Compartir

Cómo dar el pésame: consejos y frases

Por Anna Badia Llobet, Psicóloga y editora. Actualizado: 2 abril 2020
Cómo dar el pésame: consejos y frases

Las enfermedades y la muerte forman parte de la vida. Los seres humanos tenemos una vida finita y las enfermedades existen. Negar esto o mirar por otro lado es respetable, pero no es útil. Hablar sobre las enfermedades y sobre la muerte nos ayuda a normalizarlas y a aprender recursos para hacer frente a ambas situaciones. Casi todas las personas nos hemos encontrado con la situación en la que un amigo, amiga, compañero o compañera pierde a un ser querido y no sabemos muy bien cómo actuar ni qué acciones le pueden ayudar o todo lo contrario. Por ello, en este artículo de Psicología-Online encontrarás cómo ayudar a una persona que tiene a un familiar enfermo y qué decirle a alguien cuando se le muere un familiar.

También te puede interesar: Cómo levantar el ánimo - 10 consejos

Cómo animar a una persona que tiene un familiar enfermo

En primer lugar, entendiendo que hablamos de una situación en la que alguien tiene a un ser querido en un estado delicado de salud, debemos tener presente que animar en cuanto a tener un estado de ánimo positivo, en la gran mayoría de ocasiones, no será posible. Más bien deberíamos enfocar nuestra actuación desde el cómo ayudar o consolar a alguien que tiene un familiar enfermo. Lo que sí podemos conseguir es aliviar su dolor.

1. Ayuda práctica

Si queremos ayudar a una persona que tiene un familiar enfermo, debemos ponernos en su lugar, pues será necesario conocer sus necesidades actuales. Debemos tener en cuenta que si se trata del cuidador o cuidadora principal del enfermo o enferma, posiblemente, esté dedicando mucho tiempo al cuidado de su familiar. Por otro lado, si es la primera vez que se encuentra en esta situación, puede ser que ande muy perdido o perdida. Por lo que, las acciones prácticas que podemos realizar para ayudar a una persona que tiene un familiar enfermo son:

  • Ofrecernos a realizar tareas para las que seguramente no tiene tiempo: cocinar, ir a comprar, hacernos cargo de hijos e hijas o cualquier actividad básica que podamos hacer o ayudar.
  • Informarnos e informar a la persona sobre temas burocráticos y administrativos que le sea de ayuda conocer. Según las características y necesidades de la persona enferma, buscaremos un tipo de información u otra. Por ejemplo, podemos informarnos sobre recursos y ayudas para las familias de personas enfermas, cómo tramitar la ley de dependencia, cómo solicitar plaza para algún recurso asistencial... Debemos saber qué es lo que la persona necesita, recoger información en centros, asociaciones, páginas de organismos oficiales, etc. y facilitarle la información. A continuación, la toma de decisiones corresponde a la persona, nuestra función es ayudar.

También será importante fomentar el autocuidado y la repartición de la carga del cuidado para que no acabe padeciendo el síndrome del cuidador.

2. Apoyo emocional

Cuando una persona tiene a un familiar pasando por una enfermedad grave, puede sentirse triste, estresada, frustrada, impotente, agobiada, desbordada... Podemos ayudarle de la siguiente manera:

  • Ser realista: es muy importante entender que no somos el médico o la médica del paciente y que no sabemos qué curso seguirá la enfermedad. Por tanto, es esencial no dar falsas esperanzas, no trivializar ni caer en el optimismo ilusorio. Así como no comparar con otros pacientes ni soltar la típica frase de "ya verás que pronto se recuperará" o "todo irá bien".
  • Estar ahí: el apoyo emocional consiste en hacerle saber a la persona que comprendemos su situación y que nos ofrecemos a escucharle y a estar a su lado como y cuando lo necesite. Mostrarnos disponibles, accesibles y también flexibles para acompañarle y apoyarle.
  • Normalizar y validar: la persona atraviesa una situación complicada en la que puede estar sufriendo. La mejor manera de ayudarle es no permitir que su sufrimiento nos asuste tanto que queramos eliminarlo como sea. Debemos normalizar el malestar en el sentido de que es normal sentir rabia, tristeza o impotencia ante una situación así. Validar sus emociones, haciéndole saber que es normal que las sienta, permitirá que pueda expresarlas y eso facilitará una correcta gestión emocional.

