Compartir

Cómo dejar de ser tan sensible y ser mas fuerte

Cómo dejar de ser tan sensible y ser mas fuerte

La sensibilidad es una característica humana gracias a la cual experimentamos intensamente las sensaciones de todo aquello que nos rodea. Ser una persona sensible no implica nada malo. Sin embargo, como en la mayoría de las ocasiones, experimentar demasiada sensibilidad en el día a día no es algo positivo para nuestra salud mental. Un objetivo que nos podemos proponer para tratar la sensibilidad extrema es aprender a generar nuevas fortalezas y herramientas mentales.

En este artículo de Psicología-Online, te proporcionamos pautas y trucos para saber cómo dejar de ser tan sensible y ser más fuerte. Además, podrás realizar un breve test para determinar tu nivel de sensibilidad emocional.

También te puede interesar: Cómo entrenar la mente para ser más fuerte

Por qué me emociono facilmente

En ocasiones, nos resulta inevitable responder de una manera altamente emotiva ante ciertos estímulos que nos rodean: una situación de crisis, una discusión, un momento muy romántico...llorar con facilidad no tiene por qué significar algo malo. No obstante, si absolutamente todo nos afecta emocionalmente y nos cueste llevar una vida normal sin altibajos, tal vez estemos ante un problema de hipersensibilidad emocional. Dicho problema se relaciona con la incapacidad para controlar y gestionar las emociones, tendencia al desbordamiento y fragilidad emocional.

Cuando las emociones están siempre a flor de piel, es posible que tengamos más tendencia a padecer un trastorno de ansiedad, estrés o depresión. Cuando algo nos afecta en exceso, influye en nuestra inseguridad y termina por hacer mella en nuestra autoestima, las personas altamente sensibles se caracterizan por recordar con detalle todo aquello que se ha dicho de ellas durante una discusión, un conflicto de pareja o simplemente en una crítica constructiva.

Ser sensible no implica directamente ser débil, sin embargo, las consecuencias de la sensibilidad emocional debilitan las fortalezas mentales de una persona. Por esa razón, para trabajar la hipersensibilidad, tendremos que entrenar la mente para ser más fuertes.

Por qué me emociono facilmente

Test de sensibilidad emocional

Para salir de dudas y confirmar que somos personas altamente sensibles, en Psicología-Online ofrecemos este breve test. Para realizarlo, tan solo hay que responder en un papel o en nuestra cabeza SÍ o NO a las siguientes preguntas:

  1. Me afecta cómo se comportan los demás en su entorno aunque no sea conmigo
  2. Me doy cuenta de sutiles cambios en mi ambiente y estos afectan a mi estado emocional
  3. Suelo ser muy sensible al dolor, tanto el propio como el que sufren los demás
  4. Disfruto mucho cuando veo disfrutar a los demás
  5. Me cuesta adaptarme a nuevas situaciones y relaciones personales, siempre estoy atento/a a lo que puedan pensar de mí
  6. Los ruidos fuertes me hacen sentir incómodo/a
  7. Me suelo sumergir en mi mundo interior, ahí me siento seguro/a y fuera de peligro
  8. Necesito desconectar los días que sufro de mucho ajetreo
  9. La cafeína y el alcohol me afectan mucho, no podría aguantar el mismo consumo que hacen mis amistades
  10. Sufro mucho durante una película de terror
  11. Soy capaz de entender los problemas de los demás y me preocupo como si se trataran de mis propios problemas

Si hemos respondido a la mayoría de estas preguntas con un SÍ, probablemente signifique que somos personas muy sensibles. También ofrecemos la posibilidad de realizar un test de sensibilidad más completo y veraz en nuestra sección de tests y escalas. Una vez hemos confirmado que la extrema sensibilidad nos afecta más de lo que deberíamos, es el momento de empezar a desarrollar herramientas para saber cómo dejar de ser tan sensible y ser mas fuerte.

Cómo controlar la sensibilidad emocional

En primer lugar, es importante recordar que no hay nada de malo en sentir cierto nivel de sensibilidad respecto a nuestro entorno, esta capacidad nos permite entender el contexto en el que vivimos y nos ayuda a desarrollar nuestra empatía con los demás. Sin embargo, si hemos detectado que dicha sensibilidad resulta incontrolable, es el momento de empezar a tratarla y a aprender a controlar nuestros impulsos emocionales. Siguiendo estos tres sencillos pasos, podremos manejar la sensibilidad emocional y seremos capaces de encontrar nuestra fuerza interior.

1. Detecta tus sentimientos

Dejar de ser sensible no es tarea sencilla. En primer lugar, tendremos que detectar los momentos en los que nos sentimos desbordados y las emociones controlan todo lo que pasa por nuestra cabeza. Una vez detectados los estímulos y los pensamientos que nos provocan sensaciones de sensibilidad, tendremos que preguntarnos por qué nos sentimos así.

2. Cuestiona tu sensibilidad

Una vez detectado cuándo y por qué nos sentimos desbordados por lo sentimientos, es momento de ponerlos bajo un foco crítico. Analizar la utilidad de estos pensamientos y de la sensibilidad que provocan resulta muy útil puesto que racionalizamos las sensaciones y nuestra respuesta emocional se regula por sí sola.

3. Desarrolla estrategias de afrontamiento

Las causas de la hipersensibilidad emocional son muy distintas y dependen de la personalidad, el entorno y la manera que tenemos de afrontar los baches. Cada individuo tiene su manera personal de superar los obstáculos que le presenta la vida, no obstante, las personas sensibles suelen tener más dificultades en esos momentos. Por esa razón, desarrollar estrategias para ser más fuertes y seguir adelante supone un ejercicio imprescindible para controlar la sensibilidad emocional. Aprender de los errores y verlos como experiencias ganadas supone un buen ejemplo de estrategia de afrontamiento.

Cómo controlar la sensibilidad emocional

Ser fuerte psicologicamente

Una vez sepamos controlar nuestra sensibilidad, es el momento de forjar la mente y desarrollar una correcta fortaleza emocional. Para ello podemos utilizar estrategias basadas en la resiliencia en el aprendizaje emocional.

Podemos definir la resiliencia como aquella capacidad para sobreponernos ante los obstáculos de la vida y aprender de ellos. Una persona resiliente es aquella capaz de superar momentos duros sin hundirse, ser fuerte emocionalmente y luchar para mantener una buena estabilidad mental. Las personas altamente sensibles también pueden ser resilientes, es una capacidad que se aprende con el paso del tiempo y con experiencia. También podemos hacer ejercicios para saber cómo desarrollar la resiliencia correctamente.

Ser fuerte es una cualidad psicológica muy importante que también puede combinarse con tener buenas capacidades en sensibilidad, un rasgo no impide la existencia de otro. La clave en todo ello reside en saber manejar adecuadamente nuestras emociones y sentimientos, sin bloquearlos pero tampoco dejando que estos nos desborden por completo.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo dejar de ser tan sensible y ser mas fuerte, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Escribir comentario sobre Cómo dejar de ser tan sensible y ser mas fuerte

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo dejar de ser tan sensible y ser mas fuerte
1 de 3
Cómo dejar de ser tan sensible y ser mas fuerte
Volver arriba