menu
Compartir

Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla

Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla

Existen determinados hábitos que resultan difíciles de modificar más allá de las particularidades que cada persona haya atravesado en su vida. En algunas ocasiones, esto puede ser una consecuencia propia de la edad y de las costumbres arraigadas de la sociedad. Tomando esta perspectiva, se puede comprender que hay situaciones que podrían ser pensadas de otro modo, pero adoptar otro punto de vista supondría una tarea ardua y compleja. Después de todo, la vida nos somete a constantes cambios inesperados que requieren de decisiones precipitadas. En estos casos, hay personas que pueden variar sus ideales y adaptarse a las modificaciones que se desprenden de un ámbito puntual, mientras que otras no están dispuestas a reflexionar y producir variaciones que repercutan en acciones, emociones y conductas.

En este artículo de Psicología-Online te explicaremos qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla.

Qué es la rigidez cognitiva

La rigidez cognitiva puede ser definida como la imposibilidad de llevar a cabo otro tipo de conductas y/o creencias que representen una novedad para la persona. Dicho de otro modo, consiste en sostener las mismas ideas, conductas y creencias a lo largo del tiempo sin ninguna posibilidad de cambios. En consecuencia, esto suscita una complejidad de la salud mental que puede provocar diversos conflictos en los vínculos laborales, sociales y familiares.

Más allá de que estamos hablando de una persona en particular, la rigidez cognitiva también puede verse reflejada en la dificultad para aceptar otros puntos de vista sobre determinados sucesos.

Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla - Qué es la rigidez cognitiva

Trastornos o patologías asociados a la rigidez cognitiva

La rigidez cognitiva implica la presencia de algunas problemáticas de la salud mental en las que se manifiesta esta condición. A continuación encontrarás los trastornos o patologías asociados a la rigidez cognitiva:

  • Trastorno del espectro autista: si bien es cierto que el autismo posee varios matices, en estos casos existe una gran dificultad en cuanto a la adaptación a cambios que se producen en hábitos y rutinas.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo: las personas que llevan a cabo diversos rituales de forma constante y continua suelen ser bastante reticentes a las modificaciones que pueden manifestarse. Por ello, cuando se dan ciertas variaciones suelen desencadenarse niveles de nerviosismo, ansiedad, miedo e ira difíciles de sobrellevar.
  • Trastorno por déficit de atención: a pesar de que esta patología suele ser diagnosticada en edad escolar, las personas que presentan dificultades en sostener la atención adoptan estrategias puntuales y consistentes para lograr este objetivo. Frente a la aparición de cambios, los niveles de concentración disminuyen considerablemente.
  • Trastorno depresivo: los síntomas que caracterizan a la depresión representan un obstáculo para los cambios. Cuando estos se presentan, la persona responde de forma negativa dado que la perspectiva de la vida no posee grandes modificaciones.
  • Trastornos alimenticios: a pesar de que la bulimia y la anorexia son los más conocidos, las patologías que se destacan por desordenes alimenticios mantienen una dificultad para tolerar cambios en patrones de vida.
  • Trastornos psicóticos: este tipo de patologías psiquiátricas resultan severas debido a que se deben cumplir determinadas circunstancias de un modo inflexible para que no haya descompensaciones. Aquí encontrarás más información sobre los Brotes psicóticos: causas, síntomas y tratamiento.
Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla - Trastornos o patologías asociados a la rigidez cognitiva

Cómo evaluar la rigidez cognitiva

Resulta importante establecer estrategias que permitan detectar esta problemática a tiempo que permitan buscar alternativas para la vida de una persona que padece esta dificultad. Una de las vías es la evaluación neuropsicológica, además de algunos otros instrumentos que sirven para evaluar la rigidez cognitiva y que te mostramos a continuación:

  • Test de Desatención: consiste en tocar botones cuando aparecen luces amarillas en una pantalla. No obstante, no se debe apretar ningún botón en el momento que cambien de color.
  • Test de Simultaneidad: dentro de una pantalla, la persona debe continuar el recorrido de una bola blanca y prestar atención a ciertas palabras. Cuando exista la coincidencia entre la palabra y su color, se debe establecer una respuesta. Este test pone a prueba el grado de atención junto a la adaptación a cambios.
  • Test de Sincronización: el objetivo consiste en coordinar el recorrido de una bola junto al puntero de la pantalla. De este modo, se evalúa la sincronicidad entre los movimientos.

Cómo trabajar la rigidez cognitiva

A pesar de las dificultades que suscita esta cualidad, existen algunos métodos que permiten establecer un tratamiento. En este apartado te mostramos cómo puedes trabajar la rigidez cognitiva:

  • Establecer nuevas metas: la renovación de objetivos requiere estrategias diversas para lograr aquello que se propone. En un papel o documento, es recomendable anotar aquellas metas que se busca cumplir.
  • Realizar terapia psicológica: acudir a un profesional de la salud mental ayuda a desestimar creencias que son tomadas como verdades absolutas. De esta manera, la terapia invita a reflexionar acerca de los puntos de vista que se adoptan en la vida.
  • Cambio de hábitos: más allá de tener incorporados determinados conocimientos, la modificación de rutinas, conductas e ideas busca implementar una mayor flexibilidad.
  • Realizar ejercicio físico: la liberación de endorfinas produce una relajación en el sistema nervioso central. A su vez, esto tiene como efecto una mayor flexibilidad cognitiva.
  • Apelar a medios artísticos: se sabe que el arte es uno de los medios de expresión de sentimientos. En este sentido, no existen patrones rígidos y específicos a seguir dado que no existen reglas marcadas en el arte. Practicar alguna actividad artística ayuda a trabajar la rigidez cognitiva.
Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla - Cómo trabajar la rigidez cognitiva

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología cognitiva.

Bibliografía
  • Maddio, S., Greco, C. (2010). Flexibilidad Cognitiva para Resolver Problemas entre Pares ¿Difiere esta Capacidad en Escolares de Contextos Urbanos y Urbanomarginales?. Revista Interamericana de Psicología, 44 (1), 98-109.
  • Martinez Fuentes, A. (2021). Abordaje de un estudio de caso de falta de regulación emocional y rigidez cognitiva. Universidad Alfonso X El Sabio. Facultad de Psicología.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Linley
Excelentes informaciones para aprender y ayudar a los que se encuentran en distintas situaciones como lo explican aquí.
Gracias y muchas bendiciones.
Me encantó. 🙏💞🌟🙌
Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla
1 de 4
Qué es la rigidez cognitiva y cómo trabajarla

Volver arriba