Frases de aliento para alguien con un familiar enfermo

A veces, con la mejor intención, queremos animar a la persona con frases de aliento como "tú puedes con todo", "tranquilo/a" o "esto se va a arreglar". Sin embargo, este tipo de afirmaciones son totalmente contraproducentes. Primero, porque pueden no ser reales, y segundo, porque estamos negando el estado emocional de la persona y ejerciendo presión para que esté "bien". La forma adecuada de abordar la situación es permitir a la persona sentir lo que siente y expresarlo.

¿Qué debemos y no debemos decir a alguien que tiene un ser querido hospitalizado o con estado de salud crítico? A continuación veremos ideas y recomendaciones.

Cómo preguntar por un familiar enfermo

Si nuestro objetivo es conocer el estado de la persona enferma, pero no queremos ir directamente al tema porque no sabemos si nuestro amigo o amiga tiene ganas de hablar sobre ello, podemos empezar con preguntas más genéricas e ir profundizando o concretando en función de la receptividad que observemos y de las respuestas emitidas por él o ella.

  • ¿Cómo estás? ¿Cómo te encuentras?
  • ¿Alguna novedad que te apetezca compartir?
  • ¿Hay algo que te preocupe en particular?
  • ¿Puedo ayudarte en algo?
  • ¿Qué crees que te vendría bien?
  • ¿Cómo está (nombre de la persona)?
  • ¿Qué opina el personal sanitario?
  • ¿Cómo se siente (nombre de la persona)? ¿Cómo lo lleva? ¿Cómo lo está afrontando?

Qué decirle a una amiga o amigo que tiene un familiar enfermo

Algunas ideas para transmitir nuestro apoyo son las siguientes:

  • Entiendo cómo te sientes.
  • Es normal que te sientas así.
  • Es lógico que pienses esto.
  • Puedes contar conmigo.
  • No sé cómo va a ir todo, pero estaré a tu lado pase lo que pase.
  • Si hay algo que pueda para hacer para que te sientas mejor, dímelo.
  • Llorar es bueno y no tiene nada que ver con ser fuerte o no.
  • Mañana voy a ir a hacer la compra, te puedo traer lo que necesites.
  • Puedo venir esta tarde a ayudarte, si quieres.
  • Lo haremos juntos/as.
  • Es humano equivocarse, nadie es perfecto.
  • Me parece que estás siendo muy valiente explicándome esto.
  • Gracias por hacerme partícipe de tus emociones.

Cómo dar el pésame a un amigo o amiga

El momento en el que nos enteramos de que ha fallecido el familiar de nuestro amigo, amiga, compañero o compañera solemos sentirnos incómodos y no sabemos muy cómo actuar. Es totalmente normal. La muerte sigue siendo un tema sobre el que se habla muy poco y generalmente desconocemos las formas de hacerle frente.

¿Cuál es la forma correcta de dar el pésame?

Para dar el pésame a una persona querida, tendremos en cuenta los siguientes puntos:

  • Mantener la calma: seguramente, la persona estará desbordada. Le ayudará que le transmitamos tranquilidad.
  • Actuar con naturalidad: no es momento para discursos aprendidos ni frases hechas, es mejor hacer lo que nos salga del corazón.
  • Empatizar y sostener: procuraremos no dramatizar ni dejar que nos invadan demasiado sus emociones, ya que la idea es poder ayudarle y ser un apoyo.
  • Ofrecer contacto: muchas veces, cuando alguien está desbordado no necesita palabras, sino un apoyo físico: una mano en su hombro, un abrazo... Estos gestos suelen relajarnos y transmitirnos la presencia y el apoyo.

Como vemos, la mejor forma de dar el pésame es en persona, ya que permite observar el estado del doliente y adecuar nuestra conducta según requiera la situación. Además, en persona podemos transmitir el apoyo de una forma mucho más cálida y cercana. Existen ocasiones en las que no es posible estar presencialmente y debemos dar el pésame por teléfono o por escrito por email o por whatsapp.

