Compartir

Las cuatro olas del feminismo

 
Por Marta Thomen Bastardas. 26 junio 2019
Las cuatro olas del feminismo

En la actualidad, al menos formalmente y teóricamente, tanto las mujeres como los hombres mantienen los mismos derechos. Sin embargo, si la mujer ha logrado adquirir la representación actual en la sociedad, ha sido gracias a la lucha de muchas mujeres durante los últimos siglos, gracias al movimiento feminista.

A lo largo de la historia, la mujer se ha visto oprimida por el hombre, en desigualdad de condiciones, viéndose reconocida únicamente por ser madre, esposa y ama de casa, se le ha denegado el derecho al voto, la oportunidad de estudiar, de poder ejercer profesiones que únicamente eran “para los hombres”, se le ha negado la posibilidad de decidir si quiere ser madre, la entrada a espacios públicos por ser mujer, entre otras desigualdades. Si quieres conocer cómo el movimiento ha logrado abolir algunas desigualdades entre géneros, sigue leyendo este artículo de Psicología-Online, sobre las cuatro olas del feminismo.

También te puede interesar: Historia y corrientes del feminismo

Olas del feminismo

A lo largo de la historia, la mujer ha protagonizado su lucha para conseguir una representación de igualdad con el hombre en la sociedad. La lucha de género se ha visto envuelta en diferentes etapas, procesos y cambios, en las cuales el movimiento femenino ha conseguido adquirir grandes logros gracias a su lucha. La trayectoria de los cambios logrados, gracias al movimiento feminista, se ha dividido hasta la actualidad en tres etapas, llamadas las olas del feminismo, entrando en la actualidad a la cuarta ola del feminismo.

La primera ola del feminismo tubo lugar en la revolución francesa, siendo denominada el feminismo ilustrado, posteriormente desde mediados del siglo XIX, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, el movimiento se embarcó en la segunda ola, el feminismo liberal-sufragista y en la década de los sesenta, aparece la tercera ola del feminismo, el feminismo sesentayochista o el feminismo contemporáneo. En la actualidad, se aprecia el inicio de la cuarta ola del feminismo, el feminismo después de los ochenta.

Historia del feminismo: resumen

El nacimiento del movimiento feminista se remonta al siglo XVIII, durante el inicio de la Revolución Francesa y la Ilustración. El movimiento feminista surgió ante la necesidad de la liberación de la mujer, procurando un cambio en las relaciones sociales, mediante la eliminación jerárquica y las desigualdades entre géneros. Fue entonces cuando las mujeres se unieron en forma de colectivo para luchar por la libertad, los derechos civiles, la justicia y la igualdad, derechos empeñados por y para los hombres en aquel entonces, excluyendo a la mujer de ellos.

A raíz de esta primera toma de conciencia de la opresión de la mujer en nuestra sociedad, a lo largo de la historia se han producido grandes movimientos o etapas promulgados por el movimiento feminista, llegando a obtener grandes avances hasta día de hoy. Estas etapas, conocidas como las olas del feminismo, comprimen la historia del movimiento con sus logros y sus dificultades, que el feminismo ha tenido que superar hasta día de hoy. Veamos pues el recorrido histórico del movimiento feminista, a partir de sus grandes cuatro etapas, las cuatro olas del feminismo. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre la historia y las corrientes del feminismo.

Primera ola del feminismo

La primera ola del feminismo nace en el siglo XVIII, frente al inicio de la Revolución Francesa y la Ilustración. El principal objetivo de la revolución francesa consistía en la consecución de los principios de libertad, igualdad y fraternidad, sin embargo las libertades, los derechos y la igualdad jurídica y política tan perseguida por la revolución, excluía a la mujer.

Así pues, la lucha de la mujer se inició ante la falta de representación de la mujer en los principios que sostenía la revolución, tres principios directamente relacionados al hombre y excluyentes para la mujer. Fue entonces cuando el colectivo de las mujeres empezó a luchar por sus derechos de igualdad y por la necesidad de destacar el papel de la mujer en la sociedad, el cual había permanecido oculto hasta entonces.

