Compartir

Cómo cambiar mi forma de pensar y actuar

Cómo cambiar mi forma de pensar y actuar

La forma de ser de cada persona es su seña de identidad y se forma por la manera de pensar, de sentir y de actuar. Es cierto que hay una parte heredada e innata que no se puede cambiar, pero también hay parte de la personalidad que se puede moldear para que sea más adaptativa. Si quieres sentirte mejor y ser la mejor versión de ti misma, aprende cómo cambiar tu forma de pensar y actuar.

También te puede interesar: Cómo cambiar tu vida

¿Es posible cambiar tu forma de ser?

Primero hablaremos de cómo pensamos de manera sencilla. Imaginemos una enorme red de neuronas conectadas entre sí. Estas conexiones contienen gran cantidad de información que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida, en forma de recuerdos de nuestra propia historia personal, emociones que hemos sentido, información del funcionamiento de las cosas o aquel examen que preparamos concienzudamente.

Esta red que une unas neuronas con otras, se hace más fuerte a medida que repasamos esa información o revivimos un suceso y se debilita hasta llegar a desaparecer si apenas le damos uso. Así, por ejemplo, nuestro nombre y ciertas características que sabemos de nosotros serán redes fuertes, mientras que la fecha de la primera vez que fuimos al oculista sea ya una red destruida. Es lo que definirá nuestra manera de pensar y de actuar. Ese camino que unía la información de dos neuronas, al haber estado en desuso, es muy probable que ya no exista. Por ejemplo, hay personas que reviven con mucha nitidez ciertos traumas y las emociones que llevan asociados, como angustia y ansiedad, lo que hace aún más fuerte el recuerdo.

Por tanto, es posible cambiar tu forma ser cambiando tu forma de ver la vida, de pensar y de actuar.

¿Se puede cambiar la forma de pensar?

Si, se puede, no es fácil, pero creando un hábito es posible cambiar la forma de pensar. En nuestro día a día, quizá nosotras mismas nos sorprendamos repitiendo ciertos pensamientos de manera continua. Repasando una y otra vez aquella conversación, repitiendo en nuestra mente una imagen o un momento desagradable.

Cambiar la forma de pensar es posible mediante la el trabajo de estas redes neuronales: tratando de crear nuevas y dejando que pierdan fuerzas las que ya no sirven para lograr llevar una vida lo más sana y satisfactoria posible. Cambiando nuestro diálogo interior, nuestros recuerdos y nuestros pensamientos más fuertes podemos llegar a una nueva actitud que a la vez nos brinde nuevos pensamientos y experiencias. En este artículo encontrarás consejos para potenciar los pensamientos positivos.

Poco a poco iremos conformando una forma de ser diferente y con la que nos sintamos más plenos, más satisfactorios. La mejor manera para cambiar de actitud, de forma de pensar y regular la personalidad es contando con la ayuda profesional.

Cómo puedo cambiar mi forma de ser y de pensar

Se trata de volver a programarnos, de no vivir con esa sensación, esa angustia y ese palpitar deprisa, aquello que nos hizo daño. Simulemos que nuestro cerebro es un gran ordenador, gracias a que podemos cambiar nuestra forma de pensar, podemos borrar ciertos programas para no volver a tener acceso a esos archivos que nos inutilizan como personas o que simplemente, nos hacen la vida más complicada.

Si quieres cambiar tu forma de ser, debes empezar por cuestionar y mejorar tus pensamientos. Existen una serie de ejercicios sencillos y técnicas que podemos utilizar para no andar todo el día pensando en nuestro ex, en el grito que nos dio la vecina o en la mala suerte que hemos tenido por haber aparcado en un vado sin darnos cuenta.

  1. Ser conscientes. Lo primero es pararnos y darnos cuenta de nuestros pensamientos, bajar el ritmo de lo que estemos haciendo y escucharnos: ¿estamos generando ideas nuevas o estamos enfrascados en aquello que pasó?, ¿le estamos dando vueltas a un tema o siendo creativos y buscando soluciones nuevas?
  2. Reflexionar. Lo segundo que debemos hacer, una vez identificada la mente parlanchina, es darnos cuenta de cómo nos hace sentir esto que no "puedo" dejar de pensar. ¿Me siento enfadado con ello, frustrado, me provoca tristeza? ¿Es posible que me trasmita nostalgia? De alguna manera, al poner la mente en automático, lo que hacemos es dejar que funcione como suele hacerlo, esto puede llevarnos a repetir esquemas y maneras de pensar que ya no queremos utilizar más.
  3. Reemplazar. Una vez nos hayamos dado cuenta de cómo nos sentimos, de atrevernos a experimentar esas sensaciones como lo que son: transitorias, podemos tratar de reestructurar la mente, buscando una idea, imagen o momento que nos haga sentir calma, amor y cariño. Puede ser un recuerdo, algún lugar al que hayamos viajado y en el que nos sintiéramos como en casa, un proyecto o un feliz deseo para el futuro. Así, cada vez que el pensamiento anterior venga, recurriremos a este nuevo y placentero camino neuronal. A fuerza de constancia y de ponerlo en práctica, seremos capaces de sustituirlo por el viejo.
  4. Distraerse. Otra técnica muy sencilla que podemos utilizar en cualquier lugar y momento es, al ver que nuestra mente funciona por sí sola y nos veamos pensando en "lo de siempre", cantar una canción que nos guste mucho, como un mantra, si estamos solos, al volumen que queramos, si no queremos que nos oigan, la cantaremos por dentro. Es una forma de parar y dirigir nuestras ideas hacia donde nosotros queremos. Saliendo así del círculo vicioso de ideas que consumía parte de nuestra energía. También pueden resultarte útiles estos ejercicios para desarrollar una actitud positiva.

Una vez vaya cambiando tu forma de pensar y de interpretar las situaciones con una visión renovada, también irá cambiando tu forma de reaccionar ante ellas. Se trata reflexionar antes de actuar para que el comportamiento vaya acorde con la forma de pensar. Poco a poco, ya que los cambios no son de un día para otro, podrás ir convirtiéndote en la mejor versión de ti misma, estando cada día algo más cerca del yo que quiero ser y del yo que quiero vivir. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre cómo cambiar de personalidad.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cambiar mi forma de pensar y actuar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Consejos
  • Cuida tus pensamientos para cuidar de ti
  • No te centres en pensamientos negativos
  • Piensa diferente y actuarás diferente
Bibliografía
  • Bados, A., & García, E. (2010). La técnica de la reestructuración cognitiva. Barcelona, España: Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológicos. Facultad de Psicología, Universidad de Barcelona.
  • Dongil Collado, E. (2008). Reestructuración cognitiva: Un caso de estrés postraumático. Ansiedad y estrés, 14.
  • Bucay, J. (2000). Amarse con los ojos abiertos. Editorial Del Nuevo Extremo.
  • Bucay, J. (2019). De la autoestima al egoísmo: un diálogo entre tú y yo. Océano.

Escribir comentario sobre Cómo cambiar mi forma de pensar y actuar

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
José fernando
Como puedo cambiar y ser diferente y como hago?
Su valoración:
Julissa Rivera Mejía
Cómo puedo hacer para cambiar mi forma de pensar y de actuar ante mi pareja sin que siga peleas
Anna Badia Llobet (Editor/a de Psicología-Online)
Hola Julissa,
¿Qué es exactamente lo que quieres cambiar y por qué?
Saludos.

Cómo cambiar mi forma de pensar y actuar
Cómo cambiar mi forma de pensar y actuar

Volver arriba