Cómo dar el pésame por teléfono

Con estos consejos resultará más sencillo para nosotros y reconfortante para él o ella:

  • Preguntar en qué momento va bien que llamemos
  • Escuchar y respetar el silencio
  • Captar el estado emocional de la persona y adecuarnos a él
  • Hablar despacio y con un tono calmado

Una buena idea si no podemos estar presencialmente es realizar una vídeollamada, ya que ver a la persona nos aportará más información que solo la voz. Además, aunque el contacto no será físico, si que podremos utilizar parte de la comunicación no verbal como una mirada, una sonrisa, una expresión de comprensión y complicidad, un beso... gestos que harán nuestro pésame más reconfortante.

Cómo dar el pésame por whatsapp

Mostrar las condolencias por whatsapp resulta poco cercano. Sin embargo, en ocasiones es la única vía posible. Tiene la ventaja de que es menos invasivo y puede ser la forma adecuada si la persona es reservada o no tenemos un vínculo de confianza. Además, actualmente y cada vez más es un medio de comunicación muy utilizado, por lo que podemos emplearlo para mostrar nuestras condolencias.

Será más cercano y personal enviar un mensaje de voz que un mensaje escrito. Pero nos adecuaremos según el vínculo y la confianza que haya con la persona.

No será adecuado enviar un mensaje de texto muy extenso ni utilizar las típicas frases contraproducentes. A continuación veremos qué frases decir y qué cosas ahorrarnos cuando demos el pésame.

Qué decir cuando muere alguien

Tras conocer la noticia, lo mejor es decir aquello que nos salga con naturalidad y sinceridad. Si es un "lo siento", ya es suficiente. Algunas ideas son:

  • Te acompaño en el sentimiento.
  • Siento mucho la pérdida.
  • Es natural que sientas esto.
  • Tienes derecho a sentirte así.
  • Estoy a tu lado.
  • Te escucho.
  • Sé cuánto le querías.
  • Ha sido una persona (adjetivo).
  • Todo lo vivido quedará siempre.
  • Permanecerá en nuestros corazones y nuestros pensamientos.
  • ¿Puedo ayudarte con alguna gestión?
  • ¿Necesitas alguien que cuide de los/as niños/as?
  • ¿Tienes transporte para ir a (lugar al que se celebre el velatorio)?

La típica frase "si necesitas algo, avísame" es una oferta hecha con la mejor intención, pero está formulada de forma tan genérica que resulta poco útil. Deja la responsabilidad en la persona, que no sabe qué estamos dispuestos a realizar y qué no. Por tanto, si realmente queremos ayudar, deberemos ser concretos y ofrecernos a realizar alguna tarea que podamos prever que requerirá apoyo.

Cosas que no debemos decir cuando alguien fallece

Podemos ahorrarnos ciertas frases que no ayudan, como:

  • Bueno, ya era muy mayor.
  • Es mejor así.
  • Ha dejado de sufrir.
  • La vida es así.
  • Es ley de vida.
  • Cosas que pasan.
  • Eres joven, puedes rehacer tu vida.
  • Eres joven, puedes tener otro/a hijo/a.
  • Lo superarás, eres fuerte.
  • No pude ir a visitarle porque no me gustan los hospitales.
  • Os volveréis a encontrar en el cielo.

No es momento de buscar cosas positivas, ni de racionalizar. Ante una pérdida significativa la persona tiene derecho a sentirse mal, tuviera la edad que tuviera la persona fallecida e independientemente de su estado. Por otro lado, una cosa es normalizar la muerte como parte de la vida y la otra es minimizar y trivializar el sufrimiento que tiene una persona tras la pérdida. Todos y todas sabemos que la vida se acaba, pero cuando nos toca de cerca sentimos un dolor que necesita ser respetado. No duele menos por saber que "la vida es así".

