Compartir

Discusiones de pareja: cómo solucionarlas

 
Por Marta Menéndez. 21 noviembre 2018
Discusiones de pareja: cómo solucionarlas

La última vez que te peleaste con alguien cercano, ¿qué emociones sentiste? ¿Cómo actuaste? ¿Criticaste a la otra persona, la insultaste? ¿Te pusiste a la defensiva cuando trataron de explicarte lo que estaba mal? ¿O fuiste capaz de bromear y animar el ambiente? Todos y todas peleamos, pero nos diferenciamos en la forma en la que afrontamos los conflictos. Y resulta que la manera en que manejamos los conflictos dice mucho sobre el futuro de nuestras relaciones.

Dos personas, que han crecido en hogares diferentes, tendrán diferentes maneras de abordar el conflicto, pero es la forma en que manejan ese conflicto lo que determina la fuerza de su relación. De hecho, incluso puede ayudar a fortalecer una relación. En este artículo de Psicología-Online, hablaremos de las discusiones de pareja y cómo solucionarlas.

¿Discutir con tu pareja es bueno?

Las discusiones pueden ser muy malas durante un largo período de tiempo y realmente pueden comenzar a desgastar las cosas, y en general la relación.

Pero si vuestras discusiones son sólo ocasionales - y no se salen de control - entonces es posible que no tengas nada de qué preocuparte.

Muchos especialistas en el tema están de acuerdo en que están más preocupados por las parejas que dicen que nunca discuten que por las que dicen que lo hacen ocasionalmente - si una pareja nunca está discutiendo, existe la posibilidad de que uno de ellos simplemente esté embotellando todo y sintiéndose muy infeliz. Aunque puede que no sea la manera más productiva de compartir problemas, discutir puede servir para un propósito útil - en el sentido de que usualmente involucra a ambos lados de una pareja diciendo lo que piensan.

Discusiones de pareja constantes

Si, cuando estáis discutiendo os dais cuenta de que estáis volviendo a los mismos temas una y otra vez - ninguno de los dos está dispuesto a escuchar el punto de vista del otro y a veces perdéis los estribos y decís cosas de las que después os arrepentiréis – es probable que no le estéis haciendo ningún bien a la relación.

Si observas que discutes con tu pareja por tonterías constantemente, es posible que os hayáis quedado atrapados en un círculo vicioso, repitiendo los mismos comportamientos negativos hasta que os arriesgáis a causar un daño permanente. Es importante salir de esto, ya que es probable que cause resentimiento hasta el punto de que sea difícil concentrarse en otra cosa.

Discusiones de pareja: cómo solucionarlas - ¿Discutir con tu pareja es bueno?

Algunos beneficios de discutir con tu pareja

Solemos tender a pensar que si una pareja discute todo el tiempo es malo o es señal de que algo va mal, y en parte es verdad, pero depende del tipo de discusiones y de la frecuencia, y sobre todo de la actitud de la pareja a la hora de lidiar con el conflicto. Los conflictos pueden ser algo bueno. Antes de hablar sobre cómo solucionar una discusión de pareja, es importante hablar sobre los puntos positivos de discutir con ella:

Alivia el estrés y la ansiedad

El enfoque de callar no siempre es el mejor cuando se trata de su pareja. Los sentimientos y las palabras que suprimimos en ocasiones para "no provocar una discusión" pueden traer más tensión a nuestro cuerpo, mente y vida. Con el tiempo, los sentimientos embotellados pueden crear ansiedad y depresión, lo que no es saludable para sus niveles de estrés.

La respuesta de pelear o escapar se activa cuando tu cuerpo trata de lidiar con las emociones reprimidas, mientras que las hormonas del estrés pueden desencadenar dolores de cabeza y falta de sueño.

