Compartir

Diferencia entre autoestima y autoconcepto

 
Por Maite Nicuesa. Actualizado: 6 noviembre 2018
Diferencia entre autoestima y autoconcepto

La relación que mantienes contigo a lo largo de tu vida es una de las más significativas. Este vínculo relacionado con tu propia identidad ofrece especial significado a términos utilizados de manera habitual: la autoestima y el autoconcepto. Sin embargo, aunque ambos términos, a veces, se utilizan como si fuesen sinónimos, en realidad, tienen matices distintos que analizamos en este artículo en Psicología-Online.

¿Cuál es la diferencia entre autoestima y autoconcepto? Te lo contamos a continuación explicándote cuál es el significado específico de cada palabra.

¿En qué consiste el autoconcepto?

El término autoconcepto hace referencia a la descripción que una persona realiza de sí misma a través del uso de adjetivos y reflexiones que remiten a sus capacidades, sus virtudes, su talento, sus habilidades, los rasgos del modo de ser, las cualidades propias... Es decir, en el autoconcepto es posible englobar todos aquellos matices que una persona identifica como propios cuando se describe a sí misma a nivel teórico.

Definición de autoconcepto

El autoconcepto se alimenta de las propias vivencias que forman parte de la experiencia de un ser humano puesto que a partir de ellas también se conoce mejor a sí mismo en el ejercicio del vivir. Eso significa que aunque existen rasgos del autoconcepto que permanecen a lo largo del tiempo porque la persona es la misma en esencia, este elemento también puede variar desde la dimensión de las nuevas vivencias de cada etapa vital.

El autoconcepto se expresa a través del lenguaje

Tanto el autoconcepto como la autoestima están vinculados con el tipo de relación que una persona tiene consigo misma, sin embargo, el punto de vista desde el que se realiza esta mirada es distinta. El autoconcepto tiene un componente más cognitivo, mientras que la autoestima es la visión subjetiva sentida a nivel emocional. El autoconcepto muestra el análisis descriptivo que una persona puede compartir con otra.

Evidentemente, aunque la autoestima y el autoconcepto no son dos términos sinónimos, sí están interconectados puesto que, aportan una visión más completa del núcleo personal.

Diferencia entre autoestima y autoconcepto - ¿En qué consiste el autoconcepto?

¿Qué es la autoestima en la psicología?

Desde el punto de vista afectivo y emocional, la autoestima hace referencia al sentimiento de aprecio que un ser humano tiene hacia sí mismo. Es decir, remite a cómo te sientes contigo mismo puesto que un vínculo feliz de amor propio es una base sólida de la felicidad.

La autoestima en niños

Un momento en el que la figura de las personas de referencia en el entorno más cercano constituye un valor sólido para el fortalecimiento de este bienestar emocional en el niño. Las bases de la autoestima pues, se empiezan a forjar en la infancia.

Los mensajes recibidos por parte de personas externas ofrecen información a quien recibe este feedback. En la etapa adulta, el ser humano también recibe reconocimiento de sí mismo a través de las opiniones y valoraciones de los demás. Sin embargo, en ese momento, el adulto también tiene un autoconcepto más formado y recursos internos para no hacer propias valoraciones equivocadas. Por tanto, la autoestima hace rereferencia a cómo te hace sentir a ti aquello que observas sobre ti mismo. A continuación, nombraremos las principales diferencias entre autoestima y autoconcepto.

Diferencia entre autoestima y autoconcepto - ¿Qué es la autoestima en la psicología?

¿Cuál es la diferencia entre la autoestima y el autoconcepto?

Mientras que el autoconcepto es la imagen que tenemos de nosotros mismos, la autoestima es la valoración subjetiva de dicha imagen. Según el autoconcepto que tengamos de nosotros mismos, nuestra autoestima será más alta o más baja.

Relación entre autoestima y autoconcepto

El autoconcepto, el modo en el que una persona se ve a sí misma, influye en cómo se siente cuando extrae sus propias valoraciones. Es decir, cómo piensa sobre sí misma, influye en cómo se siente. La conexión entre el pensamiento y el sentimiento es constante.

Cuando una persona tiene un autoconcepto positivo de sí misma, este hecho también se manifiesta en la práctica a través de su autoestima y sensaciones vitales como la alegría, la motivación, la paz interior o la ilusión. Por el contrario, si cuando una persona analiza su autoconcepto no se siente a gusto con esa descripción, estos juicios de valor negativos producen el efecto contrario al caso anterior.

Diferencia entre autoestima y autoconcepto - ¿Cuál es la diferencia entre la autoestima y el autoconcepto?

5 consejos para mejorar la baja autoestima y autoconcepto

A continuación, te damos ideas para mejorar la relación contigo mismo a través de un fortalecimiento de la autoestima y el autoconcepto como términos que afianzan el autoconocimiento:

  1. Escribe un diario de gratitud. Este sentimiento es uno de los más profundos a nivel existencial. Y, además, no solo puedes reforzar la gratitud en tus relaciones con otras personas, sino también, contigo mismo. Para hacer este ejercicio para fomentar el pensamiento positivo, encuentra un momento de la semana en el que te concentres en esta técnica de escritura terapéutica.
  2. Realiza juicios de valor positivos a partir de aquellos rasgos que observas en ti como valiosos y significativos. Por tanto, valórate de verdad. Puedes hacerlo de forma consciente en tus conversaciones con los demás al resaltar algún aspecto significativo.
  3. Identifica en qué momentos recientes has hablado en negativo de ti mismo y qué mensajes alternativos te gustaría decirte ahora. Puedes escribir un mensaje de cariño dirigido a ti mismo, una carta que represente el abrazo que quieres dar a esa parte de ti mismo que a veces se siente vulnerable por perfeccionista.
  4. Corrige la generalización. Cuando tu discurso esté condicionado por un punto de vista absoluto que no deja espacio para los matices, rompe con esa dinámica a través de la riqueza del lenguaje. Ten cuidado con aquellas ideas que están formuladas a través de siempre, nunca, todo o nada. También puedes corregir a otras personas de tu entorno cuando creas que son víctimas de una generalización. Es decir, puedes ayudarles a darse cuenta de cómo esas afirmaciones absolutas no son objetivas.
  5. Celebra tus logros. No se trata de exagerarlos desde el ego pero tampoco de infravalorarlos desde la inseguridad. Por tanto, adopta esta actitud de humildad y celebración como un bien presente. Vive con naturalidad los acontecimientos felices de la vida y adopta una actitud proactiva para generar nuevos entornos de aprendizaje.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencia entre autoestima y autoconcepto, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología cognitiva.

Escribir comentario sobre Diferencia entre autoestima y autoconcepto

¿Qué te ha parecido el artículo?

Diferencia entre autoestima y autoconcepto
1 de 4
Diferencia entre autoestima y autoconcepto

Volver arriba