En los casos en los que el ser fallecido sea el cónyuge o un/a hijo/a, no es nada apropiado sugerir que pueden tener otra pareja u otro hijo. Cabe mencionar que a nadie le gustan los hospitales, que las enfermedades son experiencias desagradables para todo el mundo. Sin embargo, debemos hacer balance y, si creemos que es importante visitar a alguien que está en el hospital, debemos acudir.

Por otro lado, debemos tener cuidado y respetar las creencias de cada persona en cuanto a la muerte. Si no es una persona religiosa, no le ayudarán frases en ese sentido ("ahora está en un lugar mejor", "se ha ido con Dios"...). Otro comentario totalmente fuera de lugar en estos casos es hablar de las causas o formas de la muerte, de si fumaba o no la persona fallecida, preguntar cómo fue en caso de que sea un suicidio, etc. Además de estas frases, debe evitarse cualquier comentario o actitud orientado a minimizar el dolor o a buscar el lado positivo, pues no es momento para ello.

Cómo dar el pésame: consejos y frases - Qué decir cuando muere alguien

Cómo consolar a alguien que ha perdido a un ser querido

¿Cómo ayudar a alguien cuando ha fallecido un familiar? Dependerá de la persona y de la situación, pero a grandes rasgos, para consolar a alguien que acaba de sufrir un pérdida podemos:

  1. Estar a su lado: con nuestra presencia se sentirá acompañado o acompañada.
  2. Escuchar con atención: practicar la escucha activa es esencial para que nuestro amigo o amiga sepa que es importante para nosotros y que si necesita hablar vamos a estar para escucharle.
  3. Respetar su silencio: no es necesario llenar el espacio continuamente con palabras, que muchas veces resultan absurdas. Tan necesario es escucharle cuando quiere hablar, como acompañarle en el silencio cuando calla.
  4. Validar sus emociones: debemos transmitirle que lo que siente es normal. Jamás debemos decirle que no sienta algo, como por ejemplo "no estés triste", ni lo que debe hacer: "no llores", "anímate"...
  5. Facilitar que exprese sus emociones: estaremos ayudando a que muestre su estado emocional si mantenemos una actitud abierta, cercana y, sobre todo, sin juicios.
  6. Mantener la serenidad: es normal que cuando la persona está desbordada nos contagie su emoción. Podemos acompañarle en la emoción pero manteniendo la serenidad para transmitirle calma y comodidad.
  7. Utilizar el contacto: abrazar, coger su mano, apretar su hombro... Normalmente, estos gestos resultan muy reconfortantes, transmiten apoyo y aportan calma.
  8. Mostrar nuestro amor: hacerle saber a la persona cuan importante y valiosa es para nosotros. Demostrarle con actos nuestro aprecio y cariño.
  9. Ofrecer ayuda práctica: ayudar en tareas de la casa (comprar, limpiar, cocinar...), tareas de cuidado de personas a su cargo como hijos e hijas y tareas administrativas o burocracia, trámites, etc. No debemos esperar a que la persona nos pida ayuda, cuando veamos que hay una tarea necesaria, podemos ofrecernos a realizarla y hacerlo.
  10. Ofrecer apoyo a los familiares y seres queridos de nuestro amigo o amiga. Quizás nuestro amigo o amiga no se encuentra con el ánimo suficiente como para actuar de soporte para otras personas, por lo que podemos ayudarle ofreciendo este apoyo a quien lo precise.

Además, también podemos recomendarle y animarle a acudir a un o una profesional de la psicología, quien le enseñará técnicas y recursos para analizar sus pensamientos, regular sus emociones y adecuar sus comportamientos para finalizar el duelo. Herramientas que le servirán tanto para gestionar la situación de la pérdida como las situaciones adversas futuras.

Por otro lado, cabe mencionar que estaremos ayudando a la persona si le animamos a mantener unos hábitos saludables y pautas de autocuidado (alimentación, actividad física y descanso).

