menu
Compartir

Cómo superar un desamor

 
Por Anna Badia Llobet, Psicóloga y editora. Actualizado: 4 febrero 2021
Cómo superar un desamor

El desamor es un sentimiento intenso y desagradable que surge tras una ruptura de pareja o un rechazo amoroso. El desamor genera muchas dudas y causa un fuerte dolor que a menudo cuesta manejar. Sin embargo, la gran mayoría de personas ha pasado por varias rupturas de pareja y ha sentido, afrontado y superado el desamor.

Si te encuentras ahora mismo en esta situación, es normal que la intensidad emocional te inunde y te preguntes cómo superar un desamor. Aunque cada persona es única y cada proceso es diferente, podemos hablar de unas pautas generales y consejos psicológicos que te ayudarán a curar el desamor.

También te puede interesar: Cómo calmar la ansiedad por un desamor

Renuncia

El primer paso para afrontar una ruptura es renunciar, rendirse, dejar de luchar contra una situación que no se puede cambiar. Las relaciones dependen de todas las personas implicadas, por tanto, no es suficiente que tú quieras mentener la relación con esa persona. Si él o ella no quiere, no hay nada que hacer.

Seguir luchando y batallando contra una situación que escapa de tu control solo hará que aumente tu obsesión y disminuya tu autoestima debido a su rechazo continuado. Además de gastar tu energía y alargar el malestar.

Despídete y cierra temas pendientes

Hasta aquí ha llegado la relación. Haya sido una relación más o menos larga, más o menos o profunda, más o menos sana... Sea como fuere, ya no es tiempo de reproches, no es momento de buscar culpables ni de discutir.

Es momento de dejar el pasado en el pasado y atender al presente. Agradece los momentos agradables vividos y los aprendizajes que has podido incorporar gracias a haber compartido un tiempo con esta persona. Cierra los temas que haya pendientes entre vosotros/as, aquellas cosas que tengáis en común o que os mantengan unidos/as.

Toma distancia

Para superar una ruptura, una de las estrategias más eficaces es aplicar el contacto cero hasta que disminuya el dolor y se avance hacia la aceptación. Tomar distancia significa evitar el contacto, tanto físico como en línea. Eso significa dejar de ver esa persona, tanto a solas como en grupo.

Este punto es bastante complicado para personas que trabajan juntas o que tienen hijos/a en común. En el primer caso, se debe hacer lo posible para que el contacto sea mínimo y que la comunicación sea estrictamente laboral y solo cuando sea totalmente imprescindible. El segundo caso es más complejo, pero de igual manera, se debe mantener única y exclusivamente una relación cordial. En este artículo encontrarás recomendaciones profesionales acerca de la separación de pareja cuando hay hijos/as comunes.

Hay personas que intentan superar un amor no correspondido, menteniendo la amistad. Esto es posible cuando el amor se ha acabado por parte de ambas personas y se ha forjado una amistad. Sin embargo, si una de las dos personas quiere una relación romántica, la amistad no es posible, ya que será muy frustrante para ella. Además, hay personas que dicen querer mantener una amistad, motivadas solo por el miedo a perder el contacto totalmente con esa persona, a pesar del sufrimiento que puede conllevar la situación. Es necesario que seas sincero/a contigo mismo/a: si te duele su rechazo, necesitas tomar distancia.

Aplica el contacto cero mental

A veces, con cortar el contacto presencial no es suficiente. Si pasa el tiempo y sigues pensando en esa persona con un gran dolor, puede que sigas vinculado a él/ella de algún modo. Para aplicar el contacto cero mental, deberás dejar de revisar sus redes sociales, publicaciones, imágenes..., todo lo que est persona comparta en la red. También deberás pedir a tu familia y amistades que no te hablen ni te cuenten las novedades de esta persona.

Otro tema a tener en cuenta son los recuerdos físicos y digitales, como fotografías, cartas, objetos... Pudes guardarlos en algún lugar fuera de tu alcance y de tu vista, para que no haya disparadores de recuerdos que te abrumen.

Entiende el dolor

¿Por qué llega el desamor? De acuerdo con la Pirámide de Maslow, entre nuestras necesidades básicas están la necesidad de seguridad y estabilidad, la necesidad de afiliación, afecto e inimidad y la necesidad de estima y reconocimiento. La figura de la pareja apoya todas estas necesidades y, cuando desaparece esta figura, se puede desestabilizar la vida de la persona.

Somos seres sociales, necesitamos al grupo, necesitamos a los demás. Esta es la respuesta a por qué duele tanto el amor no correspondido. Sentirnos rechazados nos hace sentir desplazados y nos conecta con el miedo a quedarnos solos/as. El ser humano tiene miedo a la soledad, porque en tiempos prehistóricos, quedarse solo/a significaba morir. Era necesaria la tribu para sobrevivir. Entender el funcionamiento de la mente ante una situación de rechazo nos ayuda a comprender el dolor que sentimos.

