Compartir

Diferencia entre feminismo radical y liberal

Diferencia entre feminismo radical y liberal

El feminismo nació a finales del siglo XVII, como un movimiento social y político. Des de siempre han existido mujeres que han reivindicado y luchado para mejorar sus derechos y su posición dentro de la sociedad, de modo que la historia del feminismo se remonta décadas atrás. Su inicio histórico tubo lugar tras la Revolución Francesa, siendo considerado dicho momento la primera ola del feminismo frente la lucha por los derechos y la igualdad jurídica. Los primeros movimientos organizados nacieron en la segunda ola del feminismo, que tuvo lugar hasta los años 60, con las primeras sufragistas. Posteriormente, apareció la tercera ola denominada “feminismo contemporáneo” en la cual nos encontramos en la actualidad.

A lo largo de esta trayectoria histórica, han destacado diversas corrientes feministas, en las cuales encontramos el feminismo liberal y el feminismo radical. En este artículo de Psicología-Online, haremos una revisión histórica y conceptual de las diferencias entre el feminismo radical y liberal.

Feminismo contemporáneo

El feminismo contemporáneo nace en la tercera ola del feminismo, surgiendo a consecuencia de las revoluciones de los años 60. Este movimiento entiende a la sociedad como un sistema compuesto por clases sociales y sexos, lo cual impulsa al movimiento a la liberación del papel de la mujer. En la tercera ola o feminismo contemporáneo nacen muchas vertientes del feminismo, destacando entre otras el feminismo liberal y el feminismo radical. Sin embargo, existen muchos otros tipos de feminismo en la actualidad.

Feminismo liberal

El feminismo liberal fue impulsado en 1966 por Betty Friedan, la cual ha sido considerada la máxima representante de dicho movimiento en la organización Nacional para Mujeres (NOW). El feminismo liberal no focaliza su atención en la posible opresión o explotación de la mujer, sino en situar la posición de la mujer como una situación de desigualdad. Frente a ello, el objetivo del feminismo liberal es lograr una reforma del sistema para obtener una igualdad entre ambos géneros.

Uno de los principales objetivos para alcanzar la igualdad en el sistema, era garantizar la inclusión de la mujer en el mercado laboral y buscaban promover un cambio en la esfera política, permitiendo que las mujeres pudieran ocupar cargos políticos. No obstante, la aparición del feminismo radical captó la atención de las más jóvenes, ganando mucho protagonismo en las décadas de los sesenta y los setenta.

Feminismo radical

El feminismo radical empieza a ganar peso en la década de los sesenta. Nace a partir de la idea de que aunque haya una legitimación de los derechos, el sistema sigue rigiéndose por unos valores sexistas, clasistas, racistas e imperialistas. Esta realidad, motivó la creación de la Nueva Izquierda y movimientos sociales radicales, entre otros el feminismo radical.

La característica principal del feminismo radical se sustenta en su carácter contracultural, sobre el cual no buscaban una política reformista, como en el caso del feminismo liberal, sino en forjar nuevas formas de la sociedad.

La primera decisión de este movimiento, fue la de establecer una organización de la mujer autónoma, estableciendo una separación con el género masculino. Aunque todas las personas que seguían el feminismo radical estaban de acuerdo en la necesidad de desvincularse con los hombres, estaban en oposición en relación a la naturaleza y el fin de la separación. Frente a ello, se produjo la primera división del feminismo radical, sobre la cual se forjaron dos subgrupos: las feministas en “políticas” y “feministas”. No obstante, a pesar de sus diferencias teóricas y prácticas de los diferentes subgrupos desarrollados del movimiento, mantiene unos planteamientos comunes.

  • Políticas. Destacan la idea de que la opresión que ha sufrido la mujer es debida al capitalismo o al sistema. En esta vertiente se consideraba el feminismo una parte más de la izquierda.
  • Feministas. Estaban en contra de la subordinación a la izquierda, debido a que clasificaban a los hombres como los principales beneficiarios de su dominación. Esta posición defiende que la opresión de la mujer no se sustenta únicamente en el sistema, sino que comprendían que el sistema del cual formaban parte era un sistema específico de dominación por parte del hombre, el cual definía a la mujer en términos de varón. En contra, las políticas concebían al hombre como otra víctima del sistema.

