Compartir

Sonambulismo en adultos: causas, síntomas y tratamiento

Sonambulismo en adultos: causas, síntomas y tratamiento

El sonambulismo es un problema del sueño que implica que la persona se levanta y camina o realiza una acción concreta mientra está dormida. Por lo general, este es un trastorno más frecuente en la infancia y que suele superarse antes de los 10 años de edad, pero también puede permanecer y observarse en personas adultas e incluso surgir cuando se ha avanzado en edad debido a algunos factores como trastornos psicológicos, enfermedades, consumo de alcohol, drogas o medicamentos, etc. Cuando el sonambulismo se da en la edad adulta, es importante averiguar cuál es la causa exacta e iniciar un tratamiento que ayude a solventar la situación y mejore la calidad del descanso de la persona afectada. La mayoría de veces es suficiente con adoptar algunas medidas de prevención y modificar los hábitos de vida. En el siguiente artículo de Psicología-Online, explicamos con detalle cuáles son las causas, los síntomas y el tratamiento del sonambulismo en adultos.

También te puede interesar: Tartamudez en adultos: causas y tratamiento

Qué es el sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno del sueño en el cual las personas que lo padecen, a pesar de estar en una situación sueño a nivel cerebral, se levantan de la cama, caminan y llevan a cabo actividades o acciones complejas sin ser consciente de ello y sin recordar dichas actividades a la mañana siguiente cuando despiertan. Durante un episodio de sonambulismo, el cerebro de la persona se encuentra despierto parcialmente, pero no de manera completa.

Este trastorno suele ocurrir en la primera mitad de la noche, concretamente, en la fase No-REM N3, una de las fases del sueño en las que la actividad cerebral es más lenta. Por lo general, la persona sonámbula se levanta de la cama y deambula llevando a cabo comportamientos motores complejos durante el sueño profundo. Mientras está dormida, puede levantarse, sentarse en la cama, caminar, frotarse los ojos, tocar objetos, vestirse, llegar a salir a la calle, etc.

Aunque el sonambulismo es más frecuente en niños que en adultos, se ha señalado que este trastorno afecta hasta un 4% de las personas adultas y que en este caso es más difícil de distinguir con respecto a otros trastornos del sueño y puede ser más peligroso debido a que, en muchas ocasiones, va asociado a comportamientos violentos durante el sueño que pueden dañar al afectado y/o a las personas que tienen cerca en ese momento.

Qué es el sonambulismo

Causas del sonambulismo en adultos

Las causas del sonambulismo no están del todo claras, pero el padecimiento de estos episodios durante el sueño se ha relacionado con factores como los siguientes:

  • Antecedentes familiares de sonambulismo: el padecimiento de este trastorno tiene un importante componente hereditario, pues alrededor del 80% de los niños que lo presentan cuentan con algún familiar directo que tiene este problema.
  • Desarrollo inmaduro del cerebro.
  • Afecciones que alteran la continuidad del sueño, como la apnea del sueño o los ronquidos.
  • Falta de sueño o interrumpir el horario de sueño habitual.
  • Fiebre y toma de algunos medicamentos: tanto la fiebre elevada como el consumo de algunos medicamentos pueden favorecer que las fases profundas del sueño sean aún más profundas y que aumenten las probabilidades de sufrir un episodio de sonambulismo.

Además, en el caso de los adultos, se han señalado otras posibles causas del sonambulismo como:

  • Consumo de alcohol o sustancias estupefacientes.
  • Estrés, fatiga y ansiedad: estas condiciones pueden aumentar tanto la frecuencia como la gravedad de los episodios de sonambulismo.
  • Trastornos mentales.
  • Consumo de algunos medicamentos o fármacos como, por ejemplo, los sedantes, hipnóticos o destinados al tratamiento de trastornos psiquiátricos.
  • Afecciones como la epilepsia, las convulsiones, el síndrome de piernas inquietas, etc.
  • Enfermedades neurodegenerativas como Parkinson, Alzheimer y demencia de cuerpos de Lewy.
  • En pacientes de edad avanzada, el sonambulismo puede ser consecuencia del trastorno neurocognitivo, en el cual la función mental disminuye debido al sufrimiento de una enfermedad.

Sonambulismo en adultos: síntomas

La duración de los episodios sonámbulos es variable de una persona a otra, pues se observan casos en los que apenas duran unos segundos o minutos, mientras que otros se prolongan hasta los 30 minutos o más. De media, suelen durar unos 10 minutos, aproximadamente.