Las demandas del colectivo de mujeres que se alzó en la primera ola del feminismo, se focalizaban en el acceso de la mujer a la educación, la libertad, la igualdad y los derechos políticos, manifestando su derecho a voto.

Sin embargo, la respuesta que obtuvieron a su demanda en el Código Civil napoleónico fue la creación de leyes discriminatorias, como por ejemplo dictaminar que el hogar era una ámbito exclusivo para la mujer, se estableció que las mujeres serían consideradas menores de edad y se constituyeron delitos concretos como el adulterio o el aborto y además de ello, se siguió excluyendo a la mujer en el ámbito educativo.

No obstante, fue en la primera ola cuando el colectivo femenino empezó a tomar conciencia de la opresión de la sociedad sobre la mujer, la mujer quería dejar de ser únicamente madre y esposa.

Segunda ola del feminismo

La segunda ola del feminismo, conocida socialmente como el sufragismo, tuvo lugar entre mediados del siglo XIX hasta la década de los cincuenta del siglo XX, en la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

El movimiento empezó en Estados Unidos, donde cuatro mujeres se unieron a la lucha por la independencia del país y a la causa sobre la liberación de los esclavos. Estos dos hechos dieron lugar a que la mujer empezara a ocuparse de cuestiones sociales y políticas. Ante ello, nació el sufragismo, el cual perseguía dos objetivos: el derecho al voto femenino y el derecho educativo, los cuales se mantenían relacionados, puesto que el movimiento defendía que con la posibilidad de formarse educativamente, sería más difícil denegarles el derecho al voto.

El colectivo del movimiento se mantenía interclasista, puesto que era considerado que toda mujer sufría dichas desigualdades, de forma independiente a su clase social. En aquel entonces, la revolución pasiva que había empezado a tener lugar, cambió de estrategia para pasar a ser un movimiento activo, donde las mujeres empezaron a tener un papel más activista realizando acciones como interrumpir discursos o realizar huelgas de hambre.

La fuerza del movimiento empezó cuando las cuatro mujeres que habían luchado por la independencia y los esclavos en EEUU viajaron a Inglaterra para asistir a un congreso antiesclavistas, en el cual se les denegó la entrada por ser mujeres. Tras varios años de lucha en Inglaterra, John Stuart Mill se posicionó como aliado del movimiento, indicando que la solución en la lucha de la mujer pasaba por eliminar las posiciones legislativas discriminatorias, puesto que una vez eliminadas dichas restricciones, las mujeres podrían salir de la subordinación y empezar a independizarse.

Sin embargo, no fue hasta que acabó la Segunda Guerra Mundial que las mujeres de Inglaterra no obtuvieron su derecho a voto, ya que durante la guerra las mujeres empezaron a ocupar los empleos de los hombres que habían ido a la guerra y ante ello, la sociedad no podía oponerse a sus demandas. Frente a ello, a los años 30, la gran mayoría de países desarrollados había reconsiderado y reconocido el derecho a voto de la mujer.

La lucha del feminismo siguió con la demanda al libre acceso a estudios superiores, igualdad en todas las profesiones, así como en el salario y en los derechos civiles, el derecho a compartir la patria potestad de sus hijos y reclamaban la injusticia de que el marido hubiera de ser el administrador de los bienes conyugales.

Aún y el esfuerzo, tras la guerra, los medios de comunicación y los gobiernos se centraron en el objetivo de alejar a la mujer de los trabajos realizados durante la guerra, devolviéndolas al hogar, una maniobra denominada la Mística de la feminidad.

Tercera ola del feminismo

La tercera Ola del feminismo llegó en la década de los sesenta, donde frente a la Mística de la feminidad, las mujeres se sentían vacías por el papel que debían representar en la sociedad, el de madre, esposa y ama de casa. Fue entonces cuando Betty Friedan creó la Organización Nacional de Mujeres (NOW), convirtiéndose en la organización femenina más representativa del feminismo liberal.

El feminismo liberal se caracterizaba por su oposición a la desigualdad, y no en cuanto a la opresión y explotación, cercaba reformar el sistema para adquirir la igualdad entre géneros. Las liberales defendían que la base del problema se centraba en la exclusión de la mujer en el ámbito público, recurriendo su derecho a entrar en el mercado laboral.

