarme con la gente: ¿qué hago?

No me gusta relacionarme y abrirme con los demás

Abrirse emocionalmente y ser honesto puede producir mucho miedo. Al principio puede parecer imposible, pero a la larga es mejor que contener los sentimientos. Una buena identificación y expresión de los sentimientos está relacionado con una buena salud mental.

Por esto, si sigues preguntándote "¿por qué me cuesta abrirme a los demás?" es importante que sigas los consejos anteriores además de otros. La soledad que sentimos cuando no nos abrimos a los demás será reemplazada por seguridad, ternura y nueva cercanía en tus relaciones. Las recompensas que obtenemos de abrirnos a otras personas son muy potentes. Compartir tus sentimientos más íntimos y ser aceptado es una necesidad humana básica y puede ser muy saludable.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué me cuesta abrirme a los demás, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Emociones.

Escribir comentario sobre Por qué me cuesta abrirme a los demás

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué me cuesta abrirme a los demás
1 de 3
Por qué me cuesta abrirme a los demás

Volver arriba