Los principales síntomas del sonambulismo son los que enumeramos a continuación:

  • Levantarse y salir de la cama.
  • Sentarse erguido en la cama y abrir los ojos como si estuviera despierto cuando en realidad está dormido.
  • Caminar mientras está dormido.
  • Llevar a cabo una actividad específica durante el sueño como, por ejemplo, ir al baño, vestirse, desvestirse, mover objetos, comer, etc.
  • Expresión facial ausente y/o mirada perdida.
  • Hablar mientras está dormido y decir cosas sin sentido.
  • Confusión y desorientación al despertar.
  • No recordar el episodio de sonambulismo ni lo que ha sucedido durante este al día siguiente.
  • No responder ni hablar con otras persona durante el episodio.
  • Si alguien lo despierta durante el episodio de sonambulismo, puede tener una actitud agresiva.
  • Al día siguiente, puede tener mayor cansancio y dificultades para realizar sus tareas cotidianas debido a las alteraciones del sueño.
Sonambulismo en adultos: síntomas

Tratamiento para el sonambulismo en adultos

No existe un tratamiento para el sonambulismo en adultos específico, pues cuando este es ocasional suele resolverle solo o desaparecer cuando se incide y corrige el factor que pueda estar ocasionando su aparición. No obstante, cuando sí sea necesario o un especialista médico lo indique, el tratamiento del sonambulismo puede abarcar:

  • Tratamiento de la enfermedad o afección que esté causando el sonambulismo, ya que como hemos comentado anteriormente este podría ser consecuencia de algún trastorno mental o enfermedad subyacente.
  • Toma de medicamentos tranquilizantes de corta duración, los cuales pueden ayudar a disminuir los episodios de sonambulismo.
  • Si se sospecha que este trastorno es debido a la toma de algún fármaco en concreto, se debe consultar con el médico la posibilidad de sustituirlo por otro o ajustar la dosis.
  • Psicoterapia: una terapia psicológica adecuada puede ayudar a reducir la ansiedad, mejorar el sueño, superar el estrés y aprender a relajarse correctamente.

Además de lo anterior, en el caso de ser sonámbulo, hay una serie de medidas de prevención que se deben adoptar para reducir la frecuencia de estos episodios nocturnos y mejorar la calidad de vida del afectado. Las más importantes son:

  • Mantener una buena higiene del sueño: procurar dormir entre 7 y 8 horas diarias, fijar un horario para irse a dormir todos los días a la misma hora, descansar en un ambiente tranquilo y relajado, evitar los ruidos al dormir, evitar hacer actividades que activen la mente antes de dormir, etc.
  • Reducir la ansiedad y el estrés en el día a día: para ello, la práctica de yoga o pilates, hacer ejercicio físico o aprender técnicas de relajación pueden ser muy buenas opciones para relajarse y favorecer el descanso nocturno. En el caso de que la ansiedad o el estrés no puedan reducirse por uno mismo, será conveniente acudir a un psicólogo profesional para iniciar la terapia adecuada.
  • Evitar el consumo de alcohol y drogas.
  • También es importante tomar algunas medidas de seguridad en el entorno, especialmente, si el afectado ya ha sufrido algún tipo de daño físico o le ha causado lesiones a alguien cercano. Algunas de estas medidas son cerrar bien ventanas y puertas exteriores, bloquear las escaleras o poner puertas de seguridad, esconder los cables y aquellos objetos que puedan ocasionar tropiezos, golpes o caídas, evitar que el afectado duerma en una cama muy alta, etc.
Tratamiento para el sonambulismo en adultos

Cuándo acudir a un especialista por sonambulismo

Normalmente, ser sonámbulo no es motivo de preocupación y los episodios suelen resolverse y desaparecer solos de manera espontánea. No obstante, es importante que se consulte con un especialista médico si se da alguna de las siguientes circunstancias:

  • Estos episodios son recurrentes y aparecen dos o más veces por semana o en varias ocasiones en una sola noche.
  • Van asociados a comportamientos agresivos o violentos causando lesiones o daños a las personas que en ese momento están cerca.
  • En consecuencia, se sufre de alteraciones del sueño significativas o se provocan importantes alteraciones en el sueño de las personas que conviven en el hogar.
  • El sonambulismo afecta de manera excesiva al desempeño cotidiano del afectado, es decir, se presentan problemas para cumplir con las obligaciones diarias o realizar las diferentes actividades cotidianas.
  • Al día siguiente, se tiene somnolencia excesiva.
  • El sonambulismo ha iniciado en la etapa adulta.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sonambulismo en adultos: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Sonambulismo en adultos: causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Sonambulismo en adultos: causas, síntomas y tratamiento
1 de 4
Sonambulismo en adultos: causas, síntomas y tratamiento
Volver arriba