Compartir

11 tipos de carácter de una persona

 
Por Nerea Babarro Rodríguez. 10 abril 2019
11 tipos de carácter de una persona

Des de la perspectiva psicológica, el carácter hace referencia a cómo es una persona, es decir, entendemos el carácter como un conjunto de rasgos que definen a la persona tal como es. Además, cabe destacar que la personalidad está formada por el carácter y el temperamento de las personas. Algunos autores afirman que el carácter puede modificarse a lo largo de la vida de la persona, según sus vivencias en relación a la educación, al ambiente, a la salud, a las experiencias vitales, entre otros. En definitiva, se considera que tener un carácter u otro es el resultado de las experiencias de la persona des del nacimiento. Los rasgos de carácter tienen posibilidad de modificarse a medida que la persona se enfrenta a situaciones nuevas. A continuación, en este artículo de Psicología-Online: 11 tipos de carácter de una persona, nos centramos en explicar once caracteres distintos con los rasgos de carácter que pueden definir a una persona.

También te puede interesar: Tipos de temperamento y sus características

1. Carácter flemático

El primero de los tipos de carácter de una persona es el carácter flemático. Las personas de carácter flemático acostumbran a ser muy pacientes, hecho que les lleva a ser personas perseverantes y metódicas cuando quieren conseguir lo que se proponen y, además, se muestran indiferentes ante las posibles dificultades que puedan surgir. No obstante, estas personas tienen dificultades en la toma de decisiones ya que, aunque sus opiniones sean independientes, tienden a preocuparse por las consecuencias de sus actos que puedan aparecer a largo plazo. Existen otros aspectos que caracterizan a las personas con carácter flemático, como el hecho de ser personas calmadas, controladas, introspectivas, muy inteligentes, de mente abierta, que se preocupan por sus principios, entre otros.

2. Carácter colérico

Las personas con carácter colérico se definen por una gran facilidad para adaptarse a los cambios, acostumbran a estar de buen humor aunque pueden enfadarse rápidamente. Son personas con una gran inteligencia y valentía. Debido a su facilidad para adaptarse a las nuevas situaciones, las personas con carácter colérico, acostumbran a ser personas a las que les gustan los cambios, por lo que les gusta estar activas e ir en busca de nuevas sensaciones. Por esta razón no suelen ser personas muy pacientes ni disciplinadas, ya que tienen una necesidad de cambio que se lo impide o dificulta, siendo este el punto negativo de las personas con carácter colérico. Se trata de personas que a menudo tienden a exagerar lo que les pasa, dejándose llevar por sus impulsos. Además, este carácter caracteriza a las personas por ser impulsivas, extrovertidas, activas, innovadoras, excitables y habladoras.

3. Carácter senguíneo

El tercero de los tipos de carácter de una persona es el carácter sanguíneo. Las personas que se definen por un carácter sanguíneo se caracterizan por ser calmadas y valientes, aunque también tienden a ser egoístas, desconfiadas y cínicas. Además, son personas muy prácticas a las que les apasionan tanto el trabajo como el dinero. También se les acostumbra a dar bien el pensamiento abstracto, pero por lo contrario, no les interesan las conversaciones profundas, sino que tienen una gran preferencia por las cosas prácticas y el presente (aquí y ahora). Las personas de carácter sanguíneo suelen relacionarse fácilmente con otras personas y, también, suelen tener una gran capacidad para comprender situaciones difíciles y complicadas. Finalmente, cabe destacar que se trata de personas muy liberales en cuanto a su ideología política.

4. Carácter apático

Las personas que tienen un carácter apático suelen ser personas con una carencia de intereses e ideas. También presentan dificultades para relacionarse con las otras personas. Son personas melancólicas, cerradas, testarudas, pasivas, indiferentes, perezosas, difíciles de conocer y les gustan las rutinas. En cuanto a las emociones que suelen sentir las personas de carácter apático generalmente son emociones negativas y persistentes, es decir, que duran constantemente en el tiempo.

No obstante, las personas de carácter apático se encuentran bien en la soledad, por lo tanto, sus dificultades para relacionarse con los demás no son un inconveniente ya que no necesitan la compañía de otros para poder sentirse bien y estar contentos. Estas personas, a pesar de todo, se sienten más a gusto consigo mismas en comparación con las personas de carácter sentimental.

5. Carácter apasionado

Las personas con carácter apasionado son más prudentes que las de carácter colérico, aunque también les suele gustar el movimiento y la actividad. Las personas de carácter apasionado se caracterizan por ser agresivas, decididas y por darle una gran importancia al honor, la lealtad y/o la objetividad. A las personas de carácter apasionado les suele gustar el orden y tienden a ser políticamente conservadoras. Se trata de personas que tienden a valorar en gran mesura las tradiciones y suelen mostrar un comportamiento altruista con aquellas personas que tienen sometidas bajo su poder. Además, las personas con este tipo de carácter se suelen enfrentar a los obstáculos sin miedo y habitualmente los superan gracias a su capacidad de trabajo.