No obstante, fue el feminismo radical el que ganó protagonismo en esta década. El feminismo radical se oponía a las ideas del liberalismo, el cual se sustentaba en una política reformista, pues tenían el objetivo de abolir el orden patriarcal, el cual se mantenía intacto, debido a que aunque hubieran conseguido legitimación de los derechos, el sistema social seguía sustentándose sobre valores sexistas, clasistas, racistas e imperialistas. Ante esta realidad, apareció la Nueva Izquierda y nuevos movimientos sociales radicales, como el feminismo radical, que perseguía el objetivo de forjar una nueva forma de sociedad. En el siguiente artículo se explica con más profundidad la diferencia entre feminismo radical y liberal.

La primera propuesta de este movimiento se sostuvo en el movimiento de liberación de la mujer, que consistía en dejar que la mujer se organizara de forma autónoma, separándose de los hombres. Todo el colectivo estaba de acuerdo con la necesidad de separación del género masculino, sin embargo nacieron dos ramificaciones: el feminismo radical de políticas y feministas radicales. Para el primer grupo, la opresión de la mujer era producida por el capitalismo, considerando el feminismo una parte de la izquierda, mientras que las feministas radicales, se oponían a la subordinación a la izquierda, indicando que los hombres se beneficiaban de su dominación. No obstante, compartían la mayoría de sus ideales.

El objetivo común del feminismo radical consistía en la abolición del patriarcado, definido como un sistema regido por la denominación sexual, opresor de la mujer, bajo el lema “lo personal es político”, defendiendo que los valores del patriarcado también afectaban la vida privada, como la estructura familiar o la sexualidad.

Cuarta Ola del feminismo

La cuarta ola del feminismo empieza después de los ochenta se concentra en la actualidad, donde el colectivo feminista reivindica la necesidad de otra ola, debida a la continuidad del maltrato de género, los abusos y violaciones, las diferencias aún existentes en el mundo laboral, la desigualdad en las sentencias judiciales,…

Ante ello, el movimiento feminista se muestra con más fuerza que nunca y se caracteriza por su activismo en Internet, en el uso de las redes sociales para aumentar su visibilidad y su mayor repercusión internacional, reclamando la lucha por la igualdad, los derechos civiles, el derecho al aborto, la oposición a la violencia machista y a los estereotipos, la defensa de la libertad sexual, donde entra con fuerza el colectivo LGTBI y la denuncia al sexismo en los medios de comunicación.

El movimiento se describe bajo el nombre de sororidad, entendido como la relación existente entre la hermandad y la solidaridad que debe haber entre las mujeres, potenciando el papel activista de la mujer, por ejemplo en la creación de grupos de autoconciencia, que consistían en concienciar a la mujer a partir de experiencias propias, manifestaciones multitudinarias, actos de protesta, sabotajes, creando centros de autoayuda,… y siguiendo el principio de que ninguna mujer debe sobreponerse a otra, luchando por el comunitarismo. Sin embargo, destaca por encima de todo la reivindicación en Internet, el ciberfeminismo. En el siguiente artículo encontrarás los tipos de feminismo que existen en la actualidad.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Las cuatro olas del feminismo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Gamba, S. (2008). Feminismo: historia y corrientes. Gamba, S. Diccionario de estudios de Género y Feminismos. Editorial Biblos, 1-8.
  • González, W. A. (2003). Historia del feminismo. Revista de la universidad autónoma de Yucatán, 225, 30-45.
  • Guitérrez, P & Luengo, M. (2011). Los feminismos en el Siglo XXI. Pluralidad de Pensamientos. Brocar, 35, 335-351.
  • Espínola, A. F. (2004). La segunda ola del Movimiento Feminista: el surgimiento de la Teoría de Género Feminista. Mneme-Revista de Humanidades, 5(11).
  • Scott, J. W. (2009). La historia del feminismo. Hojas de Warmi, 14.

Escribir comentario sobre Las cuatro olas del feminismo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Las cuatro olas del feminismo
Las cuatro olas del feminismo

Volver arriba