Lo que es muy importante de entender es que el amor romántico le ha dado un peso erróneo a la relación de pareja. Todas nuestras necesidades de relación y amor se pueden cubrir con otras personas, actividades, proyectos, etcétera. En este artículo puedes encontrar los mitos del amor romántico.

Por otro lado, tenemos la neuroquímica del enamoramiento. El enamoramiento es una reacción fisiológica: la liberación de dopamina, oxitocina y vasopresina ante la presencia de la persona que nos gusta produce la sensación de relajación, bienestar y placer. Si esa persona se retira, cambia la liberación de hormonas placenteras por hormonas como el cortisol, la hormona del estrés. El cerebro sufre como un síndrome de absitencia. Por eso, las conductas desamor son impulsivas, obsesivas y compulsivas como las de una adicción.

Entiende el proceso

Un desamor no deja de ser una pérdida, por lo que superar un desamor implicará realizar un proceso de duelo. Las fases del duelo amoroso son las siguientes:

  1. Shock
  2. Negación
  3. Reacciones hostiles
  4. Culpa
  5. Tristeza
  6. Aceptación y reorganización

Por tanto, es normal sentir diferentes emociones como la sorpresa, la soledad, el vacío, la frustración, la ansiedad, la tristeza, decepción, desesperación, desilusión, apatía... También tener pensamientos intrusivos, anhelos por recuperar la relación, llanto... Todo ello son síntomas de desamor habituales. Pasar por las fases del duelo requiere un tiempo. Además, el proceso de duelo no suele ser líneal, ni es igual en todas las personas.

No idealices

La mente tiende a tener más presentes los buenos recuerdos y olvidar las situaciones más desagradables. Se trata de un sesgo cognitivo llamado desvanecimiento del sesgo afectivo (fading affect bias), el cual hace que las memorias asociadas a emociones desagradables se desvanezcan antes y perduren las memorias de las buenas experiencias. Consiste en un mecanismo de defensa que nos ayuda a olvidar fácilmente las malas experiencias, sin embago, puede jugar en contra cuanto intentas superar una ruptura.

Sabiendo que este efecto existe, ten en cuenta que lo que recuerdas está distorsionado y que echas de menos a una persona y a una relación que no son exactamente como tú recuerdas.

Realiza una lista de razones

¿Cómo superar un amor no correspondido? Como hemos comentado, debido a las necesidades que tenemos como seres humanos y los sesgos cognitivos que distorsionan los recuerdos, es fácil caer en querer retomar el contacto. Sin embargo, es necesario mantenerse firme en la decisión que se ha tomado de separarse de esa persona. Para ayudarnos, podemos utilizar algunos recursos como escribir una lista con todos los motivos por los que la relación no funcionó y todas las ventajas que tiene la separación. Puedes tener esta lista cerca para cuando necesites recordarlo.

Apóyate en tus seres queridos

Habla, desahógate, comparte tiempo con tu familia, tus amitades y personas de confianza. Déjate ayudar. Mostrarte vulnerable no te hace débil, en absoluto, requiere mucha fortaleza y valentía mostrar las emociones más desagradables y expresar el dolor.

Sin embargo, lo ideal es no estar constantemente hablando del mismo tema. Podéis pasar tiempo juntos/as haciendo cualquier actividad que os apetezca.

Cambia de perspectiva

Aunque pueda parecer una desgracia, es un gran regalo que una persona que no te quiere se aleje de ti. Si una persona no te quiere, no es ninguna suerte que siga a tu lado, es posible que sea fuente de frustración y sufrimiento. Que se aleje de ti es un regalo, te libera. De esta forma podrás seguir tu vida, tendrás la oportunidad de conocer a nuevas personas y la posibilidad de iniciar una relación en la que el amor sí sea correspondido.

Respeta tu tiempo

Como hemos visto, superar un desamor es pasar por un proceso de duelo, confrontar miedos, afrontar cambios, cambiar expectativas, redefinir la idea de futuro... Es un gran cambio que requiere tiempo. Por ello, es necesaria una gran dosis de paciencia y autocompasión. Además, cada proceso es diferente, por lo que no no resula beneficioso compararlo con el de otras personas. Cada persona tiene su ritmo y deberás respetar el tuyo y no compararlo con el de los demás. La tormenta química lentamente ameniza y poco a poco el cerebro recupera la normalidad.

