menu
Compartir

Mal carácter: causas, características y cómo controlarlo

Mal carácter: causas, características y cómo controlarlo

A lo largo de nuestro día a día interactuamos con diferentes personas: algunas cercanas, conocidas, que vemos cada día y otras con las que tenemos contactos esporádicos e incluso no volvemos a ver. Los prejuicios hacen que cataloguemos a las demás personas según diferentes criterios y así podamos anticipar qué tipo de conductas pueden llegar a manifestar.

Una forma de clasificar a las personas es según su carácter. Si bien es cierto que es más infrecuente señalar que alguien tiene “buen carácter”, lo cierto es que sí solemos incluir en nuestras descripciones al “mal carácter” como rasgo característico de los demás

¿A qué nos referimos cuando hablamos de mal carácter? Sigue leyendo este artículo de Psicología-Online en el que reflexionamos sobre el mal carácter: causas, características y cómo controlarlo.

También te puede interesar: Cómo tener carácter fuerte

Qué es el mal carácter

¿A qué nos referimos cuando hablamos de mal carácter? Este concepto puede abarcar numerosas conductas, actitudes, pensamientos, verbalizaciones que catalogamos como excesivas o inapropiadas en relación a la situación concreta.

Uno de los ejemplos de mal carácter es que podemos encontrarnos personas que son muy sensibles a las bromas de sus allegados, personas que se enfadan con mucha facilidad o personas que se sienten atacadas con facilidad y reaccionan de forma defensiva constantemente.

El carácter conforma parte de nuestra personalidad aunque, en muchos casos, se utiliza como sinónimo de esta. La personalidad es aquella parte de nuestra conducta que permanece estable en diferentes situaciones. Veamos las partes de las que se compone la personalidad:

  • El temperamento: parte de la personalidad con la que nacemos, determinada biológicamente.
  • El carácter: parte de la personalidad que sí sería más moldeable y que se va construyendo durante los primeros años de vida. Entre ella encontraríamos actitudes morales, sociales y religiosas, tal y como indica el diccionario de psicología de la Asociación Americana de Psiquiatría.[1]

Téngase en cuenta, una vez más, que el mal carácter es un amplio concepto que puede estar definido de muchas formas y puede tener connotaciones diferentes para cada persona.

Por último, podemos considerar que el mal carácter surge de una mala gestión de las emociones, en especial de nuestra ira. En este sentido, pueden estar presentes patrones de pensamiento que no sean del todo adaptativos y estilos de pensamiento sesgados que se centran en buscar amenazas a nuestro alrededor. En este artículo, te contamos cómo gestionar las emociones.

Causas del mal carácter

¿Por qué las personas tienen mal carácter? Las causas pueden ser innumerables e ir desde asuntos más sencillos hasta causas más complejas. No obstante, podemos preguntarnos si verdaderamente la persona es así y tiene “mal carácter” o si este es pasajero y motivado por alguna causa que, en mayor o menor medida, lo justifique.

Por un lado, como hemos apuntado en el apartado anterior, el carácter es una parte de la personalidad y, en muchas ocasiones, incluso se utilizan ambos conceptos como sinónimos. Si hacemos esta consideración, podríamos pensar que la persona ha sido y será siempre así o tenderá a comportarse así.

Hemos de observar que si nos referimos al mal carácter para definir nuestra personalidad, dicha definición va a tener una connotación negativa respecto a nosotros mismos. En este caso, las causas del mal carácter se atribuyen a que la persona es así. En este artículo, te mostramos cómo cambiar de personalidad.

Por otro lado, podemos pensar que la persona muestra mal carácter por causas más temporales y efímeras. Quizá la persona está más irritable porque está preocupada por un familiar, porque ha tenido mal día o porque no está atravesando un buen momento, pero no porque "sea así".

Características del mal carácter

Como hemos venido señalando, el mal carácter puede recoger multitud de conductas, por lo tanto, cada persona puede presentar una idea diferente acerca de qué significa tener mal carácter. Tomando este supuesto, las características asociadas al mal carácter pueden variar en función de la definición que hagamos de dicho término.

Recogiendo la definición que estamos tratando de construir en este artículo, veamos cuáles son las características del mal carácter:

  • La respuesta ante determinados estímulos es excesiva y desproporcionada.
  • No se trataría de un fenómeno temporalmente aislado, sino que debería mantenerse en el tiempo.
  • Las conductas que muestran mal carácter deberían estar presentes en diferentes contextos y no estar circunscrito a determinadas situaciones.
  • Considerando que se trata de un aspecto que concierne a la personalidad, el mal carácter ha estado presente “desde siempre”.
  • Si consideramos que hay una mala gestión de las emociones, también podríamos observar una mala gestión de otro tipo de emociones como la tristeza. Descubre cómo gestionar la tristeza.
  • Puede tener repercusiones en la vida cotidiana de la persona: en la esfera laboral, social, educativa, familiar, etc.

Cómo controlar el mal carácter

Si te preguntas cómo puedo controlar mi mal carácter, entendiendo que es consecuencia de una incorrecta gestión emocional, a continuación, veremos cómo controlarlo:

  • Aprender técnicas de regulación emocional: ser conscientes de las sensaciones que nuestras emociones producen en nuestro cuerpo, identificar y etiquetar nuestras emociones y poner en marcha estrategias para controlar dichas emociones.
  • Técnicas de comunicación asertiva: que se abandone el estilo de comunicación agresivo prototípico de esta forma de comportarse. En este artículo, verás los diferentes tipos de comunicación asertiva.
  • Otras opciones: si consideramos como que el mal carácter sea un problema de personalidad, deberemos valorar de qué forma interfiere con la vida diaria y qué necesidades surgen que deberían ser atendidas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mal carácter: causas, características y cómo controlarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Personalidad.

Referencias
  1. Asociación Americana de Psiquiatría (2020). APA Dictionary of Psychology. Recuperado de https://dictionary.apa.org
Bibliografía
  • Caballo, V.E. (2004). Conceptos actuales sobre los trastornos de la personalidad. En Caballo, V.E. (Coord.), Manual de trastornos de la personalidad. Descripción, evaluación y tratamiento (PP.137-160). Madrid: Editorial Síntesis

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Suso
No acepto bajo ningún concepto un trato que no sea equivalente a la deferencia que yo proporciono a los demás. Creo que es lo mínimo que se merecen los seres humanos, por dignidad. Si hago un esfuerzo por empatizar, espero lo mismo, o un discreto silencio.
Su valoración:
Suso
Mi malhumor es siempre reactivo. Si interpelo a alguuen y me responde de manera descortés, airada, de malas formas, iediatamente recibe la misma respuesta e incluso mas desabrida.

Mal carácter: causas, características y cómo controlarlo
Mal carácter: causas, características y cómo controlarlo

Volver arriba