Frases para animar a alguien que perdió un ser querido

Lo que podemos decir a alguien que ha sufrido la pérdida de un familiar es:

  • Es normal que te sientas mal.
  • Estaré a tu lado.
  • Puedes contar conmigo.
  • Llorar calma, si necesitas llorar, hazlo.
  • Si necesitas desahogarte, puedes gritar o lanzar un cojín.
  • (nombre de a persona fallecida) estaría orgulloso/a de (comportamiento o actitud del doliente).
  • Eres muy importante para mí.
  • No necesito verte siempre bien, comprendo tu malestar.
  • Entiendo que no tengas ganas de hacer (el plan que sea). Lo aplazamos sin problema.
  • Voy a ir a dar un paseo, ¿te apetece venir?
  • Gracias por confiar en mí y hablarme de tus sentimientos.

Aniversario de fallecimiento de un ser querido

Debemos tener muy claro que después de una pérdida viene un duelo. El duelo es un periodo de adaptación que necesita el deudo para asimilar la pérdida, transitando por una serie de estados. Debemos tener en cuenta que las típicas fases conocidas del duelo no tienen por qué darse todas ni ordenadas siempre, pues cada duelo es diferente. Dependerá de las características de la relación entre el doliente y el fallecido, las circunstancias de la muerte y los recursos de afrontamiento del deudo.

El duelo no tiene un tiempo establecido, pero es normal que se alargue por lo menos un año. Y es algo importante a tener en cuenta. A menudo, se da apoyo a las personas durante los primeros días o semanas tras el fallecimiento y, luego, todo vuelve a la normalidad: nos olvidamos del duelo. Es importante respetar los tiempos de cada persona, no comparar un duelo con otro y seguir acompañando más allá de los primeros días. ¿Cómo podemos acompañar un duelo?

  • Estando presentes.
  • Detectando las necesidades.
  • Haciéndole saber que estamos disponibles para ayudar, escuchar, hablar,...
  • Dándole la importancia que precisa.
  • Respetando: sin forzar.

Aquí encontrarás más información sobre los procesos de duelo ante pérdidas significativas.

Cómo actuar en las fechas señaladas

En los días especiales, como el cumpleaños, la fecha de fallecimiento, el santo, el día del padre, de la madre, etc., es importante que estemos especialmente atentos y atentas, ya que son momentos en los que los sentimientos de pérdida se intensifican. Puede que los recuerdos estén más presentes y que las emociones le invadan. Para abordarlo, seguiremos acompañando de la forma explicada, pero, además, podemos proponer realizar un homenaje al difunto.

En fechas señaladas podemos realizar un acto especial en honor a la persona fallecida. Dependiendo de la persona, será significativo un acto u otro. Desde visitar el cementerio (una costumbre tradicional), hasta actos simbólicos como escribir una carta, hacer una reunión familiar o mirar fotografías y pasear por los recuerdos.

Frases bonitas para un ser querido fallecido

Si buscas frases de duelo o luto por la muerte de un ser quiero que reflejen tu estado de ánimo, a continuación encontrarás algunas frases para recordar a un ser querido fallecido cortas:

  • Todas las cosas que nos ha enseñado permanecerán entre nosotros.
  • Las experiencias vividas juntos se quedarán por siempre en nuestra memoria.
  • En nuestro corazón queda tu sonrisa.
  • Tu cariño será eterno.
  • Nuestro amor por ti jamás morirá.
  • Aquello que nos has inculcado nos hace ser quien somos. Siempre habrá en nosotros gran parte de ti.
Cómo dar el pésame: consejos y frases - Aniversario de fallecimiento de un ser querido

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo dar el pésame: consejos y frases, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Emociones.

Bibliografía
  • Fernández Pérez, L., Isidro Carretero, V., Pérez Muñano, C., Sánchez-Valladares Jaramillo, V. y Balbás Repila. (2011). Guía práctica para familiares de enfermos de Alzheimer. Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía-Clece Servicios Sociales.
  • Llistar Verdú, S. (2009). L'atenció assistencial en el procés de morir: importància de les actituds per a una mort digna (Doctoral dissertation, Universitat Ramon Llull).

Escribir comentario sobre Cómo dar el pésame: consejos y frases

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
laia g
es dificil, pero gracias por la informacion

Cómo dar el pésame: consejos y frases
1 de 3
Cómo dar el pésame: consejos y frases

Volver arriba