Trabaja tu autoestima

Para superar un amor no correspondido, es necesario trabajar la autoestima, que puede verse afectada tras el rechazo. La necesidad de amor, aceptación y reconocimiento es intrínseca al ser humano, pero no tiene por qué cubrirse a través de la pareja. Es importante primero construir una autoestima sana y estable.

  • Conócete: pasa tiempo contigo y obsérvate.
  • Observa tu diálogo interno: escucha cómo te hablas a ti mismo/a.
  • Observa tus creencias: qué piensas sobre ti mismo/a y por qué.
  • Reflexiona sobre quién eres: descríbete en tercerca persona.
  • Reflexiona sobre el valor que te das y el por qué.
  • Reflexiona sobre la imagen que intentas mostrar y aquello que intentas esconder.
  • No te compares: todas las personas son únicas e igual de valiosas.
  • Ten en cuenta tus valores y respétalos.
  • Aprende a ser asertivo/a: a respetar tanto a los demás como a ti mismo/a.

Cuídate

Durante el proceso, es muy importante que practiques el autocuidado a todos los niveles:

  • Alimentación: procura mantener una alimentación saludable con unos horarios estables. Es normal que presentes variaciones en tu apetito, respeta tus señales de hambre, dentro de un margen saludable, evitando ayunos y atracones. Si ves que tu alimentación se está desajustando, no dudes en acudir a un profesional.
  • Sueño: necesitas un sueño reparador y lo ideal es dormir entre 7 y 8 horas diarias. Es normal tener dificultades para conciliar el sueño ante un estado de ánimo ansioso y/o depresivo. Puedes aplicar estas pautas de higiene del sueño y también consultar con un profesional.
  • Actividad física: realizar actividad física de forma diaria es necesario para la salud en general. Además, te ayudará a generar endorfinas y mejorar tu estado de ánimo.
  • Autocuidado emocional: atender tu estado de ánimo, permitirte expresar tus emociones, cuidar tu lenguaje interno, rodearte de personas que te aporten bienestar...
  • Ocio y relaciones: también necesitas dedicar un tiempo a practicar aficiones y disfrutar de las relaciones sociales.
  • Evita las conductas autodestructivas: para aplacar el dolor, es fácil utilizar el tabaco, alcohol, drogas, compras compulsivas, el juego patológico, el sexo compulsivo, el trabajo... Debes saber que todo ello son parches que te evadirán momentáneamente del dolor, pero pueden traer graves consecuencias a mediano y largo plazo.

Confía en ti

La naturaleza es sabia y el cuerpo está preparado para afrontar cambios. Nuestro organismo tiene dos funciones muy claras: sobrevivir y perpetuar la especie. El enamoramiento, biológicamente, sirve para la reproducción, una cuestión clave en la supervivencia de la especie. Por tanto, tu cerebro hará lo posible para reestablecer la normalidad y que prepararte para que puedas enamorarte de nuevo.

Por otra parte, puedes reflexionar acerca de todas las situaciones complicadas que has superado: las habilidas que has requerido y has desarrollado para afontar situaciones adversas. En esta ocasión, puedes apoyarte en las habilidades que ya has desarrollado o en desarrollar nuevas. Confía en tu capacidad. Confía en que la recuperación llegará.

Aprovecha para crecer

Puedes sacerle partido a toda esta situación para que haya tenido sentido. Los síntomas desagradables del desamor harán que salga otra parte de ti. Aprovecha para conocerte mejor, para observarte, para aprender a manerjarte en situaciones dolorosas y para aprender a gestionar emociones desagradables. También puedes observar las reacciones de los demás ante tu dolor para conocerles más. Los malos momentos son grandes maestros. Aprovecha para salir trasformado/a y fortalecido/a de la situación. De eso trata la tan conocida resiliencia.

Por último, si tienes la posibilidad, no dudes en acudir a un/a psicólogo/a. Te ayudará a entender lo que sientes y te acompañará a transitar este proceso con más herramientas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo superar un desamor, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sentimientos.

Bibliografía
  • Aragón, R. S., & Cruz, R. M. (2014). Causas y caracterización de las etapas del duelo romántico. Acta de investigación psicológica, 4(1), 1329-1343.
  • Congost, S. (2013). Cuando amar demasiado es depender. Oniro.
  • Isaac, G. G. (1986). Psicología de la Motivación. Editorial Sintesis, Madrid.
  • Villanueva, L. (2001). Algunas consideraciones para una terapia de pareja basada en la evidencia. De familias y terapias, 9(14), 7-30.
  • Walker, W. R., Skowronski, J., Gibbons, J., Vogl, R., & Thompson, C. (2003). On the emotions that accompany autobiographical memories: Dysphoria disrupts the fading affect bias. (5), 703-723.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo superar un desamor
Cómo superar un desamor

Volver arriba