La principal objeción del feminismo radical se sustenta en el patriarcado, descrito como un sistema de denominación sexual que oprime a la mujer y sobre este esquema básico, nacen las otras dominaciones como la clase y la raza. Lo más representativo de su movimiento fue el eslogan: “lo personal es político”, indicando que la dominación patriarcal también era practicada en ámbitos de la vida personal, como en la estructura familiar y en la sexualidad. Este colectivo destaca que los hombres, y no solo un grupo de ellos, reciben del sistema patriarcal ganancias sexuales, económicas y sobretodo, psicológicas.

Cabe destacar en el movimiento radical, la organización de los grupos de autoconciencia. En ellos se buscaba concienciar a todas las mujeres sobre la opresión de la mujer en la sociedad, a partir de las propias experiencias y no a partir de constructos ideológicos. Este grupo también fue el impulsor de revalorizar nuestra forma de hablar.

Por otro lado, caben destacar el activismo de dicho grupo, el cual organizaba multitudinarias manifestaciones, así como actos de protesta y sabotaje para evidenciar la posición de la mujer en el patriarcado, realizando acciones como la quema pública de sujetadores, consiguiendo con ello que la voz del movimiento resonara por toda la sociedad. Además de este conjunto de actos reivindicativos, fueron el establecimiento de centros alternativos de ayuda y autoayuda, centros de salud, guarderías, centros de defensa personal,… Exigiendo en los grupos de autoconciencia una característica fundamental en ellos, la igualdad y el antijerarquismo: ninguna mujer podía posicionarse por encima de la otra. A causa de esta premisa, muchas líderes fueron expulsadas del movimiento y fue la diversidad de opiniones dentro del grupo hacia la falta de estructura del movimiento, lo que llevo al declive. Finalmente, el desgaste del movimiento por sus características, contribuyó a mediados de los setenta la finalización del movimiento.

Diferencias entre el feminismo radical y liberal

A lo largo de la historia del feminismo, han surgido diversas corrientes feministas, dos de las cuales son el feminismo liberal y el feminismo radical. Una vez expuestas las dos manifestaciones del feminismo y observadas sus diferencias, hagamos un breve resumen de las diferencias entre el feminismo liberal y el feminismo radical:

  1. El objetivo del feminismo radical, radica en abolir la problemática de raíz, eliminar la prostitución, la pornografía y en general, la construcción del sistema social. También el capitalismo por considerarlo la base de la opresión. En contra, el feminismo liberal, busca modificar y mejorar la realidad ya existente.
  2. La concepción del hombre. Otra de las diferencias entre el feminismo radical y liberal es que el feminismo liberal no observa al género como el determinante de opresión, pues considera al hombre una víctima más del sistema. Sin embargo, en el feminismo radical comprendían que el sistema del cual formaban parte era un sistema específico de dominación por parte del hombre, el cual definía a la mujer en términos de varón.
  3. La concepción de la política. El feminismo liberal se ocupa de cuestiones con una determinación más política, como la posición de la mujer en el mundo laboral. En contra, el feminismo radical, observa que ante la nueva legislación, la opresión de la mujer continua siendo notoria en las agresiones, violaciones, las relaciones, etc. Aquí puedes ver los diferentes tipos de violencia de género. Por ello establece el lema de “lo político es personal” y empieza a tratar con temas de índole más personal.
  4. La posición social. Otra de las diferencias entre el feminismo radical y liberal es la posición y la visión de la sociedad. Las activistas del grupo liberal formaban parte de una parte más privilegiada de la sociedad, el cual tenía la posibilidad de acceder a auditorios, foros, poder y dinero. En contra, la posición de las feministas radicales era des de una doble o triple opresión.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencia entre feminismo radical y liberal, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Böhmer, M. (1993). Feminismo radical y feminismo liberal. Pasos previos para una discusión posible. DOXA, 13, 179-190.
  • De Miguel, A. (2000). Los feminismos.
  • Guitérrez, P & Luengo, M. (2011). Los feminismos en el Siglo XXI. Pluralidad de Pensamientos. Brocar, 35, 335-351.
  • Sánchez, P. Definición del feminismo: inicios del movimiento.

Escribir comentario sobre Diferencia entre feminismo radical y liberal

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Jacqueline
Gracias!!! Muy buen artículo. Estoy trabajando en un ensayo y me pareció muy interesante.
Anna Badia Llobet (Editor/a de Psicología-Online)
Hola Jacqueline,
Muchas gracias por tu comentario.
También puede resultare interesante el siguiente artículo: https://www.psicologia-online.com/historia-y-corrientes-del-feminismo-4306.html
Saludos.

Diferencia entre feminismo radical y liberal
Diferencia entre feminismo radical y liberal

Volver arriba