Compartir

Por qué no quiero trabajar ni estudiar

Por qué no quiero trabajar ni estudiar

Si te haces constantemente esta pregunta: ¿por qué no quiero trabajar ni estudiar? Y eres un joven de entre 18 y 34 años aproximadamente, probablemente pertenezcas a la llamada generación Ni-Ni. Pero, ¿qué es la generación Ni-Ni? Se le llama generación Ni-Ni a los jóvenes adultos que ni trabajan ni estudian y que aún dependen económicamente de los padres. Se trata de jóvenes que no se sienten motivados ni se han visto en la necesidad para trabajar o para estudiar debido a que los padres les dan prácticamente todo lo que ellos necesitan para sentirse satisfechos.

Cabe mencionar que a muchos de estos jóvenes no únicamente se les brinda comida y un lugar donde vivir, sino que también están acostumbrados a que los padres les den una serie de comodidades como un auto, dinero, ropa limpia, etc. Por lo que la pregunta sería: ¿por qué algunos jóvenes prefieren vivir a expensas de los padres y no quieren independizarse? En este artículo de Psicología-Online: por qué no quiero trabajar ni estudiar, vamos a dar respuesta a esta interrogante.

8 posibles razones por las que no quiero trabajar ni estudiar

Existen muchas razones por las cuales una persona decide que no quiere trabajar ni estudiar, sin embargo entre las principales podemos destacar las siguientes:

Temor a fracasar

El temor al fracaso está muy acentuado en algunas personas debido a que han crecido y se han desarrollado en un ambiente en donde lo han tenido todo con facilidad. Los padres de estos jóvenes los privaban de pocas cosas, han tenido estudios, buena comida, ropa, dinero para salir con los amigos, les han consentido sus caprichos, etc. por lo que han desarrollado muchos miedos en la infancia y adolescencia relacionados con fracasar y no poder obtener las cosas a las que están acostumbrados por ellos mismos.

Nunca se les impusieron límites

Este tipo de jóvenes que obtuvieron de sus padres una educación muy permisiva y donde prácticamente nunca les impusieron límites. Son personas que se quedaron acostumbradas a hacer siempre lo que querían y aprendieron a seguir reglas, cumplir con un horario establecido u obedecer órdenes, cuestiones que es necesario seguir para la gran mayoría de los trabajos.

Percibir infelicidad en sus padres trabajadores

Debido a que este tipo de jóvenes ven como sus padres se quejan de lo mucho que trabajan, no tienen tiempo para otras cosas, etc. aprenden a percibir el trabajo como algo sumamente negativo cuando realmente para ellos no tiene porque ser así.

Pocas oportunidades laborales

La situación que tenemos actualmente resulta un tanto desfavorable debido a que no resulta sencillo conseguir un empleo en donde puedas tener una estabilidad económica. Es por ello que muchos jóvenes perciben que nunca van a ganar más que los padres, lo cual les desanima demasiado por lo que prefieren quedarse así como están y seguir dependiendo de ellos.

Falta de motivación

La falta de motivación intrínseca que presentan muchos jóvenes viene determinada por una serie de causas, entre ellas que perciben un futuro laboral y económico desolador, también por el hecho de desconocer lo que realmente les apasiona y aquello con lo que disfrutarían trabajando.

No tener metas claras

Hay jóvenes que simplemente no tienen bien definido lo que quieren en la vida, nunca se han preguntado a así mismos que es lo que quieren lograr y a que se quieren dedicar. Se trata también de una falta de conocimiento de uno mismo que provoca que no se tenga interés por nada

Aspiraciones demasiado altas

Algunos jóvenes tienen aspiraciones muy altas de lo que quieren conseguir lo cual realmente no es algo negativo sino todo lo contrario. Lo negativo de tener este tipo de aspiraciones es pretender alcanzar sus metas en un corto lapso de tiempo y ser impaciente. Por ello muchas personas dejan de lado sus metas y propósitos en la vida ya que quieren que todo se les dé rápido, lo cual provoca que al obtener lo que quieren en seguida abandonen sus metas al primer intento.

