Compartir

Cómo controlar la impulsividad

Por Nerea Babarro Rodríguez. 29 marzo 2019
Cómo controlar la impulsividad

Habitualmente, actuar de forma impulsiva puede impactar negativamente en muchas de las áreas de la vida cotidiana de la persona, afectando a la propia persona o a las personas que se encuentran a su alrededor. ¿Acostumbras a actuar de manera impulsiva? ¿No sabes que hacer para dejar de actuar así? Entonces sigue leyendo este artículo de Psicología-Online: cómo controlar la impulsividad.

Definición de impulsividad

El término impulsividad hace referencia a una predisposición a actuar de manera rápida, sin planearlo previamente y sin considerar las posibles consecuencias negativas derivadas, ya sea afectando al mismo individuo o a las demás personas. A nivel conductual, cuando una persona actúa impulsivamente, normalmente, es debido a una relación entre una situación que provoque una sensación determinada (como rabia, tristeza…) y una conducta impulsiva problemática (por ejemplo, conducta agresiva). Es decir, si una persona impulsiva se encuentra en un contexto o situación que le provoque una sensación de rabia, reaccionará impulsivamente ante esta situación actuando de forma agresiva sin pensar en sus consecuencias negativas.

Cómo controlar la impulsividad

El tratamiento más habitual dirigido a la impulsividad se centra en trabajar la relación entre la situación privada e interna y la conducta impulsiva que se deriva de esta situación. El objetivo de enfatizar en esta relación es que cuando el paciente se encuentre en una situación que le provoque determinado sentimiento sea capaz de poder evitar realizar conductas que sean desfavorables debido a no tener en cuenta sus consecuencias negativas.

Por lo tanto, no se trata de controlar, modificar o disminuir la intensidad con la que aparece la situación o sensación privada (rabia, tristeza…), sino de conseguir que el paciente aprenda a ser capaz de modificar y controlar, en la medida de lo posible, sus actos ante la presencia de situaciones y sensaciones privadas. En definitiva, y dicho en otras palabras, el paciente, mediante el tratamiento recibido por un profesional especialista, debe aprender a reaccionar de formas distintas y adecuadas en relación a determinados pensamientos, emociones y sentimientos, es decir, todo aquello relacionado con elementos privados que hemos mencionado anteriormente.

La idea general de todos los posibles tratamientos de la impulsividad es favorecer que el paciente consiga disponer de un amplio abanico de conductas alternativas más eficaces que las conductas impulsivas que solía realizar.

Técnicas para controlar la impulsividad

Para poder aprender a controlar la impulsividad se recomiendan una serie de estrategias que pueden ayudar a la persona a ser capaz de controlar sus actuaciones. A continuación, listamos diferentes técnicas para controlar la impulsividad

  • Responsabilizarse: la persona debe responsabilizarse de sus actos y tener conciencia de las dificultades que presenta para controlar sus conductas impulsivas.
  • Detectar los estímulos, tanto internos como externos, que hacen que la persona actúe con dicha impulsividad.
  • Procurar detener las conductas impulsivas, es decir, evitar actuar sin pensar en las consecuencias. Para poder controlar los actos, es importante que la persona previamente haya sido capaz de detectar los estímulos que le provocan actuar impulsivamente, de este modo es posible que la persona ya sea capaz de prevenir en que momento puede reaccionar o no impulsivamente.
  • Si la persona ya tiene muy claro en qué situaciones acostumbra a actuar impulsivamente, es importante que procure detectar la situación antes de actuar, de modo que le permita pensar su respuesta a los estímulos que le provoca la situación.
  • En muchas ocasiones resulta útil usar auto-instrucciones. Por ejemplo, marcarse unos puntos antes de actuar, como pensar antes de actuar, pensar si la situación justifica su actuación, pensar si es o no muy precipitado lo que tiene pensado hacer, entre otros.
  • Ejercicios de relajación. Existen diferentes técnicas de relajación muy beneficiosas.
  • Aprender a controlar el estrés mediante técnicas y estrategias psicológicas eficaces para controlar el estrés.

A demás de las recomendaciones que te proponemos, si consideras que debes ser tratado debido a tu impulsividad, desde Psicología-Online, te recomendamos que te pongas en contacto con un especialista, con la finalidad de que pueda valorar y tratar tu situación en particular, ya que cada persona es distinta y, por lo tanto, cada persona debe ser tratada en función de las características de su caso individual.

 

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo controlar la impulsividad, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • López, M. (2013). Tratamiento psicológico de la impulsividad desde la perspectiva de las terapias de conducta de tercera generación. A propósito de un caso. Anuario de Psicología/The UB Journal of Psychology, 43(1), 117-124

Escribir comentario sobre Cómo controlar la impulsividad

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Martin Alberti
Buen artículo....¡¡ Corto pero preciso...Saludos...¡¡
Nerea Babarro Rodríguez
¡Hola! Muchas gracias por compartir tu opinión

Cómo controlar la impulsividad
Cómo controlar la impulsividad

Volver arriba