Compartir

Trastorno de conversión: signos, síntomas y tratamiento

 
Por Júlia Rovira. 21 septiembre 2020
Trastorno de conversión: signos, síntomas y tratamiento

El trastorno de conversión, antiguamente denominado como histeria o histeria de conversión, es una afección mental que se caracteriza principalmente por padecer unos síntomas físicos (motores o sensoriales) cuyo origen no puede ser explicado ni resuelto con un estudio o con un análisis físico, es por este motivo que, es difícil diagnosticar estos pacientes. Estos síntomas, normalmente, suelen aparecer después de haber experimentado un evento traumático o como consecuencia de sufrir otros trastornos mentales y su explicación psicológica se cree que va relacionada con una incapacidad de resolver y enfrentarse a conflictos internos intrapsíquicos que, como consecuencia, se manifiestan de forma física. Además, sus síntomas pueden ir desde la parálisis de un miembro del cuerpo, convulsiones hasta trastornos del habla y de la deglución, haciendo que sea un trastorno peligroso para la salud de quien lo padece. Es por este motivo que, en este artículo de Psicología-Online, os contaremos qué es exactamente el trastorno de conversión, sus signos, sus síntomas y su tratamiento.

¿Qué es el trastorno conversivo según DSM y CIE?

El trastorno conversivo, es una forma específica que se encuentra clasificada dentro de los trastornos somatomorfos o trastornos de síntomas somáticos, el cual afecta al sistema nervioso central voluntario. Este trastorno está caracterizado por la aparición de unos síntomas que afectan a las funciones motoras o sensoriales y que sugieren una enfermedad neurológica o médica.

El síntoma no es producido intencionadamente ni simulado y provoca un malestar significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del paciente.

Es un trastorno que aparece más frecuentemente en mujeres que en hombres y la aparición tiende a ser en adolescentes y adultos jóvenes.

Signos y síntomas del trastorno de conversión  

A continuación, os detallamos los síntomas más comunes en pacientes que padecen una crisis conversiva:

  • Parálisis de un miembro del cuerpo, normalmente de un brazo o pierna.
  • Pérdida de sensibilidad en una parte del cuerpo.
  • Dificultades de deglución.
  • Dificultades en el habla.
  • Falta o dificultad de coordinación y equilibrio.
  • Pérdida de un sentido, como la ceguera o sordera.
  • Hormiqueo o cosquilleo en alguna parte del cuerpo.
  • Episodios convulsivos.

Es muy importante destacar que, los síntomas tienden a ser breves e involuntarios, es decir, la persona quien lo padece no actúa conscientemente ni los finge. El trastorno conversivo puede aparecer de forma puntual, con un único episodio a lo largo de la vida o puede ir repitiéndose de manera esporádica.

Diferencia entre trastorno conversivo y de somatización

Estos dos trastornos están dentro de una misma clasificación del DSM-V, de los trastornos de síntomas somáticos y trastornos relacionados. Aunque ambos tienen en común que son expresiones físicas inconscientes de un conflicto o un problema psicológico interno, son dos trastornos diferentes que a veces se pueden confundir o no saber exactamente cómo hacer un diagnóstico diferencial.

El trastorno de somatización se caracteriza por unos síntomas físicos que causan malestar y dolor y que son persistentes en el tiempo, al contrario del trastorno de conversión, que estos tienden a ser más breves. Además, en el de somatización, los pensamientos recurrentes en relación con la gravedad de los síntomas y como consecuencia, la ansiedad que les provocan, son unas características muy importantes a la hora de diferenciarlos.

En el trastorno de conversión, estos pensamientos no están presentes y se caracteriza por una pérdida o cambio en el funcionamiento físico, como la inmovilidad de una parte del cuerpo o una pérdida temporal del habla o de la audición, entre otros síntomas.

Si quieres saber más sobre qué es somatizar, en este artículo explicamos las causas y los tipos de somatización.

Diferencia entre trastorno disociativo y conversivo

Podemos encontrar algunas similitudes entre estos dos trastornos, pero tenemos que aclarar que son dos trastornos independientes que se diferencian entre sí por unas determinadas razones.

Los trastornos disociativos implican una desconexión, pérdida de contacto con la realidad, falta de continuidad entre pensamientos, que aparecen como reacción de haber sufrido un trauma severo. Estos pacientes, delante de esta situación tan dolorosa y de gran impacto emocional, reprimen estos recuerdos utilizando recursos como la amnesia o, en otros casos, creando diversas personalidades alternativas.

En cambio, en el trastorno conversivo, aunque la causa de la aparición de ambos trastornos suele ser similar, los síntomas son principalmente físicos, a diferencia del disociativo, que son mayoritariamente psicológicos o mentales.

Causas del trastorno de conversión

Como se ha mencionado anteriormente, la causa principal de la aparición de los síntomas de este trastorno es el hecho de haber experimentado un evento traumático o muy estresante. La defensa ante estas situaciones de gran impacto emocional, se forma inconscientemente y se manifiesta de forma sintomática como una afectación neurológica concreta. Además, se ha observado también que pacientes con depresión, trastornos de la personalidad y trastornos disociativos son más propensos a desarrollar este trastorno. También puede aparecer en personas aparentemente sanas por estar sufriendo unos altos niveles de estrés, tener una historia familiar con un pariente con trastorno de conversión, por haber sufrido abusos sexuales y/o físicos durante la infancia u otro evento muy traumático en el pasado o haber recibido una educación muy sobreprotectora. En este artículo hablamos de los estilos de crianza y sus consecuencias.

Tratamiento del trastorno conversivo

Existen casos en que los pacientes se recuperan de forma natural y espontánea, los síntomas empiezan a mejorar y todo vuelve a la normalidad. Aun así, una gran mayoría de casos de crisis conversiva requieren de diferentes tratamientos para que los síntomas desaparezcan. A continuación, detallaremos los tratamientos más usados en el trastorno conversivo:

  • Tratamiento psicológico: es muy eficaz ya que puede ayudar a adoptar nuevas formas de gestionar y percibir el estrés y evitar nuevos episodios. Además, mediante la psicoterapia se puede hacer un trabajo con la principal causa o motivo interno que está provocando los síntomas físicos.
  • Tratamiento farmacológico: diferentes estudios han concluido que los fármacos antidepresivos tienden a ser muy eficaces con pacientes con un trastorno de conversión, se utilizan básicamente para mejorar y agilizar la recuperación de quien lo padece.
  • Tratamiento de rehabilitación: la terapia física resulta ser muy importante en determinados pacientes para mejorar y recuperar la movilidad en el miembro que ha quedado afectado.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trastorno de conversión: signos, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association. Conversion disorder (functional neurological symptom disorder). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders: DSM-5. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing; 2013:181-183.

Escribir comentario sobre Trastorno de conversión: signos, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Trastorno de conversión: signos, síntomas y tratamiento
Trastorno de conversión: signos, síntomas y tratamiento

Volver arriba