6. Carácter sentimental

El sexto de los tipos de carácter de una persona es el carácter sentimental. Como bien dice su nombre, las personas con un carácter sentimental se caracterizan por la constante presencia de un componente sentimental y emocional muy fuerte. Suelen sentir emociones muy poderosas y fuertes pero persistentes, ya sean negativas o positivas. Así pues, estas personas acostumbran a ser observadoras, subjetivas, retrospectivas, obsesivas, testarudas, idealistas y románticas. Además, suelen presentar dificultades a la hora de aceptar los cambios y, generalmente, no están a gusto con ellas mismas.

7. Carácter nervioso

Las personas de carácter nervioso son personas que acostumbran a sentir de manera muy fuerte y potente todo aquello que les pasa. Son personas muy enérgicas, impulsivas, juguetonas, susceptibles, desordenadas, indisciplinadas y frívolas. Las personas con este tipo de carácter suelen tener dificultades para la toma de decisiones, pierden el interés por cualquier cosa fácil y rápidamente y, suelen buscar aventuras y nuevas experiencias. Las personas de carácter nervioso cambian de estado de ánimo con facilidad y tienden a expresar de forma exagerada todo aquello que les ocurre.

8. Carácter amorfo

El octavo de los tipos de carácter de una persona es el carácter amorfo. Las personas de carácter amorfo se caracterizan principalmente por ser perezosas, desordenadas, torpes, tranquilas, conformistas, influenciables, evitan los esfuerzos y acostumbran a posponer las cosas que tienen que hacer para más adelante (“ya lo haré después”, “mejor lo dejo para mañana", etc). Las personas con este tipo de carácter no prestan atención a las consecuencias que puedan tener en el futuro, únicamente viven en el presente y, por lo tanto, no le dan mucha importancia a las consecuencias de sus actos y hacen lo justo y necesario para poder vivir el día a día tratando de satisfacer las necesidades básicas, como comer y dormir.

9. Carácter inseguro

Las personas con el tipo carácter inseguro suelen ser personas que presentan dificultades para llevar a cabo sus actos, como dice su nombre, presentan inseguridad personal y emocional y dudan de sus actos, si son correctos o no, si tendrán consecuencias negativas, entre otros. Existen distintos aspectos que pueden caracterizar a las personas que tienen un carácter inseguro: las personas con este tipo de carácter tienen una gran falta de confianza en sí mismas, evitan romper con la rutina y conocer cosas y situaciones novedosas. Por esta razón, evitan la búsqueda de experiencias y sensaciones nuevas. Las personas con este tipo de carácter muestran temor hacia los juicios de valor que las otras personas puedan hacer sobre ellas. Viven continuos problemas en sus relaciones personales: habitualmente se hace referencia a los celos, la desconfianza, entre otros. Este hecho, en muchas ocasiones, conlleva a una baja autoestima de la persona con carácter inseguro. En las personas con este tipo de carácter, habitualmente sus pensamientos son negativos, le ven el lado malo a todo.

10. Carácter obsesivo

El carácter obsesivo es propio de personas que suelen realizar muchos rituales y rutinas con la finalidad de poder disminuir la ansiedad que eso le provocaría si no se llevaran a cabo esas rutinas. Se suelen caracterizar por ser personas que tienden a preocuparse demasiado por los problemas y situaciones del día a día, le dan muchas vueltas a todo (conversaciones, imágenes, pensamientos, situaciones…), hasta el punto de no poder controlas ni parar estos pensamientos constantes que hacen que no pare de darle vueltas a las cosas. En algunas ocasiones, todo esto conlleva a un efecto negativo en el estado de ánimo y la conducta de las personas con este tipo carácter. Las personas con carácter obsesivo suelen ser personas perfeccionistas, maniáticas, ordenadas, con extrema necesidad de limpiar tanto las cosas que les rodean como su propio cuerpo, entre otros. No obstante, es importante no confundir el carácter obsesivo con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

11. Carácter sensible

Las personas de carácter sensible acostumbran a ser muy susceptibles y con un alto grado de sensibilidad. Si quieres saber si presentas este rasgo de carácter puedes hacer el test de sensibilidad. A continuación anotamos algunas de las características que definen a las personas con este tipo de carácter. Las personas de carácter sensible presentan dificultad para la toma de decisiones, les afectan algunos sonidos u olores fuertes, muestran sensibilidad ante las críticas que les puedan hacer las otras personas. Por esta razón, los demás acostumbran a decirles las cosas de una manera más suave y con tacto, para evitar que les afecte demasiado. Otras características de las personas de carácter sensible son tener demasiada empatía, les suelen afectar mucho los problemas de las otras personas. También prefieren trabajar en equipo, pero sin tener que tomar las decisiones finales. Por último, las personas con este tipo carácter muestran temor a los riesgos. Es decir, tienen preferencia por no romper con sus situaciones y rutinas diarias y no buscar nuevas sensaciones y experiencias.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a 11 tipos de carácter de una persona, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Personalidad.

Bibliografía
  • Izquierdo, A. (2002). Temperamento, carácter, personalidad. Una aproximación a su concepto e interacción. Revista Complutense de Educación, 13(2), 617-643.
  • Quintanilla, B. (2003). Personalidad madura. Temperamento y carácter. México: publicaciones Cruz O., S.A.
  • Rodríguez, A. (s.f.). Carácter: definición, cómo se forma y tipos.

 

 

Escribir comentario sobre 11 tipos de carácter de una persona

¿Qué te ha parecido el artículo?

11 tipos de carácter de una persona
11 tipos de carácter de una persona

Volver arriba