Depresión

Otra de las posibles causas es que la persona en cuestión se encuentre deprimida ya que como bien sabemos la depresión es una enfermedad que en la mayoría de los casos se vuelve incapacitante. Por lo que quien la padece vive con una constante sensación de vacío existencial y le pierde incluso el sentido a la vida dejando de importarle todo o casi todo lo que hace. Para estudiar o trabajar se necesita tener un motivo por el cual hacerlo y en este caso no existe motivo alguno.

 8 posibles razones por las que no quiero trabajar ni estudiar

5 soluciones para motivarte a trabajar o estudiar

Después de haber descrito brevemente algunas de las posibles razones por las cuales una persona no quiere trabajar ni estudiar, vamos a brindarte algunos consejos para que puedas sentirte más motivado y salir airoso ante esta situación. Como sabes el encontrarte en este momento sin estudiar ni trabajar puede traerte ciertas ventajas momentáneas, sin embargo en un futuro no muy lejano será necesario que comiences a tomar acción y decidas hacer algo ya que de esto dependerá no sólo tu estabilidad económica sino también tu bienestar psicológico y emocional.

  • Date tu tiempo. Sino estás seguro de lo que quieres hacer es bueno darse el tiempo para reflexionar, sin embargo hay que tomar en cuenta que debemos de encargarnos de hacerlo realmente y no dejar solo pasar el tiempo. Algo que puede ayudarte a descubrir aquello que deseas es hacer ejercicios de introspección para conocerte más a ti mismo.
  • Visualizate de aquí a unos años. ¿Cómo te ves de aquí a 5 años? Esta es una pregunta que suelen utilizar mucho en las entrevistas de trabajo, es importante que tengamos claro que es lo que queremos lograr a largo plazo para poder encaminarnos hacia ello. Piensa en la vida que te gustaría tener y ve proponiéndote metas a corto plazo para que puedas comenzar a lograrlo.
  • Descubre tu talento y aprovechalo. Todas las personas tenemos cosas que se nos dan mejor que otras o que simplemente nos apasionan. Es importante, en caso de no tener claro que es aquello en lo eres bueno o que te encanta hacer, identificarlo y comenzar a desarrollar más esa habilidad. Por ejemplo, si eres una persona creativa, te gusta el dibujo y el diseño, podrías apuntarte a clases y/o comenzar una formación profesional o carrera universitaria que tenga relación con ello.
  • Pierde el miedo al fracaso. En caso de que tu limitante sea el miedo a fracasar es necesario que mejores tu perspectiva acerca de lo que es el fracaso. Todas las personas tenemos miedo, es algo que no vamos a poder evitar, sin embargo en lugar de que ese miedo nos paralice debemos de hacer que nos impulse a lograr lo que deseamos. ¿Qué te da más miedo intentarlo y fracasar o nunca haberlo intentado e igualmente fracasar? Recuerda que en caso de decidir intentarlo y haber “fracasado”, eso es algo sumamente positivo ya que aprendemos de esa experiencia para que la próxima podamos hacerlo mejor. El fracaso es parte del éxito, las únicas personas que fracasan realmente son las que nunca lo intentan.
  • Consulta con un profesional. En caso de que sientas que tu solo no puedes hacer nada para sentirte mejor y/o simplemente no sientas el deseo por trabajar o estudiar en algo y notas que te está afectando emocionalmente, siempre es recomendable acudir con un profesional para que te oriente. El psicólogo es el profesional más indicado que te puede ayudar, su trabajo será el servirte de guía para que, más allá de que decidas estudiar o trabajar, puedas sentirte mejor contigo mismo y alcanzar un equilibrio emocional adecuado.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué no quiero trabajar ni estudiar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Escribir comentario sobre Por qué no quiero trabajar ni estudiar

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué no quiero trabajar ni estudiar
1 de 2
Por qué no quiero trabajar ni estudiar
Volver arriba