Aumenta la confianza

Cuando se discute y se llega a un acuerdo, se demuestra que se pueden superar las cosas juntos, incluso cuando las cosas están tensas. Estar de acuerdo en estar en desacuerdo es beneficioso para ambas partes y a menudo genera confianza porque ninguno de los dos podría haber llegado a una conclusión sin el otro.

Muestra compromiso

Discutir le demuestra a tu pareja que te preocupas por la relación. Ser honesto y hablar de algo que no funciona no es fácil, pero si la relación no te importara, no tendrías el empuje para plantear el tema. Es importante discutir de forma cordial, escuchándose el uno al otro y hacer cambios de forma conjunta. Lo que ensalza el compromiso. Ser dueño de tus sentimientos y no culpar a tu pareja por cómo te sientes es la mejor manera de que te escuchen.

Mejora la salud

Ser honesto y aprender a discutir de forma justa puede traer numerosos beneficios para la salud. El enfado acumulado genera un incremento de cortisol y adrenalina en el cuerpo, lo que lleva a problemas digestivos e incluso al abuso de sustancias como una forma de sobrellevar la situación. Esto puede variar desde atracones de chocolate hasta a la ingesta de alcohol. Hablar sobre lo que no funciona despeja la adrenalina y la hormona del estrés (cortisol) del cuerpo y libera endorfinas, haciéndolo más feliz y saludable.

Discusiones de pareja: cómo solucionarlas - Algunos beneficios de discutir con tu pareja

Cómo solucionar las discusiones con tu pareja constantes

Por supuesto, eso no significa que cada vez que estés molesto con tu pareja, debas gritarle. Si puedes evitar una pelea, deberías hacerlo. Para ello, en este artículo sobre las discusiones de pareja y cómo solucionarlas, te proponemos unos consejos muy efectivos.

Así que si sientes que un desacuerdo está a punto de desembocar en una discusión, puedes poner en práctica los siguientes consejos:

  • Tómate un momento. A veces es una buena idea alejarse de la situación hasta que ambos os hayáis calmado. Es posible que puedas ver las cosas más claramente una vez que hayas tenido un poco de tiempo para pensar. Por lo general, es buena idea hablar sobre las diferencias cuando no se estás sintiendo muchas emociones o cuando te sientes molesto - y especialmente no durante otras discusiones. Esto puede minimizar el riesgo de decir algo hiriente y por tanto, de empeorar las cosas.
  • Usa frases "yo", en vez de frases "tú". No es sólo lo que dices, es cómo lo dices. En lugar de formular tus comentarios como ataques, habla de cómo te sientes. De esa manera, estarás asumiendo la responsabilidad de tus propias emociones en lugar de culpar a tu pareja de todo. También puede ser una buena idea hacer comentarios más generales sobre la situación que sobre las personas involucradas - de esa manera, se puede ver como algo que se debe resolver de forma conjunta.
  • “Suelta” algunas cosas. Muchos conflictos son causados por uno o ambos miembros de la pareja que no están dispuestos a perdonar transgresiones menores o a aferrarse a cosas que les han molestado. Adoptar una actitud de perdón general en tu relación puede hacer las cosas mucho más fáciles. Esto no significa dejar que tu pareja te pisotee - simplemente dejar lo pasado en el pasado en vez de dejar que se acumule con el tiempo.
  • Comunicarse abiertamente en general. La comunicación abierta y honesta en las relaciones es muy importante y es una de las mejores formas de prevención. Si quieres hablar con tu pareja sobre algo, hazlo, no lo mantengas oculto y esperes que el otro adivine lo que está mal. Nadie es un lector de mentes, no importa cuánto te gustaría que lo fuera. Descubre aquí cómo mejorar la comunicación con tu pareja.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Discusiones de pareja: cómo solucionarlas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Terapia de pareja.

Escribir comentario sobre Discusiones de pareja: cómo solucionarlas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Discusiones de pareja: cómo solucionarlas
1 de 3
Discusiones de pareja: cómo solucionarlas

Volver arriba